Solo 727 empresas aportan la mitad de lo recaudado en el Impuesto de Sociedades

María Jesús Montero, ministra de Hacienda./Efe
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. / Efe

La patronal es contraria a la subida del mínimo real al 15% porque no tendrá «un gran impacto» ya que la mayoría de compañías «paga ya más del 20%»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Muy pocas pagando mucho. Esa es la sensación general tras analizar las aportaciones de las empresas al Impuesto de Sociedades en España. Vivimos en un país de microempresas que aportan su correspondiente impuesto a las arcas del Estado, pero al tener una facturación pequeña la recaudación no es relevante. En datos: más de la mitad de las empresas (56%) en España facturan menos de 300.000 euros al año. Con cifras aportadas por la CEOE, se corresponden con casi 631.000 compañías pero, a pesar de esta gran cantidad, su aportación es de «solo» 935 millones de euros.

«Así es la demografía empresarial española -explican fuentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) -, un universo de microempresas que deberíamos intentar que fueran creciendo de tamaño con el tiempo». Así, en la parte alta de la tabla, la que de verdad aporta al Impuesto de Sociedades, hay muy pocas. Concretamente, la concentración de esta tasa está en empresas cuya facturación supera los 100 millones de euros, que aportaron en 2015 más de 16.000 millones. Es decir, pocas más de 2.400 empresas aportaron el 56% de la recaudación total por Sociedades en España.

Los datos del REAF, los asesores fiscales del Consejo General de Economistas, no distan mucho. Por tramos de ingresos en 2015, las empresas que facturan más de 180 millones aportaron el 49,48% del Impuesto de Sociedades con una recaudación de más de 11.500 millones de euros. Se trata de solo 727 empresas (el 0,002% del total), que aportan de media 15,9 millones. Como curiosidad, de las 1,4 millones de empresas registradas en España, solo pagan Impuesto de Sociedades un 25% de ellas, 361.000. Las demás no tributan porque no tuvieron cuota líquida, no dieron beneficios.

Desde la Agencia Tributaria explican que hay que tener muy en cuenta que estas estadísticas son por partidas y puede darse el caso de que las grandes empresas que se han tomado en cuenta como las que más aportan a Sociedades formen parte de un grupo consolidado y no se hayan analizado los ajustes por esa consolidación, es decir «se sobrevalora el efecto de las grandes compañías» a las que habría que descontar lo que ya han pagado en la tributación de otros países. Por ejemplo, según los datos recogidos en el Informe Anual de Recaudación Tributaria de 2016 -último disponible-, las empresas que no van en grupo tuvieron un resultado contable de casi 104.000 millones de euros en 2015, de los que hubo que descontar casi 40.000 millones por la exención de doble imposición (lo que ya habían pagado como impuestos en los otros países donde operan). Para las empresas que conforman grupos consolidados, de un resultado contable de más de 85.500 millones en 2015, hubo que descontar más de 67.000 millones de exención de doble imposición.

Hacienda frente a patronal

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha propuesto subir el tipo mínimo «real» del Impuesto de Sociedades al 15%. Ello supone que las empresas no puedan bajar de esa mínima cantidad a la hora de pagar el tributo por muchas deducciones que se apliquen a partir del 25% en el que está fijado el impuesto. ¿Qué razones da Montero? Achaca a las grandes empresas (las que facturan más de 8 millones de euros, a las que irá dirigida la medida) que tras deducirse todo lo posible, no llegan a pagar «ni el 12% de sus beneficios». ¿Y qué opinan las empresas de esto? Están absolutamente en contra.

Por un lado, la CEOE. En el informe 'Tributación Empresarial' que presentaron recientemente, la confederación de empresas asegura que los datos que maneja Hacienda están «sesgados» y cifraron en un 22,5% la media «real» pagada por las empresas «al coger la base imponible y no el resultado contable». Es decir, si se tiene en cuenta el beneficio descontando las bonificaciones que determina la ley. Mientras que el resultado contable incluye los beneficios globales de las empresas con ganancias que ya pagan impuestos en el extranjero. De hecho, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, argumentó que si aumenta la tributación de las compañías, quedarán afectadas «las inversiones, la reducción de deuda y el empleo», aunque fue cauto y no quiso dar explicaciones más concretas respecto a la tasa mínima del 15%.

Medida de «poco impacto»

Además, fuentes de la CEOE aseguran que están en contra de la medida del Gobierno «en cualquiera de los dos supuestos». Esto es que en caso de que Hacienda quiera subir el 15% sobre el resultado contable estarían en contra ya que, técnicamente, significaría cargar una segunda vez a las empresas por resultados obtenidos en el extranjero y por el que ya han pagado en esos países. Si, por el contrario, la subida del 15% se calcula sobre la base imponible «va a ser una medida de muy poco impacto», ya que sus cálculos revelan que la mayoría de empresas pagan más del 20%.

Los datos de la Agencia Tributaria en su informe anual corroboran ese supuesto. En las empresas no grupales, el tipo que pagaron de media en 2015 sobre su base imponible fue del 24,2%; y de un 19,8% para los grupos consolidados. En cambio, el tipo efectivo sobre el resultado contable en el primer caso fue del 12,2% en 2015 y en el segundo del 7,3%.

 

Fotos