Economía reactiva el organismo para evitar burbujas que lleven a nuevas crisis

Economía reactiva el organismo para evitar burbujas que lleven a nuevas crisis

Calviño resta importancia a que el déficit no baje hasta el 2,2% este año y pone en marcha la trasposición pendiente de 14 normas europeas

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, va a recuperar uno de los organismos que el Gobierno anterior dejó guardado en el cajón, con el que pretende anticiparse a las burbujas que puedan afectar a la economía -la financiera o la inmobiliaria, por ejemplo- y así evitar futuras crisis, o al menos que el país esté mejor preparado para afrontar periodos convulsos. Calviño comunicó este martes a los diputados en el Congreso que quiere «reactivar una Autoridad Macroprudencial», medida que «se antoja fundamental», según explicó en su intervención, «para prevenir crisis» como las del pasado.

La idea de esta Autoridad ya fue planteada en el año 2013, en el peor momento de la recesión económica con el euro a punto de desestabilizarse y tras el rescate financiero de España, en un órgano del que formarían parte tanto el Gobierno como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se trata de un mando como el que ya existe en otros países de nuestro entorno, que trabaja para mitigar el impacto de la crisis en la población y evitar futuras recaídas. Por lo que ya se conoce respecto al trabajo realizado por esa experiencia en otras economías, en vez de concentrarse únicamente en los riesgos de una entidad, se examinan los problemas que puede tener toda la economía en general.

Calviño ha realizado este anuncio después de insistir en varias ocasiones en el «reto» que supone para España afrontar una nueva etapa en la que está previsto que el Banco Central Europeo (BCE) comience a elevar los tipos de interés. Por ello, insistió en que es necesario «aprovechar la ventana de oportunidad de los actuales resultados económicos para asentar un nuevo modelo que alcance a todos los ciudadanos».

La titular económica del Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez considera que «la agenda social y presupuestaria tienen que ir de la mano». El Gobierno seguirá la senda de reducción del déficit de la economía española: «Nuestro compromiso con la estabilidad presupuestaria es inequívoco», indicó.

Sin embargo, Calviño incorpora varios matices en este compromiso estructural. La ministra no quiso aclarar ayer cuál es la previsión exacta de déficit con la que España terminará este ejercicio fiscal. «Prevemos cerrar el año por debajo del 3%», afirmó, para así salir del «brazo corrector de la Comisión», aunque no ha indicado si se bajará al 2,2% estimado por el Ejecutivo anterior. «El énfasis no tiene que ser tanto una décima arriba o abajo sino la tendencia que vaya a seguir» la economía. También aclaró que Economía trabaja junto a Hacienda y la AIReF para definir la senda de déficit y deuda.

Una de las primeras medidas que Economía va a poner en marcha es desbloquear el proceso de transposición de directivas comunitarias que se están negociando en las Cortes o que directamente se encontraban en el cajón. Se trata de 14 normas, como la Ley Hipotecaria. «Hay que concluirlas lo antes posible y evitar un importante perjuicio económico a nuestro país», indicó.

La venta de Bankia, aparcada

Además, la ministra de Economía mantiene la misma política que su antecesor respecto a Bankia. No va a acelerar la privatización del 60% que el Estado mantiene en el banco, al no darse las condiciones del mercado para hacerlo con éxito. «No vemos la urgencia de tomar ninguna decisión a la luz de la Bolsa», indicó. «Más que correr, queda plazo y hay que maximizar la recuperación de las ayudas para los contribuyentes», apuntó la ministra, quien cree que Bankia es un grupo que «está bien gestionado y tiene unos resultados más que correctos».

 

Fotos