Hacienda busca en Google España rastros de una posible evasión de impuestos

Sede de Google en Madrid. EFE/
Sede de Google en Madrid. EFE

La Agencia Tributaria registra la sede de la multinacional en Madrid para comprobar si ha declarado IVA e IRPF ante el fisco, como han hecho otras autoridades fiscales europeas ante firmas americanas

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las sospechas de las autoridades europeas ante el pago de impuestos de las multinacionales asentadas en los Estados miembro ha llevado a la Agencia Tributaria a seguir los pasos de otros organismos fiscales comunitarios en su búsqueda de irregularidades fiscales contra Google. El conocido buscador de Internet no es la única compañía bajo el punto de mira del fisco, pero sí el último sobre el que Hacienda ha actuado para rastrear datos que puedan confirmar indicios de evasión fiscal.

La sede central de la multinacional norteamericana de Madrid fue el objetivo de los trabajos realizados por técnicos de Hacienda, que, bajo mandato judicial, han requerido numerosa documentación a los responsables de Google, quienes en ningún momento han rechazado colaborar en la investigación. Las pesquisas intentan aclarar si la sociedad, cuya matriz se encuentra en California (Estados Unidos), ha declarado correctamente todos los pagos relacionados con el Impuesto de Valor Añadido (IVA), así como el de otro gravamen que se aplica a este tipo de compañías no registradas como residentes en España.

La actuación del fisco no presupone que Google haya cometido ningún delito fiscal, pero se trata de la enésima investigación desarrollada tanto dentro como fuera de España para aclarar cómo es la ingeniería fiscal que utilizan compañías como la propietaria del desarrollador de Internet -buscador, cuentas personales, redes sociales y todo tipo de servicios 'on-line'- para sortear la liquidación de impuestos en países como España, y derivarlos indirectamente a territorios donde los tributos resultan mucho más baratos, como Irlanda -en el caso de la UE- o Estados Unidos.

Muchas de estas empresas consiguen que sus filiales en España apenas registren grandes cantidades de actividad comercial, al ser utilizadas como intermediarios de las radicadas en países con menor presión fiscal. En Irlanda, por ejemplo, el Impuesto de Sociedades sigue siendo el más bajo de la Unión, -12,5%- frente a la media de entre el 25% y el 30% de otros países, como España.

En el caso de la Agencia Tributaria, hace apenas 10 días abría otra investigación similar a la de Google contra otra tecnológica norteamericana, Apple, por la liquidación de impuestos como el de Sociedades, IVA e IRPF de no residentes entre los ejercicios de 2009 y 2012. Su cifra de negocios en España también procede casi en exclusiva de los ingresos procedentes de su sociedad hermana radicada en el archipiélago irlandés. De hecho, Hacienda ha venido advirtiendo que estrechará el control sobre este tipo de corporaciones, en senda con el resto de organismos de inspección tributaria en Europa.

Además, la compañía de la manzana tiene abierta una investigación en el seno de la Comisión Europea, por la que podría enfrentarse a una deuda fiscal superior a los 8.000 millones de euros por posible evasión tributaria. La UE también ha abierto expedientes similares a otras empresas multinacionales como Amazon, McDonalds o Sturbucks.

Reino Unido ha sido el país que más actuaciones ha llevado a cabo frente a esta ingeniería fiscal de Google o Apple, pero también sobre Facebook o Amazon. El pasado 1 de abril, en el territorio británico estas compañías tienen que pagar la 'tasa Google', un recargo del 25% de los beneficios generado por las actividades desarrolladas dentro de sus fronteras. El objetivo es que estas firmas establezcan sus actividades tributarias en el país, donde tributan por el Impuesto de Sociedades al 21,5%, un tipo más atractivo

Contenido Patrocinado

Fotos