La caída de la venta de automóviles lastra las exportaciones españolas

Una fábrica de vehículos Seat en Martorell (Barcelona),/Efe
Una fábrica de vehículos Seat en Martorell (Barcelona), / Efe

Las ventas al exterior aumentan un 1,7% en el primer semestre, pero se quedan casi 15.000 millones por debajo de las importaciones, por lo que el déficit comercial sube un 1%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La guerra comercial está afectando a la compraventa de mercancías en España, pero no tanto como en otros países europeos. Las exportaciones españolas crecieron un 1,7% en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2018 y alcanzaron los 147.408 millones de euros, mientras que las importaciones crecieron un 1,6% hasta superar los 162.120 millones, según los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Esa diferencia entre ventas y compras (14.712 millones de euros) supone que el déficit comercial haya aumentado un 0,9% en los primeros seis meses del año en comparación con 2018, ya que aunque las exportaciones han marcado su «máximo histórico» en el acumulado de este periodo, también lo hicieron las importaciones, según constata Comercio en su comunicado.

El mes de junio ha sido de vital importancia para la tendencia hacia la recuperación del déficit comercial ya que cayó un -37,4% respecto al mismo mes de 2018, con las exportaciones subiendo un 0,9% interanual (casi 25.000 millones de euros) y las importaciones disminuyendo un -2,6% (26.500 millones). Aunque en comparación con el mes de mayo descendieron un -6,6%, compensan la mayor caída de las importaciones (-8,1%).

Europa exporta menos

Estos datos contrastan con las malas cifras de las exportaciones en junio de la eurozona (-5,6%) y la UE (-5,7%). Concretamente, Alemania experimentó una gran caída en sus ventas al exterior en el primer semestre (-8%), seguido de las malas cifras de Reino Unido (-6,5%), Francia (-4,6%) e Italia (-3,5%). Fuera de la UE, disminuyeron las exportaciones de Estados Unidos (-5% interanual), China (-1,7%) y Japón (-6,6%).

Así, se constata que las ventas de productos españoles al exterior no están sufriendo con tanta fuerza las consecuencias del conflicto comercial entre EE UU y China como otras potencias como Alemania o Francia, principales afectados por los posibles futuros aranceles impuestos por Trump a la compra de automóviles de gama alta. Aún así, las exportaciones españolas del sector del automóvil fueron las que mostraron peores datos en el primer semestre, con una caída del -5,7%.

Por contra, crecieron las ventas de bienes de equipo (6,7%), alimentación, bebidas y tabaco (3,5%) y productos químicos (3,2%). Por el lado de las importaciones, también cayeron las del sector del automóvil, aunque en menor medida (-2,5%), y crecen las compras al extranjero de productos químicos (6,7%), bienes de equipo (4,5%) y productos energéticos (0,6%).

Destino de las ventas

En cuanto a dónde están dirigidas las exportaciones españolas, destaca la UE, que representa el 66,4% del total con un amento del 1,5% en el primer semestre. Concretamente, las ventas a la eurozona subieron un 1,1% hasta el 52% del total, mientras que las dirigidas al resto de la Unión se incrementaron un 2,6% hasta suponer el 14,4% del total.

«La falta de dinamismo de las exportaciones se deben a la incapacidad de las fuerzas políticas para crear un Gobierno que encare las reformas» antonio bonet, presidente club exportadores

Las ventas a terceros destinos representaron el 33,6% del total. Subieron un 2,2% entre enero y junio, con avances de las exportaciones a América del Norte (10,6%), Asia -excluido Oriente Medio- (8,9%), África (5%) y Oceanía (2,9%). Por el contrario, retrocedieron las destinadas a Oriente Medio (-13,4%) y América Latina (-2%). Llama la atención el crecimiento experimentado por las exportaciones a Canadá (28,7%), a Corea del Sur (26,5%) y a los países de Asean (26,1%).

Desde el Club de Exportadores, su presidente Antonio Bonet aseguró tras conocer los resultados que el contexto de inestabilidad internacional y de menor crecimiento del comercio mundial «no son factores suficientes para explicar la desaceleración de las exportaciones españolas» y atribuyó esta falta de dinamismo a la «incapacidad» de las fuerzas políticas para crear un Gobierno «sólido y estable» que «encare las reformas necesarias para impulsar la competitividad internacional de las empresas españolas».

Más información