Las estaciones de servicio exprimen los precios tras el tirón de los gasolina

Una estación de servicio. /R. C.
Una estación de servicio. / R. C.

Han subido un 3% el margen que les genera cada litro de gasolina frente a la reducción del 6% que ha registrado el diésel en el último año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La proliferación de venta de vehículos de gasolina, los preferidos ahora mayoritariamente por los conductores frente a los diésel, tiene sus efectos en los carteles de las estaciones de servicio donde millones de ciudadanos repostan diariamente. Aunque no lo ven, el margen que aplican las compañías del sector al comercializar estos productos se ha incrementado de forma mucho más notable en la gasolina frente al gasóleo.

Ese rango es la ganancia que obtienen las petroleras al suministrar cada litro de combustible, una cifra que habitualmente siempre es más elevada en el caso de la gasolina, lo que explica, entre otros muchos factores, que su precio sea siempre más elevado que el diésel. Además, la evolución de su peso en cada litro vendido está siendo mucho más acusada con un aumento del 3,2% en el último año. Ha pasado de los 0,187 euros por litro de febrero de 2018 a los 0,193 euros de ese mismo mes en 2019, según el último informe disponible de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNCM).

En ese mismo periodo, el margen que se aplica en el caso del gasóleo –tradicionalmente más bajo– ha pasado de los 0,184 euros a los 0,172 euros por litro. Es decir, ha supuesto un descenso del 6,5%.

Esta diferencia se registra en un año en el que tanto el precio total del litro de gasolina y el del diésel se han incrementado a un ritmo similar. En el primer caso, ha subido un 9,5% desde en un año, mientras que la gasolina se ha incrementado algo más de un 8%.

La ganancia que genera para los vendedores de combustibles el litro de gasolina representa, según las últimas estadísticas de la CNMC, un 15,5% de lo que cuesta ese producto. Un año antes, representaba un 15%. En el caso contrario del diésel, el margen de comercialización supone un 14,2% del precio del litro de este combustible, frente al 16% de hace un año.

Cruce de matriculaciones

La presión en el precio de la gasolina de 95 octanos ha llegado tras un contexto de cambios como el que vive el sector de la automoción. La matriculaciones de coches que funcionan con este producto son mayoritarios desde hace casi tres años. Aunque la tendencia de las matriculaciones es cada vez más favorables a estos modelos de combustión. En el primer trimestre de este año, el 61,3% de los vehículos matriculados eran de gasolina, frente a un 28,4% de coches nuevos que siguen siendo diésel. En 2015, dos de cada tres vehículos que salían flamantes de los concesionarios eran de gasóleo, el combustible que ha liderado el mercado español en las dos últimas décadas.

Sin embargo, la venta de este tipo de modelos ha ido cayendo: primero fue el problema del 'diéselgate', después llegaron las restricciones medioambientales en algunas ciudades y ahora se plantea una normativa de emisiones más dura que hace dudar a los conductores sobre la conveniencia de estos vehículos. Esta incertidumbre les ha llevado a optar por los gasolina o por los híbridos, algunas de cuyas modalidades también precisan de este combustible que ha visto cómo su precio se dispara.

El ascenso que está experimentando el precio del barril de Brent en los mercados internacionales en las últimas semanas ha provocado que el precio medio del litro de diésel haya subido un 6% hasta situarse por encima de los 1,29 euros;y el de la gasolina se ha incrementado casi un 8% hasta los,39 euros. Son, en ambos casos, las cotas más altas que alcanzan ambos tipos de combustibles desde el pasado mes de octubre.

Mercado internacional

Temas

Diesel