Nissan quiere reducir hasta 500 empleos en Barcelona

Nissan quiere reducir hasta 500 empleos en Barcelona
Nissan

Representa un 15% de su plantilla en la zona, aunque la compañía prevé que el ajuste se cubra con prejubilaciones y bajas incentivadas

R. C.

Las sombras que se ciernen sobre la industria automovilística, cuya producción sufrió un drástico frenazo el año pasado (llegó a caer un 1%), al igual que sus exportaciones (bajaron otro 0,6% anual), ha ido provocando varias medidas de ajuste de empleo en los últimos meses. La última la confirmaron ayer fuentes sindicales de la alianza Renault-Nissan y supone un recorte de entre 400 y 500 empleos de la marca japonesa en Barcelona.

Eso supone cerca del 15% de su plantilla en las dos plantas que Nissan tiene en la capital catalana, una en la Zona Franca y otra en Montcada, aunque conforman una única unidad productiva con 3.300 trabajadores. La comunicación oficial al comité de empresa se realizará el martes próximo por buena parte de su cúpula, encabezada por el responsable del área de fabricación de la alianza, José Vicente de los Mozos, y el presidente de Nissan Europe, el italiano Gianluca de Ficchy.

La intención del grupo es moderar el impacto de un ajuste tan severo ofreciendo que las salidas se hagan con bajas incentivadas y prejubilaciones -en las últimas se llegó a dar el 90% del sueldo-. Los sindicatos esperan conocer más detalles en la reunión referida, aunque oficialmente la compañía sostiene que se va a hablar de un nuevo plan de competitividad sin especificar más.

Lo cierto es que Nissan ha acusado de forma especial la caída de producción de automóviles en España, que es el segundo mayor fabricante de la UE por detrás de Alemania. La previsión para el cierre de su ejercicio fiscal el 31 de marzo es de 76.000 unidades, solo un 38% de su capacidad en Barcelona (200.000).

Durante los últimos doce meses éstas instalaciones han dejado de fabricar tres modelos de Nissan: el Pulsar, la furgoneta NV200 de motor diesel y su versión para pasajeros. De otro lado, Ford se plantea un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para su planta de Almussafes (Valencia).