Nissan reduce un 94% su beneficio y anuncia 12.500 despidos

Empleados de una fábrica de Nissan./Efe
Empleados de una fábrica de Nissan. / Efe

La empresa japonesa menciona a España como uno de los ochos países incluido en el plan de recortes, pero no concreta en qué medida

E. M.Madrid

El plan de recortes de la automovilística Nissan sigue en marcha y, tras conocer los últimos resultados del grupo, más fuerte que antes. La empresa japonesa anunció este jueves que reducirá su plantilla en más de 12.500 personas en todo el mundo hasta 2023 después de dar a conocer unos malos resultados en el primer trimestre, con un descenso del beneficio neto del 94,5%.

Y aunque España ha sido uno de los ocho países incluidos en el plan de recortes de empleo, no fue concretado en qué medida. De hecho, el pasado mes de mayo la dirección de la empresa en España y los sindicatos llegaron a un acuerdo para la salida de 600 trabajadores de sus centros de Barcelona a través de prejubilaciones y bajas incentivadas. Ahora se reunirán para estudiar la forma en la que puede afectar esta medida a los empleados de nuestro país.

Todo ello en el marco de una profunda reestructuración de la compañía tras el despido de su presidente Carlos Ghosn después de su detención el pasado mes de noviembre por supuesta irregularidades financieras.

«Las líneas de producción que no sean rentables, sobre todo en el extranjero, se verán afectadas (por el plan de recortes)», aseguró el presidente de la empresa, Hiroto Saikawa, en una rueda de prensa en la sede del grupo en Tokio. Y es que el objetivo de Nissan es cerrar líneas de ensamblado hasta permitir una reducción del 10% de la producción.

El fabricante socio de Renault tuvo unos malos resultados trimestrales. Sus beneficios cayeron casi un 95% hasta los 52 millones de euros, la peor cifra desde 2008. La facturación se redujo casi un 13% hasta los 19.702 millones. «Admitimos que estas cifras son inferiores a nuestras estimaciones, pero pensamos que podemos mejorarlas», aseguró Saiwaka. Explicaron sus resultados como consecuencia del frenazo del mercado del automóvil a nivel mundial, pero también por su cambio de estrategia empresarial tras la detención de Ghosn. Por ello, argumentaron que los recortes de plantilla son «necesarios» para reestructurar la compañía y evitar que la situación «siga deteriorándose».