Distribución comercial

Fridman oficializa su OPA sobre Dia y tacha de «incierta» la ampliación de capital del consejo

Exterior de uno de los supermercados de la cadena Dia./ C. SANTOS
Exterior de uno de los supermercados de la cadena Dia. / C. SANTOS

Se queja de que diluirá en un 90% el valor de las participaciones que no acudan a ella y defiende que su propuesta permite negociar mejor con la banca acreedora

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El magnate ruso Mikhail Fridman, que controla la sociedad con la participación más importante en la compañía de distribución comercial Dia (LetterOne con el 29%), oficializó este jueves ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su oferta publica de adquisición (OPA) sobre cerca del 70% de los títulos que no posee, aunque su objetivo pasa solamente por alcanzar una mayoría de mando. Por eso pone como condición lograr el respaldo de un mínimo del 35,5%, además de que no haya una ampliación de capital anterior y llegar a un acuerdo con la banca para refinanciar la deuda, dado que ésta tiene suscritas unas «cláusulas de cambio de control» que le permitirían suspender sus compromisos y mostrarse más severa si cambia la dirección actual de la empresa.

Estos inversores rusos cuentan con un aval del banco suizo UBS por al menos 296 millones de euros. Su propuesta, adelantada el pasado día 5, supone 67 céntimos por título y no planean elevarla. Son cinco más que su último cierre -la firma se ha revalorizado un 44% en estas semanas-, aunque entonces mejoraba en un 52,5% el precio medio ponderado por volumen del último mes.

Con los números de Fridman y LetterOne, Dia valdría 417 millones, una cifra muy baja a juicio del consejo de administración, que ha convocado una junta extraordinaria el 20 de marzo para ampliar capital por 600 millones. Si triunfa, el magnate ruso ofrece hacerlo lo mismo pero por 500 millones y tacha la propuesta de la dirección actual de «incierta y muy dilutiva» para los socios, dado que al recurrir a una operación 'acordeón' previa (primero reducir el valor nominal de la acción) quienes no acudan a su ampliación perderían casi el 90% del dinero invertido (serían los mismos títulos pero representarían mucho menos capital social).

Posible disolución

Dentro de la negociación que quiere abrir con las entidades financieras Fridman no contempla una quita, sabedor de que sería rechazada de plano por la banca, pero tampoco acepta que el dinero de la ampliación se dedique a reducir pasivo ni tampoco lo que obtenga con la venta de activos (las perfumerías Clarel y las tiendas Max Descuento). Entiende que ese dinero debe dedicarse a reforzar la caja -para pagar a proveedores, por ejemplo- y también su patrimonio ante el riesgo de un concurso de acreedores, además de potenciar inversiones para recuperar el negocio.

Lo que sí quiere es alargar los vencimientos de deuda hasta finales de marzo de 2023 y eliminar cláusulas de penalización, así como recibir nuevas líneas de liquidez a corto plazo y financiación para su plan estratégico. Y es que según un informe de Morgan Stanley si no hay ampliación de capital, la cadena de supermercados se vería abocada a solicitar «la disolución judicial en el plazo de dos meses a contar desde la junta de accionistas».

Esta banca de inversión apuesta a priori por la propuesta que promueve el consejo, aunque no descarta otras operaciones (por ejemplo, la de Fridman, aunque no la cita) «que permitieran remover la causa legal de disolución en la que está incursa la sociedad». Y es que tras las pérdidas de 352,6 millones de euros sufridas en 2018 el patrimonio neto de Dia arroja una cifra negativa de 98,82 millones, con lo cual estaría en situación de quiebra técnica. Por eso la principal recomendación de distintos asesores independientes pasa por la necesidad de obtener nuevos ingresos y en volumen importante en poco tiempo.