Los economistas alertan de un crecimiento del PIB de solo el 1,9% este año

Turistas paseando por Madrid./Óscar Chamorro
Turistas paseando por Madrid. / Óscar Chamorro

El Consejo General de Economistas revisa tres décimas a la baja su estimación por el debilitamiento de las inversiones y el consumo, por lo que ven «urgente» realizar reformas estructurales en cuanto se conforme Gobierno

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Desde que el INE revisara sus datos de Contabilidad Nacional del primer trimestre al 0,5% y no al 0,7% publicado anteriormente, las actualizaciones a la baja de multitud de organismos han ido en cascada. El Banco de España revisaba días más tarde nada menos que cuatro décimas a la baja su previsión de crecimiento del PIB para 2019 hasta el 2%, pero el Consejo General de Economistas ha ido un poco más allá.

En el Observatorio Financiero publicado este martes por los economistas rebajan hasta el 1,9% (tres décimas menos) su estimación de crecimiento de la economía para 2019 y al 1,7% para 2020. Las razones son fundamentalmente la caída del consumo por la ralentización en la creación de empleo y el debilitamiento de las inversiones. Y todo ello considerando que en el tercer y cuarto trimestre el crecimiento «no sea inferior al 0,5%», en cuyo caso «sí sería preocupante y haría revisar a la baja las proyecciones, tanto de este año como del próximo», explican en el informe.

Algo relativamente complicado después de conocer las cifras del segundo trimestre del año publicadas este lunes por el INE, que se quedó en el 0,4% (el menor ritmo de crecimiento en tres años), teniendo en cuenta que de julio a septiembre (tercer trimestre) la tensión de la guerra comercial ha ido en aumento y factores clave de la economía española como es el turismo se verá afectado por la quiebra de Thomas Cook y por el 'brexit', para el que queda un mes para su aplicación. La inestabilidad política no ayuda en absoluto a sostener la situación.

Por ello, desde el Consejo General de Economistas exigen reformas estructurales, que se encuentran paralizadas por la actual situación institucional y que conllevan también reducción del ritmo de creación de empleo. En sus previsiones estiman que la tasa de paro cierre 2019 en el 13,7% y 2020 aun en el 13,2%, más optimistas que las del Banco de España (14,1% en 2019, 13,6% en 2020 y 13% en 2021), una ralentización que va «en consonancia» con la desaceleración proyectada de la actividad económica.