Calviño: «Por supuesto que avisaré si llega una crisis»

Nadia Calviño en un coloquio con motivo del Día de la Educación Financiera./EP
Nadia Calviño en un coloquio con motivo del Día de la Educación Financiera. / EP

La ministra de Economía en funciones reconoce la «ralentización» en el ritmo de crecimiento de la economía y asegura que es «una posibilidad» que la previsión del PIB baje del 2,2% para este año

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Una de las quejas más escuchadas sobre la gestión de la crisis económica que sufrió España en 2007 es que el Gobierno -liderado en ese momento por José Luis Rodríguez Zapatero- no habló de 'crisis' hasta que el país ya estaba inmerso en ella. En clara referencia a ello, la ministra de Economía en funciones, Nadie Calviño, aseguró este lunes que «por supuesto avisaría si llegara otra crisis», aunque insistió en que los datos actuales no hacen presagiar que esto ocurra y mucho menos en la misma intensidad.

Aunque reconoció la desaceleración a la que se enfrenta nuestro país -motivada en gran parte por las tensiones comerciales que incide en las exportaciones-, la titular de Economía explicó en declaraciones a la Cadena Ser que estamos «relativamente estabilizados» y la ralentización del crecimiento «no es una tendencia que nos hable de una crisis a corto plazo».

El nuevo cuadro con las previsiones macroeconómicas debe ser enviado por el Gobierno a la Comisión Europea antes del 15 de octubre y todo hace presagiar que habrá una revisión a la baja de sus estimaciones de crecimiento para este año, aunque Calviño no quiso detallar la cifra. «Es una posibilidad» que la previsión del PIB para 2019 se acabe rebajando del 2,2%, dijo la ministra. Para ella, lo importante es la tendencia: «No estamos hablando de un cambio sustancial del análisis de la realidad», señaló, recordando que no es relevante si es «una décima arriba o abajo».

Aunque no opina que la crisis sea un escenario que haya que plantearse a corto plazo, recordó que la economía española no puede aislarse del contexto internacional «tremendamente incierto» en el que estamos inmersos. «La coyuntura internacional pesa mucho y pesa cada vez más porque nuestra economía en los últimos diez años se ha abierto mucho, pero estamos capeando mejor la situación que otros países. Tenemos un crecimiento mucho más equilibrado y por eso estamos mejor preparados para estos episodios de incertidumbre internacional«, apuntó. Por ello, pidió que no se caiga en el «alarmismo» a pesar del «otoño complicado» que nos espera a nivel político y económico por las tensiones comerciales y el 'brexit'.