La banca aún tiene más 'ladrillo' tóxico que antes de que comenzara la crisis

Sede del Banco de España en Madrid. /R. C.
Sede del Banco de España en Madrid. / R. C.

El supervisor advierte de que las entidades mantienen prácticas «deficientes» al comercializar hipotecas entre sus clientes

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La venta de las hipotecas mantiene puntos oscuros que perjudican a los consumidores a pesar de los numerosos conflictos que han acechado a los bancos y que les han puesto contra las cuerdas a través de miles de sentencias contrarias a sus intereses. La comercialización de este producto sigue sin ser lo más apropiada posible tal y como ha concluido el Banco de España, donde instan a las entidades a «la corrección de determinadas deficiencias» en algunos de los puntos más controvertidos de las escrituras que firman con sus clientes.

La Memoria de Supervisión Bancaria del organismo cuyo gobernador es Pablo Hernández de Cos ha vuelto a poner a la banca en el centro de la diana a «algunas entidades inspeccionadas» en materia hipotecaria por la errónea venta de estos préstamos en cuestiones como la información previa que aportan a las familias para que examinen todas las condiciones del crédito «para que tenga la información suficiente para comprar los préstamos disponibles en el mercado», apunta el Banco de España. También en lo relativo a la TAE (tasa anual equivalente), el tipo de interés real y total que va a asumir ese hipotecado y que le sirve también para comparar una oferta con el resto del mercado, porque incluye los gastos iniciales, posibles impuestos y tasas así como las comisiones del crédito. Y en el caso de que le ofrezcan productos para rebajar el interés de la hipoteca, el supervisor aboga por señalar el coste de su contratación.

EXPEDIENTES ABIERTOS

6
El Banco de España abrió seis expedientes sancionadores en 2018 a las entidades financieras en materia de conducta comercial, de los que todos fueron derivados de inspecciones 'in situ' relacionadas con las hipotecas. Además, remitió 14 requerimientos con 101 medidas a la banca.

La «prioridad» del Banco de España también pasa por ahondar en la supervisión de la venta de los créditos al consumo, uno de los pilares en los que se ha basado el crecimiento del negocio en el último año. Por eso ya vigila que las entidades puedan realizar una «comercialización incorrecta» de este tipo de productos, para así «minimizar los riesgos» que pueda generar ese tipo de actuaciones con los clientes que acceden a la financiación al consumo de forma rápida y sin apenas aportar garantías en la operación.

El supervisor vigila sobre todo la publicidad de este tipo de préstamos personales, en la fase previa a la contratación y en la «actuación de los intermediarios», al referirse a los 'call center' que asedian a llamadas a muchos clientes para venderles uno de estos créditos, o a los comerciales que, a pie de calle en los centros comerciales, realizan esta misma labor.

Todas estas cuestiones tan complejas se encuentran encima de la mesa de algunas sucursales a la espera de que se ponga en vigor la Ley de Crédito Inmobiliario, reformada en el Congreso a finales de febrero y que se implantará a mediados de mayo aproximadamente. Sin embargo, en 2018 abrió seis expedientes sancionadores en materia de conducta de las entidades, de los que todos fueron derivados de inspecciones 'in situ' relacionadas con el crédito hipotecario. El supervisor remitió a las entidades 14 escritos de requerimientos con 101 medidas específicas, y 72 de recomendaciones y observaciones. Por eso, confía en que las entidades «redoblen sus esfuerzos para mejorar» sus perfiles de conducta.

En esa memoria, el Banco de España repunta que las fusiones entre los bancos son «una alternativa para mejorar su rentabilidad» en un entorno dominado por los bajos tipos de interés y los «estrechos» márgenes bancarios. El supervisor indica que las integraciones «permiten alcanzar cuotas de mercado y presencia geográfica difíciles de encontrar» por sí solos. Aunque, al mismo tiempo, alerta de que deben evitar «problemas de concentración» elevada que perjudicarían a los clientes.

Por otra parte, Hernández de Cos señala otro de los problemas que han afectado al sector, el de los activos improductivos. E indica que a pesar de las ventas que se han materializado en el último año «su nivel sigue siendo elevado, por encima de lo observado antes de la crisis». El gobernador señala que la banca ha realizado un intenso proceso de saneamiento, recapitalizacion y reestructuración, y ha mejorado notablemente la calidad de sus activos, su rentabilidad y su solvencia. «Los activos dudosos y los inmuebles adjudicados se han reducido significativamente desde sus máximos en 2013 y 2012, respectivamente, gracias a la recuperación económica y a la gestión activa por parte de las entidades, principalmente mediante las ventas de estos activos improductivos, que han sido especialmente relevantes durante 2018», indica Hernández de Cos.

Subida de tipos tras el AJD

Los peores temores de los futuros hipotecados se están haciendo realidad cuando apenas han transcurrido tres meses desde que el Gobierno obligara a la banca a asumir el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) tras la controversia generada por las sentencias contradictorias del Tribunal Supremo. Desde noviembre, el coste total de las hipotecas (los intereses, pero también las comisiones y los gastos correspondientes) se ha elevado por tercer mes consecutivo hasta finalizar en febrero en una TAE del 2,38%, frente a la del 2,34% de enero y la del 2,24% de diciembre del año pasado.

Este incremento se produce en un momento en el que el euríbor se mantiene prácticamente estable en terreno negativo (ha concluido marzo en el -0,10%) sin que se hayan registrado repuntas de los tipos de interés.

Los principales banqueros habían anunciado que no repercutirían esa medida en sus hipotecas. Sin embargo, el director del departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España, Fernando Tejada, ha asegurado que el crédito se encarecerá con la nueva ley hipotecaria, y la asignación de gastos que realiza, durante unas jornadas sobre la ley de crédito inmobiliario organizadas por la Asociación Hipotecaria Española (AHE), donde precisó que se invierte, sin embargo, en seguridad jurídica para erradicar la incertidumbre que acusaba y penalizaba la industria por la alta judicialización.