La economía española se acelera: crece un 0,7% impulsada por la inversión

Un obrero trabajando en una obra. / Efe

El PIB se recupera hasta el 2,4% anual pese a bajar el consumo interno, mientras los salarios suben un 4,6%, el mayor repunte en tres años

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La economía española sigue siendo fuerte según muestran los datos de crecimiento de PIB del primer trimestre. España aceleró el ritmo hasta marzo y creció un 0,7%, una décima más que en los últimos tres meses de 2018. Significa la mayor tasa de crecimiento intertrimestral desde 2017, según confirma el avance de la Contabilidad nacional publicado este martes por el INE.

A pesar de la desaceleración europea, España resiste y llega al 2,4% en tasa interanual gracias, en este caso, a la inversión, que ha pasado del -0,2% en el final de 2018 a crecer un 1,5% este último trimestre. Sobre todo ha aumentado la inversión empresarial (maquinaria y bienes de equipo), que experimentó un crecimiento del 3,8% hasta marzo.

En el primer trimestre, tanto las exportaciones como las importaciones presentaron tasas negativas, del 0,5% y del 1,1% respectivamente. Esta evolución contrasta con las tasas positivas de exportaciones registradas en el trimestre anterior, cuando aumentaron un 0,7%. El INE confirma que la demanda externa aporta un 0,2% al PIB, cuatro décimas más que el trimestre pasado.

Pero la demanda nacional no ha sido tan positiva. Aunque el consumo de las familias había sido el empuje de la economía durante los últimos trimestres, en la primera parte del año se ha desacelerado, posiblemente motivado porque la tasa de ahorro se encuentra en mínimos históricos. Así, la demanda de los hogares avanzó un 0,3% en el primer trimestre, una décima menos que la tasa de la última parte del año pasado. Por la parte del consumo público, se mantiene en el 0,4% un trimestre, mientras que las instituciones sin fines de lucro suman siete décimas más hasta el 0,7%.

Suben los salarios

La mejor noticia que deja los datos del INE es que el empleo creció entre enero y marzo un 0,7% respecto al trimestre anterior, una décima más. En cifras anuales, esto supone la creación neta de más de 510.000 puestos de trabajo a tiempo completo, ya que el avance interanual sube dos décimas hasta el 2,8%.

Por sectores, la construcción ha vuelto a ser clave para el avance del empleo, con una subida interanual del 11,3%, similar al trimestre anterior. El sector servicios sube una décima hasta el 2,8% y la agricultura sigue destruyendo empleo por quinto trimestre consecutivo, con una bajada del -1,1%.

Además, destaca la subida de los salarios en este comienzo de año. Los datos del INE revelan que la remuneración de los asalariados crece un 4,6% interanual, dos décimas más que a final de 2018 y el mayor repunte en más de tres años. El resultado, comenta el instituto, es consecuencia del aumento del 3,3% del número de trabajadores (una décima más que el anterior trimestre) y a que el salario medio por persona varía un 1,3% frente al 1,1%.

Así, las empresas están pagando mejores salarios, debido a la negociación colectiva y al aumento del salario mínimo a 900 euros al mes. Por su parte, la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo retrocedió un 0,4% y la productividad por hora efectivamente trabajada también disminuyó un 0,4%.

La eurozona crece al 0,4%, mejor de lo previsto

La zona euro creció un 0,4% en los tres primeros meses del año, dos décimas más. En términos anuales avanza un 1,2%, lo mismo que el trimestre anterior. La UE, por su parte, creció un 0,5%, dos décimas más, mientras que en tasa interanual se mantuvo en el 1,5%, según los datos publicados ayer por Eurostat. Así, el avance supera las expectativas del consenso de analistas, que apuntaba a una expansión del 0,3%.

Además, estos datos confirman que España sigue creciendo significativamente por encima de la media de la zona euro. Pero en lo que sin duda gana Europa a España es en empleo. La tasa de paro bajó una décima más en la eurozona hasta el 7,7% en marzo. En el conjunto de la UE también cae una décima hasta el 6,4%, según los datos de Eurostat. El dato de la eurozona es el más bajo desde 2008 y el de la UE el menor desde el año 2000. España sigue siendo, por su parte, el segundo Estado miembro con una mayor tasa de paro (14%), casi duplicando la media de la eurozona.

Así, la oficina de estadística comunitaria estima que 15,9 millones de personas que viven en la UE están desempleadas actualmente, de los que 12,6 millones están en la eurozona.