La Bañeza vuelve a rugir

Un instante de la carrera. / Peio García / Inés Santos

La localidad leonesa ha vuelto a volcarse con su Gran Premio de Velocidad y más de 50.000 personas han disfrutado de las carreras que se han disputado durante toda la mañana de domingo

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Ya son dos elementos inseparables. La Bañeza y las motos. Las motos y La Bañeza. Una sin otra no se entenderían y es que, 59 ediciones después, el GP de Velocidad Ciudad de la Bañeza no deja de sorprender, de atraer a fieles y curiosos, de convertir a la localidad leonesa en uno de los mejores circuitos a nivel nacional.

Más información

Este domingo, La Bañeza ha vuelto a 'rugir'. El olor a gasolina ha invadido las calles y plazas bañezanas, el 'bramido' de los motores ha sido la música que muchos de los habitantes de esta localidad han escuchado esta mañana. Este domingo era día de carreras.

Todo ha estado listo y dispuesto, claro está. Y es que La Bañeza sabe qué es esto de organizar un Gran Premio de Velocidad. No en vano, son 59 años de experiencia, convirtiendo a esta prueba en una de las que más solera tiene de todo el calendario nacional.

Éxito de público

Atrae a los pilotos, a los mejores del país y parte del extranjero. Pero también a mucho público. De nuevo, La Bañeza se ha visto 'invadida' por los fieles y amantes del motor. Más de 50.000 personas han llenado las calles de la localidad para no perderse el espectáculo de la velocidad.

Desde las 9:30 horas, con el warm-up, el motociclismo se ha dejado sentir siempre con el recuerdo presente del difunto Ángel Nieto, que tanto amaba La Bañeza en un sentimiento mutuo. De hecho, su equipo, el 'Ángel Nieto Team', ha sido nombrado 'Padrino de Honor' de esta carrera en el año en el que se cumple el 50 aniversario de la única victoria - y única presencia - del '12+1' veces campeón del mundo.

Todas las imágenes

El calentamiento fue, simplemente, un aperitivo de lo que se vería después. Desde las 11:40 horas, con la carrera de las Clásicas 2T. Las Clásicas 4 Tiempos, las SuperSeries y la exhibición de motos de todas las épocas fueron el preludio de la categoría 'reina', las 125cc y las Moto3, la carrera que todo el mundo esperaba.

Una vez más, La Bañeza vibró, vivió y rugió con su GP de Velocidad. Una vez más, la localidad leonesa refrendó su condición de ciudad del motor con un nuevo gran premio que volvió a ser un éxito en la antesala de cumplir 60 ediciones.

 

Fotos