Suspicacias por la 'pole' de Rossi a rueda de Viñales

Valentino Rossi, durante el entrenamiento de este sábado. /
Valentino Rossi, durante el entrenamiento de este sábado.

Lowes y Fenati comandarán las parrillas en Moto2 y Moto3

BORJA GONZÁLEZMugello

Marc Márquez y Jorge Lorenzo iban a correr en Italia por primera vez desde el crispado -o algo más- final de Mundial 2015. Esto después de que en la actual temporada se hayan estado haciendo continuas referencias a las pitadas a los dos pilotos españoles en todos los circuitos en los que se ha competido hasta el momento, excepto en el de Jerez. Lo que comenzó con la noticia de la presencia de guardaespaldas pasó a la tranquilidad del ambiente en el 'paddock' del circuito de Mugello, con incluso un llamamiento a la calma por parte de Valentino Rossi no muy contundente pero sí que suficiente como para entender que las aguas del río revuelto estaban volviendo poco a poco a su cauce.

Más información

Sin embargo en el entrenamiento oficial que determinó la parrilla de salida para la prueba que se disputa este domingo ha vuelto a poner sobre la mesa la tensión entre el italiano y los dos españoles. Rossi y Viñales salieron de su 'box' más tarde que los demás pilotos, coincidiendo en pista. El de Yamaha tiró de su futuro compañero de equipo durante una vuelta, permitiéndole escalar hasta los puestos de honor de la clasificación. En la siguiente salida se repitió la pareja, aunque con el orden cambiado, y fue la Suzuki la que ayudó a Rossi a lograr su 'pole' 63 en el Mundial -las mismas que Lorenzo, los dos que más tienen en la historia-, la primera en Mugello desde 2008. Una combinación en pista que ya se había visto en otros entrenamientos este año y que, analizada la 'coreografía' levantó las suspicacias tanto de Márquez como de Lorenzo.

«No es la primera vez, no me sorprende, ya en las primeras carreras pasó, no recuerdo en cuál, pero parece que es la estrategia de que tire primero uno y luego el otro», comentó el de Repsol Honda. «Cada uno utiliza su estrategia para los oficiales y aquí se ha repetido», insistió. «Por lo que he oído, Maverick siempre ha admirado mucho a Rossi, y parece ser, puede ser, al menos es mi opinión, que planean algo antes de los entrenamientos para luego favorecerse y hacer mejor vuelta», opinó el mallorquín. «Pero bueno, es algo legítimo, que se puede hacer, y lo han hecho bien, porque Rossi ha mejorado muchas veces su tiempo siguiendo a Viñales», terminó.

Los recelos se transmitieron a Rossi, que quiso zanjar el tema aunque con cierta dureza. Sobre todo porque desde la prensa italiana se puso en boca de los pilotos españoles la palabra 'biscotto', aquella que para los italianos definía la peregrina teoría del acuerdo Lorenzo-Márquez para que Rossi no fuese campeón. «Aparte de que el año pasado eso sucedió en carrera mientras hoy solo estábamos en un entrenamiento oficial, deberían de tener el pudor de no usar este argumento. Y aquí cierro la pregunta, porque es mejor para todos y sobre todo para ellos», concluyó.

 Fuera de este renacimiento del conflicto larvado desde Malasia del año pasado, en lo puramente deportivo los entrenamientos del sábado dejaron la impresión en todos los protagonistas que al domingo hay cinco pilotos que llegan igualados y con opciones de pelear por todo: los tres de la primera línea, Rossi, Viñales y Iannone, más el cuarto y quinto, Márquez y Lorenzo. «Maverick ha tenido el mejor ritmo. Después estamos Iannone y yo aunque Márquez y Lorenzo estarán en la batalla», analizó Rossi con una visión similar a la que aportaron los otros cuatro. «Si hago una buena salida puedo estar en el grupo de delante», confesó Viñales, uno de los más sólidos del fin de semana. «Tanto Marc como Jorge se van a unir al grupo de Valentino y Andrea y yo tengo que estar ahí. Podría ser una bonita lucha los cinco», explicó.

Problemas para Rins

Si en MotoGP los pilotos españoles no lograron la 'pole', tampoco alcanzaron lo más alto en Moto2 y Moto2. En la clase intermedia el más rápido fue Sam Lowes, con Axel Pons, cuarto. Por su parte, Alex Rins solo pudo colocarse en la novena plaza, en un entrenamiento oficial que terminó con una caída. El líder de Moto2, pese a esto, se mostró optimista al final del día después de un fin de semana muy gris. «La verdad es que nos ha costado un poquito este fin de semana, pero finalmente hemos encontrado el camino», explicó el catalán, que está cinco puntos por delante de Lowes en la general. En Moto3 el mejor fue uno de los pupilos de Rossi, Romano Fenati, con su compañero y también apadrinado por el ídolo italiano Andrea Migno, segundo. Jorge Navarro saldrá cuarto, justo por detrás del líder de la general y ganador de las dos últimas carreras, Brad Binder.