Lorenzo decide correr con Ducati

Lorenzo, el GP de Las Américas. /
Lorenzo, el GP de Las Américas.

El balear fichará por la escudería italiana para las próximas dos temporadas

BORJA GONZÁLEZ

El piloto español Jorge Lorenzo ha decidido que en las temporadas 2017 y 2018 pilotará una Ducati, según han confirmado la escudería italiana. El cinco veces campeón del mundo en diferentes categorías ha rechazado la oferta de renovación de Yamaha, formación en la que las relaciones habían empeorado después de la renovación de Valentino Rossi, compañero, rival y 'enemigo' en general.

Según anunció Yamaha, el balear deja la escudería en busca de «nuevos retos», aunque buena parte de la elección procede de la guerra interna entre los dos campeones del mundo que se acentuó en la pasada campaña con un fin de año polémico fuera y dentro de la pista. Hace unos días Valentino Rossi anunció su renovación con Yamaha, algo que no agradó al español.

No obstante, el propio Rossi había anticipado el fichaje de Lorenzo por la marca roja. El italiano aseguró durante el GP de Catar que abre la temporada que para irse a Ducati había que «tener huevos». «Sí, los tiene (huevos), ha sido una decisión valiente... si lo ha hecho, que no lo sé... pero le deseo mucha suerte a él y a la Ducati pues pueden ser muy competitivos juntos, Lorenzo es un piloto que va fuerte y pilota bien, y ahora la Ducati es una moto competitiva», reconoció posteriormente Rossi sobre la cuestión de si hacía falta hombría para pilotar la motocicleta.

Ahora Lorenzo se enfrenta a un desafío poco habitual. Sólo cuatro pilotos (Rossi, Lawson, Stoner y Giacomo Agostini) ganaron el título de la categoría reina con dos fabricantes distintos. En Italia el balear se reencontrará con Luigi Dall'Igna, un hombre de gran influencia para el español durante su época en Aprilia compitiendo en 250 c.c., categoría en la que logró dos campeonatos. Ducati, que ha mejorado en los últimos tiempos con una montura que peleó por el podio en las últimas carreras, espera que Lorenzo les aporte el extra que necesitan para conseguir un nuevo título, algo que no consiguen desde 2007 con Casey Stoner.