Novedades

Toro Rosso y Williams abren la semana grande de presentaciones de la F1

Coche de Williams para el Mundial 2019./RoKit Williams Racing
Coche de Williams para el Mundial 2019. / RoKit Williams Racing

Tras Haas, que lo hizo el primero, dos equipos con aspiraciones a crecer muestran sus monoplazas para la campaña 2019

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La Fórmula 1 arranca antes de que los Fórmula 1 arranquen. Esta frase se suele decir en los mentideros mediáticos del 'gran circo' cada año, y se refiere a cómo la actividad frenética de los departamentos de prensa arranca con las tradicionales presentaciones de los coches con los que competirán.

En esta ocasión, la pole fue para Haas. El equipo británico mostró unos días antes que el resto su nueva decoración dorada y negra, merced a un nuevo patrocinador, pero este lunes arrancó el grueso de lo que va a ser una semana sin pausa. A media mañana fue Toro Rosso la que mostró su nuevo monoplaza, o al menos unas imágenes de estudio en las que insinúan más que muestran, y a media tarde, esta vez en un coche de verdad, fue la vieja escudería Williams la que enseñó su nueva decoración, que como Haas viene con un nuevo patrocinador principal bajo el brazo.

En los tres monoplazas ya vistos, la misma idea se mantiene. Los retoques normativos en la aerodinámica (los verdaderos cambios llegarán en 2021, o eso está previsto) han hecho que muchos elementos de los coches de 2018 cambien. Así, los alerones delanteros son mucho más simples y anchos, y los pocos apéndices que había antes ahora son más finos. Sin embargo, cada monoplaza tiene sus triquiñuelas con las que pretende dar el santo a la zona alta de la tabla o, al menos, la zona de puntos.

Toro Rosso, un Red Bull B… otra vez

Coche de Toro Rosso para el Mundial 2019.
Coche de Toro Rosso para el Mundial 2019. / Red Bull Content Pool

La broma de considerar a Toro Rosso un equipo independiente de Red Bull se la traga cada vez menos gente, pero oficialmente así es. Aunque anda como un pato, suena como un pato y tiene las plumas de un pato, es una oca. Sólo la venda gigantesca en forma de maletín que sufraga no poca parte de toda la maquinaria de la Fórmula 1 justifica que cada temporada los coches de Toro Rosso lleven más sello de Adrian Newey aunque los firme otro.

En este caso, incluso hubo bromas al respecto: «ey, chicos, habéis colgado el coche del año pasado», decía el ex piloto de Fórmula 1 Giedo Van der Garde, que compagina su labor como corredor en el WEC con la de comentarista televisivo y tuitero-showman de las redes. Bromas aparte, el coche con el que vuelve al 'gran circo' (y van tres veces) Daniil Kvyat y con el que debuta el poco prometedor Alexander Albon se presenta como uno de los candidatos a tener en sus manos la llave a la zona de puntos.

Con una decoración idéntica a la del año pasado, cuenta con elementos en los que se nota la influencia de los técnicos de Red Bull: simpleza en las líneas, pontones y tomas de aire más abiertas (la refrigeración de los motores Honda ya fue una pesadilla el año anterior), poco riesgo y sobre todo mucho margen para insertar novedades en la pretemporada.

Salvo sorpresa, el Toro Rosso Honda volverá a aspirar a colarse entre los diez primeros, si bien en buena medida dependerá de la labor de sus dos pilotos. Si Kvyat es conocido por lo que puede hacer, la llegada del británico de origen tailandés Albon no ha suscitado demasiada emoción, pese a haber acabado 3º en la F2 en 2018.

Williams: decoración arriesgada, poca ilusión

Detalle del coche de Williams para el Mundial 2019.
Detalle del coche de Williams para el Mundial 2019. / RoKit Williams Racing

Pese a que Williams es una de las escuderías más exitosas de la historia de la Fórmula 1, pocos son los que creen en ellos para esta campaña. Ya en su presentación ha dejado muy fríos a sus fans, empezando por la entrada de un nuevo patrocinador principal, RoKit (que ya patrocina a los Houston Rockets de la NBA , por ejemplo), una empresa de telecomunicaciones que presume de hacer móviles con tapa en pleno 2019 con un aire a 2009 que echan para atrás.

También la combinación de azul turquesa con el tradicional blanco ha hecho levantar muchas cejas, pero muchos se agarran al viejo dicho de Enzo Ferrari: los coches más bellos son los que ganan. Y aunque ese objetivo está aún muy lejos de los sueños de Claire Williams, jefa del equipo e hija del fundador, sí tienen claro que no pueden permitirse otro año alejados de los puestos cercanos al podio. Tras los desastrosos resultados de Sergey Sirotkin (fuera de la F1) y Lance Stroll (en Racing Point, nuevo nombre de Force India gracias a que su padre lo compró), han apostado por una de las grandes promesas de futuro, el campeón de la GP2 George Russell, y el regreso de un viejo conocido, Robert Kubica, que tendrá que demostrar que su maltrecha mano le impide lo mismo que tener entradas en el pelo.

Para volver a ser un equipo puntero, el Williams apuesta por un monoplaza muy del estilo al del año pasado. Los diseños de Paddy Lowe se han visto reforzados en el FW42, lo cual no es necesariamente una buena noticia, ya que fue el farolillo rojo de la temporada pasada y no siempre por culpa de sus pilotos.

Los siguientes en mostrar sus colores serán los hombres de Renault. Este martes, y con Daniel Ricciardo como flamante fichaje, la escuadra de Enstone presentará el arma con el que pretenden asaltar el triunvirato de Mercedes, Ferrari y Red Bull, que se mostrarán al mundo el miércoles (Mercedes y Red Bull) y el viernes (Ferrari).

Temas

F1
 

Fotos