Test en Monteló

McLaren lidera en el regreso de los test, con Alonso como testigo

El McLaren de Lando Norris, durante los test en Montmeló./EP
El McLaren de Lando Norris, durante los test en Montmeló. / EP

Lando Norris lleva el MCL34 a lo más alto de la tabla de tiempos, pese a provocar dos banderas rojas en la jornada · La aparición de Fernando Alonso en el 'paddock' generó mucha expectación

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Concatenación de hechos no implica causalidad, si bien muchos lo verán así cuando lean que Fernando Alonso estuvo en Montmeló el día en el que McLaren dominó la primera jornada de la segunda semana de entrenamientos de pretemporada en el Circuit de Barcelona-Catalunya. La presencia del asturiano, anunciada y esperada no sólo por parte de McLaren sino también por parte de los responsables de las instalaciones para ver si atraía más público, coincidió con una sesión en la que McLaren confirmó que están en buena posición, aunque aún les queda mucho trabajo.

Con un Alonso vestido de piloto (camiseta ignífuga, ropa del equipo y prácticamente listo para subirse al MCL34), el equipo británico dejó claro que quieren salir en la foto por motivos que no sean los extradeportivos, y por eso, pese a que la presencia del asturiano restó mucho protagonismo a Lando Norris, el británico marcó un buen 1:17.709 que es, de facto, la mejor vuelta del monoplaza de Woking en esta pretemporada. No obstante, no fue un día sencillo para ellos. El joven piloto británico provocó a falta de una, dos banderas rojas. La primera fue por la mañana, cuando tuvo que dejar parado su monoplaza a mitad de circuito. La segunda fue por la tarde, justo después de marcar ese crono que le dio el primer puesto de la jornada, cuando de nuevo se le quedó para el MCL34 en medio de la pista.

En ambos casos fue en la curva 3, más casualidad que otra cosa, pero desde McLaren saben que tienen trabajo en este sentido: no pueden permitirse fallos mecánicos cuando aprietan un poco al monoplaza, por lo que el engañoso mejor tiempo de Norris puede verse seriamente comprometido por la fiabilidad a la hora de sacar conclusiones.

Buena parte de esas comprobaciones y exámenes de resistencia tendrá que pasarlos Carlos Sainz, que se pondrá al volante del MCL34 este miércoles, en el que será su penúltimo día de trabajo antes de acabar esta pretemporada. Pese a la agridulce sensación que deja este tipo de días, la situación de McLaren es mejor que en años anteriores tanto en cuanto son capaces de completar tandas largas y llegar a una cifra razonablemente buena de vueltas, como las 80 de este martes.

Poniendo en contexto hay que señalar que el tiempo de Norris que le ha valido para liderar este martes lo logró con el neumático C4, el segundo más blando, mientras que Pierre Gasly, con el Red Bull, acabó 2º la jornada con un 1:17.715 que es un crono sólo seis milésimas más lento que el McLaren y conseguido con el neumático C3, que es el medio de las opciones de Pirelli. Dicho de otra manera: contemporizando los neumáticos, el McLaren no es primero, ni mucho menos.

Mercedes: nuevo coche y nuevos problemas

La aparición de un Mercedes W10 prácticamente inédito con respecto a lo visto la semana anterior de test hizo levantar muchas cejas al principio de esta segunda semana de test. Un morro nuevo (mucho más parecido al Red Bull), nueva tapa motor, nuevo fondo plano… Prácticamente se puede decir que Lewis Hamilton montó por la mañana un W10-B, lo que es una muy mala noticia para el resto: los campeones son capaces no sólo de llevar una versión sino dos para los test de pretemporada, lo que hace augurar dos tipos de evolución de su monoplaza a lo largo de la campaña en función del circuito.

Sin embargo, hay una pequeña esperanza para los que esperan ver una grieta en el imperio Mercedes: Bottas apenas rodó por la tarde. El finlandés, que como la semana pasada se va a repartir cada jornada con Hamilton, se tuvo que quedar en boxes durante más de tres horas por un problema de presión de aceite que le sobligó a sustituir el motor completo de esa unidad del Mercedes. A falta de diez minutos salió a pista, pero en los 7 giros dados apenas le dio tiempo a comprobar que nada fallaba.

No tiene por qué ser un problema serio para Mercedes, pero no es buena noticia para ellos tener un problema de este tipo… Si bien no fueron los únicos de arriba: también en Ferrari empezaron más tarde de lo previsto porque el montaje del SF90 se complicó más de lo previsto. En todas partes cuecen habas…

Morbo a la vista: Alonso visita Ferrari

Media mañana en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Empieza como un rumor por una publicación de instagram del protagonista: Fernando Alonso aterriza en Barcelona. Desde Italia se tiran un triple: va a pilotar el McLaren este mismo martes. Pronto las inmediaciones del 'motorhome' y el 'hospitality' de McLaren empieza a atraer abejas como si fuera miel en esta adelantada primavera.

Alonso estaba dentro. Vestido con los colores de McLaren, camiseta de piloto incluida y acompañado de su agente Luis García Abad, de Carlos Sainz y Carlos Oñoro (su primo y representante), además de Gil de Ferrán y Zak Brown, los jefes de McLaren. Pronto, estos mismos protagonistas se fueron a las curvas a ver las evoluciones de un Lando Norris que les regaló un mejor tiempo del día y una bandera roja a continuación.

Pero si su presencia en McLaren levantó mucha expectación, su visita sorpresa a otro equipo ha hecho que se ericen muchos vellos, tanto en Montmeló como en todo el mundo de la Fórmula 1: Alonso se dejó ver entrando en el 'hospitality' de Ferrari. Pese a que no salió nada bien de la escuadra de Maranello, el asturiano siempre ha dicho que algunos de sus mejores años en el 'gran circo' los pasó de rojo. ¿A quién fue a visitar? ¿Binotto, el nuevo jefe de la Scuderia con quien ya coincidió en el pasado? ¿Vettel, su gran rival de antaño o el joven Leclerc? ¿Los múltiples amigos que dejó allí? ¿O quizá fue a tantear el ambiente ante un eventual contacto más serio, este sin luz ni taquígrafos, como se firman todos los grandes acuerdos?