McLaren

El MCL34: McLaren se quita años de encima

Carlos Sainz y Lando Norris, en la presentación del nuevo McLaren, MCL34 /McLaren F1 TEAM
Carlos Sainz y Lando Norris, en la presentación del nuevo McLaren, MCL34 / McLaren F1 TEAM

Carlos Sainz y Lando Norris ya tienen listo el nuevo monoplaza de Woking, basado en el MCL33 pero mejorado en casi todos sus puntos.

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

A las 13:00h (hora española) exactas, comenzó desde el McLaren Technology Center la presentación del MCL34, el nuevo monoplaza con el que Carlos Sainz y Lando Norris van a intentar el asalto a los puestos en los que nunca debieron salir los miembros del segundo equipo más laureado de la historia de la competición.

Sin demasiados aspavientos, pero también sin complejos, de los lápices de Peter Prodromou (considerado el alumno aventajado de Adrian Newey) ha nacido un monoplaza que tiene claro cuáles fueron los puntos fuertes del coche anterior y cuáles eran los elementos a mejorar, que eran muchos. El MCL33 no fue un coche ni mucho menos superior, pero la falta de evolución de la que aquel adoleció la heredó este nuevo proyecto, cuyo ambicioso objetivo no es otro que colarse en la zona alta de la tabla, sin mayores objetivos.

De lo mejor que tenía el monoplaza del año pasado se han mantenido las tomas de aire, si bien con unos 'bargeboards' muy elaborados con el objetivo de mejorar la eficiencia aerodinámica y la refrigeración. Un punto a tener muy en cuenta, ya que el coche del año pasado adolecía muchas veces de problemas en este sentido. Los pontones laterales, la toma de aire superior y laterales (notablemente más pequeños) y la entrada de los soportes del alerón trasero han modificado su arquitectura para dejar un hueco para la unidad de potencia ligeramente más grande, algo que hace desechar de manera definitiva la filosofía 'size zero' que tantos problemas dio en el pasado. El motor Renault requiere un espacio superior, como comprobaron con el MCL33, y en esa línea de diseño han ido trabajando para este monoplaza. El resultado ha sido que, en este punto, es más parecido al Red Bull mostrado este miércoles que a otros.

Donde sí se diferencia notablemente el MCL34 con respecto al anterior es en la aleta superior a la tapa motor. El año pasado cubría toda la 'espalda' del coche, y ahora ha quedado reducida a su más mínima expresión. También la suspensiones tienen un punto de anclaje superior (aquí se asemeja más a la idea del Mercedes W10), así como unas tomas de freno ligeramente más anchas que el año pasado.

En definitiva, McLaren se ha hecho un 'lifting' para arrancar esta temporada, y no sólo en el diseño del monoplaza, sino también en su filosofía. La reestructuración a la que han sometido al equipo va desde el máximo responsable en pista, que será Andreas Seidl a partir de mayo, pasando por los propios pilotos, ya que por primera vez en 12 temporadas, tendrán una alineación completamente nueva.

Sainz marca terreno

Además de presentar el nuevo coche, McLaren también puso el traje de faena a sus pilotos. Carlos Sainz y Lando Norris forman una de las duplas más jóvenes de la parrilla de 2019, dos pilotos con hambre de éxitos para hacer un tándem que lidere un proyecto de muchos años. Por veteranía, será Sainz por primera vez desde que llegó a la Fórmula 1 el indiscutible líder del equipo, y así se lo dejó claro a Norris desde el principio.

La anécdota tiene su aquel. El presentador del evento no dejó pasar la oportunidad de hacer un chascarrillo con el día de San Valentín, y la situación derivó en una frase que hizo carcajearse a los presentes. «Definitivamente ha sido un amor a primera vista», mantenía el guión Sainz con respecto a sus primeras sensaciones del MCL34. «Me gusta la nueva combinación de colores, los nuevos monos...», estaba diciendo el español, cuando Norris le interrumpió: «Mi nuevo compañero de equipo...». En ese momento, Sainz sacó su lado más socarrón y le replicó con un: «Ya veremos si me gusta mi nuevo compañero en un mes o dos».

El grado de competitividad que tienen estos dos pilotos es altísimo. Para Lando Norris, Lewis Hamilton es un ejemplo y no hace falta recordar lo que ocurrió con Fernando Alonso en 2007 cuando el hoy pentacampeón era un novato recién llegado. Sainz, sin ser un dos veces campeón del mundo como era el asturiano entonces, tiene claro que no puede dejarse comer la tostada. Por eso, no dudó en enseñarle, medio en broma medio en serio, sus colmillos: no le va a dar ni un mínimo espacio para que le gane ventaja.

Con la presentación de McLaren solo quedan dos monoplazas por verse, si bien uno de ellos ya mostró unas primeras imágenes este jueves de su 'filming day'. El ex Sauber, ahora Alfa Romeo Racing, será el último en mostrarse al público ya el mismo lunes desde Montmeló. Este viernes será el turno de Ferrari, uno de los indiscutibles contendientes al título.

Temas

F1