Gran Premio de Austria

Hamilton asfixia las aspiraciones de sus rivales

Hamilton, durante el entrenamiento de este viernes/EFE
Hamilton, durante el entrenamiento de este viernes / EFE

Dominio absoluto de Mercedes, con la sensación de que aún pueden ir más fuertes en clasificación y carrera, con Alonso, que estrenaba morro nuevo, sin ritmo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

 Cuando Mercedes anunció que iba a implementar en el circuito de Austria la gran evolución de esta temporada, muchos echaron a temblar. Motivos tenían. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, especialmente el primero, dejó atrás cualquier alternativa en las previsiones de este fin de semana. El líder del Mundial es consciente de que este fin de semana puede dar un golpe letal a sus aspiraciones al título de campeón, y por eso no especuló en ningún momento, ni en términos de vuelta rápida ni de ritmo en tandas largas.

Hamilton fue el mejor desde el inicio. La temida lluvia que iba a hacer aparición en la región alpina de Spielberg no sólo no apareció de manera contundente, sino que dejó una calurosa mañana en el Red Bull Ring, pese a las nubes, lo que propició que algunos equipos tuvieran más sustos de los debidos a la hora de gestionar el desgaste de los neumáticos. Eso no ocurrió en Mercedes, que desde el inicio arrasaron. Hamilton ni siquiera necesitó montar neumáticos ultrablandos, el compuesto más competitivo del fin de semana en Austria, para liderar: lo hizo con los blandos, que es el que, en teoría, sólo deberían usar de manera residual.

Pero si a una vuelta daban miedo, en términos de ritmo de carrera lo dan aún más. Tanto él como Bottas bajaron de 1:05, y se mantuvieron en ese ritmo pese a los numerosos sustos que hubo en la jornada. Y es que, a diferencia de lo visto en Francia, en Austria no habrá esa llanura inmensa en el circuito, gracias a que en los exteriores de la pista han colocado unos pianos disuasorios, unas 'bananas', que ya dejaron este viernes numerosos incidentes.

En la primera sesión, Vandoorne comprobó con su McLaren por qué no debía pisar esa zona. La vibración que generó atravesar esa zona, hizo que se partiera el soporte lateral derecho del morro de su McLaren. Todo se arregló con la sustitución de la pieza en boxes, pero mucho peor le fue a Pierre Gasly que, en la segunda tanda de libres, rompió la suspensión delantera de su Toro Rosso y acabó en la grava de la escapatoria de la curva '9' del corto circuito austríaco.

Muchos pilotos y equipos se quejaron, lo que obligó a Jo Bauer, máximo responsable técnico de la FIA, a visitar los boxes de todas las escuderías para explicarles que dichos elementos disuasores no son nuevos, sino que son los mismos que el año pasado y por tanto no tenían motivo de réplica.

Alonso, al fondo de la parrilla

No fue un día demasiado productivo para Fernando Alonso, al menos en términos de rendimiento en la tabla de tiempos. McLaren se encuentra sumida en un estado crítico, después de confirmarse que no están donde se esperaba a principio de temporada y que se tendrán que dar con un canto en los dientes si pueden pelear por puntuar de manera constante en las carreras que quedan del Mundial.

Austria va a ser un auténtico problema para los de la escudería de Woking. El domingo, ni Alonso ni Vandoorne pasaron por la zona de puntos ni de visita. De hecho, Alonso acabó penúltimo la segunda tanda, superando sólo al Williams de Lance Stroll, cuyo rendimiento es aún peor que el de McLaren. No obstante, tampoco hay que fiarse demasiado de estas posiciones finales. El asturiano dedicó la jornada a probar con fruición un nuevo alerón delantero con el que pretenden regresar a los puestos de arriba. No será fácil remontar, toda vez que en este corto circuito, se quedaron a más de un segundo y medio del crono de un Hamilton que ni mucho menos mostró el rendimiento que podía.

El objetivo de Alonso será puntuar, como sea, en un circuito que no se le ha dado bien desde su regreso al calendario. El renombrado Red Bull Ring abrió sus puertas en 2014 de nuevo, único año en el que Alonso acabó esta carrera desde entonces, cuando fue quinto. El resto de participaciones, todas con McLaren, las cuenta por abandonos.

 

Fotos