Campeonatos de Europa

Fernando Carro, plata en 3.000 metros obstáculos

Fernando Carro (i), durante la carrera de 3.000 metros obstáculos. /Reuters
Fernando Carro (i), durante la carrera de 3.000 metros obstáculos. / Reuters

El madrileño sólo claudicó ante el francés Mekhissi-Benabbad en los últimos metros

ALBERTO POZASBerlín

Con coraje y corazón. El madrileño Fernando Carro se proclamó subcampeón de Europa de 3.000 obstáculos en Berlín, haciendo sufrir al campeón europeo y mundial Mekhissi-Benabbad y consiguiendo su mayor éxito hasta la fecha. «Siempre he soñado con estar aquí y lo he conseguido», decía el de Suanzes en zona mixta. «Somos un equipo joven, con ganas y talento», manifestaba Carro sobre la selección española que suma así su segunda medalla tras el bronce de Julia Takacs en marcha.

La carrera se planteó táctica y a empujones desde el principio, sin un solo atleta dispuesto a dar la cara ante la imponente presencia del francés, con tres medallas olímpicas, dos mundiales y cinco europeas en el cuello. Tanteó su compatriota Kowal y también el italiano Chiappinelli, pero sólo Fernando Carro pudo acercarse a Mekhissi-Benabbad cuando se lanzó a por su cuarto título de campeón de Europa. Oro para el francés en 8:31.66 minutos y plata para Carro en 8:34.16 con el burgalés Daniel Arce en sexta posición y el jiennense Sebastián Martos decimocuarto.

«Un poquito más, estar un poquito más cerca de él…», se lamentaba Carro en zona mixta, después de conseguir la octava medalla que logra la selección española en esta prueba en la historia de los campeonatos. «Con un metro menos que me sacara podría haberle peleado las cosas», indicaba el madrileño.

Hortelano, a una centésima

Una gran carrera se quedó sin premio. El madrileño Bruno Hortelano terminó cuarto en la carrera de 200 metros lisos con 20.05 segundos: a una centésima de su récord de España, del bronce y de la plata. La carrera fue ganada por un intratable Ramil Guliyev que con 19.76 segundos se quedaba a cuatro centésimas del récord de Europa del mito italiano Pietro Mennea. «Lo he dado todo, he ejecutado la carrera que yo quería, me he notado en el mejor estado de forma del año y de mi vida», decía un sonriente Hortelano. «En la meta me he lanzado con todo lo que tenía pero no he llegado, esos tres han corrido más que yo en el día de hoy», comentaba.

Hortelano reflexionaba sobre el accidente de coche que pudo apartarle de las pistas de forma definitiva: «Cualquier otro se iría frustrado con la medalla de chocolate, pero mi sensación es una victoria. No vengo de ganar un oro, vengo de tocar fondo y me he elevado hasta pelear, como si fuese un oro».

Tridente español en el 800

La mañana del jueves llegó plagada de buenas noticias para la delegación española: Álvaro de Arriba, Saúl Ordóñez y Daniel Andújar se clasificaban para la final de los 800 metros lisos dejando muy alto el listón de las expectativas para subir al podio. «Estaba la gente muy nerviosa», coincidían Ordóñez y De Arriba en zona mixta después de correr dos semifinales con mucho tirón y mucha actividad por las calles exteriores.

Ni el plusmarquista nacional ni el campeón de España tendrán fácil subir al podio. Los grandes favoritos a disputarles las medallas también se han metido en la final, destacando el cinco veces campeón de Europa, Adam Kszczot, el campeón mundial Pierre-Ambroise Bosse y el siempre peligroso bosnio Amel Tuka.

Sergio Fernández corrió una gran final de 400 metros vallas, terminando séptimo con una marca de 48.98 segundos, a una décima escasa de su propio récord de España. Tras un año de lesiones, el navarro no buscaba excusas: «Estoy decepcionado, aquí se viene a ganar», lamentaba.

En el capítulo de las eliminaciones, peores noticias llegaron con los 55.57 metros de Sabina Asenjo en el disco, insuficientes para estar en la final. La granadina Laura Bueno fue última en su semifinal de 400 metros lisos con una marca de 52.46 segundos y Caridad Jerez terminó última en su semifinal de vallas cortas tras sufrir un tropiezo en una de las últimas barreras.

 

Fotos