Balonmano femenino

Las Guerreras vuelven a fallar en defensa y se despiden de las semifinales

Las jugadoras de Alemania celebran su victoria frente a Alemania. /AFP
Las jugadoras de Alemania celebran su victoria frente a Alemania. / AFP

La selección de Carlos Viver no tuvo opción ante Alemania y se complica incluso una de las ocho primeras plazas que acercarían a España a los torneos preolímpicos

EFENancy

La selección española femenina de balonmano se despidió de cualquier posibilidad de pelear por los metales en el Europeo de Francia, tras caer este viernes por 23-29 ante Alemania, en un encuentro en el que el conjunto español volvió a mostrar la misma endeblez defensiva que ya le costó un severo correctivo ante Hungría.

Como si de un 'déjà vu' se tratara, las Guerreras volvieron a incurrir, punto por punto, en los mismos errores que cometieron el pasado lunes ante las magiares.

Sin la profundidad necesaria para dificultar los lanzamientos de las cañoneras germanas, la defensa española quedó a merced de los latigazos de Xenia Smits y Alicia Stolle.

23 España

Navarro; Carmen Martín (7, 1p), Almudena Rodríguez (5), Ainhoa Hernández (1), Lara González (-), Alicia Fernández (4) y Sole López (3) -equipo inicial- Castellanos (ps), Arderius (-), Cesáreo (-), Paula García (-), Pena (1), Ana Isabel Martínez (-), Gil de la Vega (-), Valdivia () y Mireya González (2).

29 Alemania

Eckerle; Zapf (3), Stolle (2), Bolk (4), Smits (3), Grossmann (3) y Behnke (2) -equipo inicial- Roch (ps), Berger (1), Grijseels (1), Schmelzer (4), Zschocke (-), Weigel (-), Geschke (4p), Muller (1) y Schulze (1).

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
1-3, 4-6, 6-10, 6-12, 8-14 y 9-17 (descanso); 12-18, 13-19, 16-21, 19-24, 22-26 y 23-29 (final).
ÁRBITROS:
Alpaidze y Berezkina (RUS). Expulsaron con tarjeta roja directa a Carmen Martí (min. 56). Además, excluyeron por dos minutos a Lara González (2), Almudena Rodríguez y Ainhoa Hernández por España; y a Bolk (2) y Grijseels por Alemania.
INCIDENCIAS:
Pardido correspondiente a la primera jornada del grupo II de la segunda fase del Europeo de Francia, disputado en el Palacio de los Deportes Jean Weille de Nancy.

Un problema que Carlos Viver, que a los seis minutos ya se vio obligado a pedir con urgencia un tiempo muerto y trató de resolver apostando por una defensa abierta 5-1, que tampoco sirvió para subsanar las carencias defensivas del conjunto español.

Sin velocidad en los desplazamientos laterales, las jugadoras españoles llegaron siempre tarde a los movimientos de las pivotes Julia Benhke y Meike Schmelzer, que se movieron a su antojo sobre la línea de seis metros.

El mismo problema que ocurrió cada vez que Alemania hizo llegar el balón a los extremos donde Ina Grossmann y, sobre todo, Mariene Zapf, siempre contaron con metros de ventaja para afrontar con la máxima garantía sus lanzamientos.

Problemas y más problemas que acabaron por trasladarse al ataque del conjunto español, que carente de la más mínima paciencia, se empeñó en solventar su ofensiva con precipitados lanzamientos lejanos, una suerte, que ni de lejos, figura entre los fuertes de la selección.

Tal y como se encargó de recordarles a las de Carlos Viver la portera alemana Dinah Eckerle, que atajó con una pasmosa facilidad los lanzamientos de las jugadoras españolas.

Errores en ataque y en defensa, que no tardaron en trasladarse a un marcador, en el que las Guerreras se vieron rápidamente dobladas (4-8) por el equipo alemán.

Un calvario

Un anticipó del calvario que les esperaba a las de Carlos Viver en un primer período en el España vio cómo las germanas aumentaban cada vez más y más su ventaja, hasta alcanzar los ocho de diferencia (9-17) con los que se llegó al descanso.

Desventaja que pareció hacer despertar a la defensa española, que tan sólo concedió dos goles (13-19) en los diez primeros minutos del segundo tiempo, un argumento que abría un mínimo resquicio a la posibilidad de remontada.

De hecho, España llegó a situarse a cinco goles (17-22) en el ecuador de la segunda mitad, pero la diferencia era tan amplia, que esta tímida reacción no sirvió para llevar el nerviosismo al equipo alemán, al que le bastó con el talento de Emily Bolk para mantener su ventaja (20-25)

Un circunstancia que no impidió seguir intentándolo todo a las de Carlos Viver, que incluso, apostaron con atacar siete contra seis, para tratar de reducir las diferencias.

Pero este no era el partido de España, como se comprobó a cinco minutos de la conclusión en un lanzamiento de Almudena Rodríguez que podía haber situado a las Guerreras a tan sólo tres tantos en el marcador y que se estrelló en el larguero.

Una acción que junto con la posterior expulsión de Carmen Martín acabó definitivamente con cualquier posibilidad de remontada del conjunto español, que acabó cediendo por 23-29.

Derrota que no sólo deja a España sin ninguna oportunidad de pelear por acceder a la lucha por las medallas, sino que complica notablemente las opciones de las de Carlos Viver de alcanzar una de las ocho primeras plazas que le acercarían a los torneos preolímpicos.

 

Fotos