Así es Ibtihaj Muhammad, la primera musulmana de EE UU que compite con hiyab

Ibtihaj Muhammad durante su participación en los juegos de Río de Janeiro./
Ibtihaj Muhammad durante su participación en los juegos de Río de Janeiro.

«Los musulmanes no solo podemos formar parte de cualquier equipo olímpico, sino del estadounidense, el más fuerte de todos», declaró la esgrimista

R.C.

Ibtihaj Muhammad no ha ganado (de momento) ninguna medalla, pero su nombre pasará a la historia de las Olimpiadas en su país, Estados Unidos. La esgrimista de Nueva Jersey se convirtió en la primera mujer que compite por ese país utilizando hiyab o velo islámico. Su segunda oportunidad le llegará este mismo sábado, cuando vuelva a competir en la prueba por equipos.

A sus 30 años, Muhammad perdió ante la francesa Cecilia Berder, pero no importó a su público, que le ofreció el más caluroso de los aplausos. Solo esta deportista sabe el verdadero significado de este gesto en un momento en que su país sufre una grave crisis racial y con un candidato a la presidencia que quiere expulsar a los extranjeros del país.

«En este ambiente político particular en la historia de nuestro país, es muy relevante tener a una mujer musulmana en el equipo olímpico estadounidense», le dijo Muhammad a BBC Deportes. Donald Trump pidió el año pasado detener la entrada de musulmanes a Estados Unidos después de la masacre de San Bernardino en la que 14 personas murieron y 21 resultaron heridas. También pidió que se vigilen las mezquitas y se registre la base de datos de musulmanes que viven en EE UU. Recientemente cargó contra un héroe de guerra musulman, provocando una grave crisis incluso en su partido.

La esgrimista dijo en declaraciones a la prensa que le emocionaba «retar los estereotipos y conceptos errados acerca de las mujeres musulmanas». «Quiero mostrarle a la gente que nosotros (los musulmanes) no solo podemos formar parte de cualquier equipo olímpico, sino del equipo estadounidense, que es el más fuerte de todos los equipos del mundo», señaló.

Gracias a su popularidad, fue incluida por la revista Time entre las 100 personas más influyentes del país, pero también fue la cara visible de una compañía de tarjetas de crédito. Hasta Barack Obama la recibió en la Casa Blanca en un evento en el que también conoció a la primera Dama.