Entrevista

«Lo que ha cambiado mucho Luis Enrique es el orden; aquí uno viene a concentrarse»

Iñigo Martínez posa durante la entrevista concedida en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. / Óscar Chamorro

«El nivel que ha dado en esta selección Piqué estos años ha sido increíble», dice el central del Athletic, que apunta a titular junto a Ramos

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLAS ROZAS

Iñigo Martínez es de los pocos indiscutibles de Luis Enrique. Siempre que ha estado disponible ha sido llamado por el seleccionador, que le hizo jugar en la victoria de Wembley pese a que apenas llevaba unos días con el alta médica. Ahora apunta a titular en el centro de la zaga junto a Sergio Ramos, como ya sucedió ante Croacia. Es el que más opciones tiene de ser la nueva pareja del capitán, que busca socio desde la salida de Gerard Piqué, al que este vizcaíno, convertido hace un año en el fichaje más caro de la historia del Athletic, lanza piropos. Se le nota más tranquilo por la situación del equipo rojiblanco aunque pide tranquilidad y no dejarse llevar por la euforia de los últimos buenos resultados: «Estamos empezando a asomar la cabeza, pero hay que estar atentos que a la mínima te la cortan». Se expresa con mucha naturalidad y no rehúye ningún asunto.

-Menos por el malentendido médico de octubre, es de los pocos fijos del seleccionador. ¿Se siente así ?

(Sonríe). Bueno, no sé si llamarlo fijo o no... Sí que estoy teniendo la oportunidad de venir unas cuantas veces seguidas. La verdad es que para mí es una gozada y un placer compartir vestuario con esta gente. Espero que la cosa siga así y venir a la selección a competir para dar lo que tengo.

-Además, ha venido incluso cuando su equipo no estaba bien (en la lista de noviembre) porque ahora la dinámica colectiva en el Athletic es distinta.

Es evidente que es más fácil venir cuando tu equipo está bien. Vine en septiembre y esa vez en la que el equipo no estaba nada bien (ante Croacia y Bosnia), por lo que eso demuestra que el míster confía. Que el seleccionador te demuestre que confía y que te diga que cuenta contigo la verdad es que es un auténtico lujo. Ahora tengo que hacer mi trabajo lo mejor posible en el Athletic porque será más fácil venir aquí. Luego una vez que esté aquí, rendir a lo más alto.

«Que el seleccionador te demuestre que confía y que te diga que cuenta contigo la verdad es que es un auténtico lujo»

-Ocho centrales ya con Luis Enrique en sólo cuatro listas. ¿Es la sombra del ausente Gerard Piqué muy alargada?

Obviamente, el nivel que ha dado en esta selección Piqué estos años ha sido increíble. Ahora el míster está probando y el que más le guste será un fijo para él y los demás seguirán viniendo de vez en cuando. Todos los que están aquí es porque lo valen y lo que debe hacer cada uno es aprovechar su oportunidad.

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido de este seleccionador respecto a los dos anteriores con los que estuvo?

Lo que ha cambiado mucho Luis Enrique respecto a los demás ha sido un poco el orden. En el sentido de ser puntuales, evitar los móviles, las actividades y las salidas que sean en grupo sin que sean tardes libres como antes. Yo repito lo que dice él: aquí uno viene a concentrarse y lo que hay que hacer es estar bien concentrados en afrontar esos partidos.

-¿Cómo es jugar en un estilo tan arriesgado como el que le gusta a Luis Enrique? El día de Croacia perdieron 3-2 en un final loco en el que usted brilló en los últimos minutos con el equipo totalmente volcado.

Era un partido importante para nosotros y para ellos. Se vio con el ritmo que hubo en el partido. Fue una pena esa derrota, muy dura. El error fue no tener la posesión del balón durante mucho tiempo. Quisimos atacar demasiado rápido y ellos estaban esperando un error nuestro, por lo que a la contra eso nos mataba. Cuando íbamos 2-2 queríamos ganar, con gente descolgada arriba, nosotros (Sergi Roberto y él) intentando achicar balones contra jugadores de ese nivel con espacios y en carrera... Es muy complicado aguantar todo el partido así. Fue una pena. Ahora toca aprender de eso, dar la vuelta a la situación con unos cuantos partidos bonitos e importantes a la vez.

-¿Es la gente muy catastrofista con la selección? Se pasó de la euforia, tras ganar en Wembley, el 6-0 a Croacia y lo de Gales, a que en noviembre todo era un drama. No sé si con los clubes es distinto.

No (rotundo), con los clubes tampoco es diferente. Ya te digo yo que no. El tema es que hemos vivido años espectaculares de la selección y la gente se ha acostumbrado a lo bueno. Cuando vienen derrotas durante el año la gente no las toma del todo bien, pero el equipo salta a hacer lo suyo con ilusión de sacar los partidos adelante. Podrás estar mejor o peor, pero en cuanto a la actitud no se nos puede reprochar nada. Repito, en general, no sólo los aficionados, sino también nosotros, te acostumbras muy fácil a lo bueno, y también hay que recordar que el equipo rival compite, que no sale a pasar el rato y también hará todo lo posible para llevarse el partido.

«Hemos vivido años espectaculares de la selección y la gente se ha acostumbrado a lo bueno. Cuando vienen derrotas durante el año la gente no las toma del todo bien»

-Lo que parece que no cambia es que a veces se habla más de polémicas que de fútbol. ¿Es una dinámica tan complicada de parar?

Pienso que jamás va a terminar. La salsa rosa y el sensacionalismo vende mucho hoy en día. Lo que a muchos, no sólo a nosotros, nos puede parecer una chorrada, algunos lo publican y se convierte en un 'boom'. Sabemos que esto funciona así y lamentablemente algunos lo seguirán haciendo mucho tiempo.

Ondárroa, un internacional por cada 4.200 habitantes

-¿Es consciente de que Ondárroa (de apenas 8.400 habitantes y 3,60 km2) es el sitio con más internacionales por metro cuadrado ahora mismo?

Es una casualidad pero estar con otro de Ondarroa en la selección es un orgullo, bueno para nosotros y para el pueblo. Que haya dos jugadores a este nivel no se ve en casi ningún otro sitio. Esperamos tanto Kepa como yo seguir viniendo mucho más tiempo.

-A nivel personal usted en estos 14 meses que lleva en Bilbao ha vivido de todo. Las cosas no iban bien cuando llegó con Ziganda; con Berizzo se empezó bien pero de repente todo pasó a ir mal y ahora con Garitano el equipo ha reaccionado. ¿Cómo ha vivido ese carrusel de emociones?

Fue difícil nada más llegar. Sabía también el riesgo que iba a tomar por irme al Athletic en ese medio año que le restaba a la temporada. Es un gran club que su nombre se escucha en todo el mundo pero en ese momento el equipo no estaba bien. Era evidente y todos lo sabíamos pero uno tiene que tomar riesgos en esta vida. Necesitaba un cambio, necesitaba vivir otro tipo de experiencias, otro tipo de situaciones, estar con otra gente. Lo sigo repitiendo: nunca me voy a arrepentir de la decisión que tomé. No fue nada fácil ni para mí ni para mi familia... Pero oye, ahí estamos. Le hemos dado la vuelta. Ha sido un año bastante difícil. Complicado porque los resultados tampoco ayudaban y quieras o no le das vueltas a la cabeza. Pero ahora, poco a poco, con Gaizka estamos levantando todo eso. Tenemos la suerte de que cuando el equipo no va bien nos apoya y creo que es un gran punto a nuestro favor. Esperamos seguir igual de bien, sacando partidos adelante para estar al final de año ahí arriba. Ahora la afición se está animando más.

«Nunca me voy a arrepentir de la decisión que tomé, no fue nada fácil ni para mí ni para mi familia»

-El cambio ha sido muy radical de Garitano a Berizzo. ¿Qué ha cambiado más allá del orden y los esfuerzos físicos que obligaba el anterior sistema? Imagino que cuando no se gana a nadie durante tantas jornadas uno se preocupa y llega a pensar... ¡Qué igual bajamos!

Sí, cuando te ves en esas posiciones tan abajo, van pasando partidos y no eres capaz de remontar todo eso mientras los demás están sumando uno se plantea todo. Te repito: nosotros sufrimos, sabemos cuando perdemos y se está abajo que debemos apretar. No fue nada sencillo ni para el equipo ni para el entrenador que era Berizzo en ese caso. Ahora jugamos bastante más ordenados y por eso estamos sacando partidos y resultados adelante. Iremos mejorando con el balón pero tampoco era cosa de cambiarlo todo nada más llegar. Creo que nos viene bien estar con Gaizka, confía plenamente en nosotros y nosotros en él. Están siendo partidos bonitos y muy interesantes.

-¿Le ha presionado en algún momento ser el fichaje más caro del club? ¿Escuchar que ha costado 32 millones afecta a la hora de jugar?

No, uno ya sabe lo que puede dar y si hoy en día se paga eso por un futbolista es que lo puedes valer. Tengo la conciencia tranquila en ese sentido, desde que llegué intento dar el máximo cada partido y si uno todo la afición te lo agradecerá por lo que no pensarán en el precio. No habrá ese rún-rún de cómo hemos pagado 30 por este. La clave es dar el máximo en cada partido, disfrutar e intentar que la gente también disfrute.

«Es un gran club que su nombre se escucha en todo el mundo pero en ese momento el Athletic no estaba bien»

-Una curiosidad... La camiseta del Athletic que tenía fe pequeño que vimos en su presentación... ¿la tenía guardada todavía?

Obviamente soy vizcaíno y siempre he contado lo mismo con mucho orgullo. Yo salgo de un pueblo en el que la mayoría, un noventa y algo por ciento es del Athletic, entre ellos todos mis familiares. Es normal que yo salga del Athletic. Eso no quiere decir que desde que a los 14 fuera allí a la Real y el tiempo que he estado yo haya peleado por ella como el que más. ¿Por qué? Porque era mi trabajo y me tocaba defender mi escudo y mi camiseta en ese momento. Ahora me toca defender otro escudo donde me siento muy agusto y muy feliz, sobre todo por la confianza que me ha dado la gente y el club.

Regreso a Donosti

-¿Qué tal cuándo ha vuelto a San Sebastián más allá de para jugar los partidos?

Siempre hay alguno que salta pero he ido unas cuantas veces desde que salí de allí y no he tenido ningún problema. Seguiré yendo, no voy a dejar por eso de ir a San Sebastián que es una ciudad bonita en la que tengo muchos amigos y muchos muy buenos recuerdos.

-Tras estos resultados positivos, en Bilbao ya se habla de Europa como objetivo. ¿hay que cambiar la mentalidad para lograrlo?

Hace poco estábamos abajo y parecía que esto se iba a hundir. Ahora en muy pocos partidos cambia, ves que hay opciones de meterse arriba por lo que muchos de suman al carro y parece que ahora debemos ir por obligación... Vamos a ir cada partido demostrando que podemos llegar a estar arriba a final de temporada. Obviamente es lo que todos queremos pero no va a ser nada fácil porque hay muchos equipos. Tenemos que seguir sumando cada jornada. Si se puede llegar bien y si al final no pasa pues será una lástima porque a todos nos gustaría poder conseguirlo..

«¿Europa? Poco a poco, hace poco estábamos abajo y parecía que esto se iba a hundir»

-Ese era uno de sus deseos cuando fichó además...

El objetivo de muchos clubes de mitad de tabla para arriba siempre es entrar en esos puestos pero esta campaña será más complicado de lo normal porque los que parecía que no optaban aprietan por ello. Por ejemplo cuando vas a Getafe, Vitoria o Eibar es complicado sacar los partidos adelante. Ellos lo están haciendo muy bien, quieren estar ahí arriba, pelean los 90 minutos como animales y es difícil ganarles. Por tanto, la clave es respetar a cada rival ya que se está viendo que hay mucha igualdad. Algunos que parecían que iban a estar abajo compiten de lujo por meterse arriba. Por eso hay que ir con humildad y respeto a sacar partidos para poder estar ahí.

-Se le resiste marcar esta campaña...

Me falta un gol (ríe). Llevaba unas campañas con tres-cuatro goles por temporada y por ahora me está costando en el Athletic. Bueno, quedan unas cuantas jornadas y esperemos que llegue.

«Me falta un gol con el Athletic, marcar el que nos lleve a Europa sería terminar el año increíblemente bien»

-Quizá anote el que les lleve a Europa...

Eso sería terminar el año increíblemente bien.

-Por último, ¿para usted clasificarse para la Eurocopa 2020 será aún más especial porque se juega en Bilbao?

(Ríe) La verdad es que sería muy bonito el competir allí, en casa. Esperemos clasificarnos y con buenas sensaciones.