Fútbol

Rubiales, vicepresidente de la UEFA

Luis Rubiales. /Rodrigo Jiménez (Efe)
Luis Rubiales. / Rodrigo Jiménez (Efe)

El presidente de la Federación Española, tras ser propuesto por Ceferin, accede al cargo con 41 años y sólo cuatro meses después de entrar a formar parte del comité ejecutivo

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENBAKÚ

Tras apenas un año como presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales ha sido elegido por unanimidad de todos los miembros del comité ejecutivo de la UEFA, reunido en Bakú con motivo de la final de la Europa League entre Chelsea y Arsenal, como nuevo vicepresidente de la institución europea.

El dirigente español fue propuesto por Aleksander Ceferin, con el que mantiene una gran relación desde su llegada al cargo, después de que hace menos de cuatro meses (el 7 de febrero) fuese elegido miembro del comité ejecutivo en el 43 Congreso Ordinario celebrado en Roma y ya es el vicepresidente más joven de la UEFA (aún no ha cumplido los 42 años) y uno de los más jóvenes de la historia de este organismo.

Rubiales, además de su trayectoria en el fútbol -fue presidente de la AFE y vicepresidente del sindicato europeo FIFPro- es licenciado en derecho y sustituye al alemán Reinhard Grindel como vicepresidente de la UEFA. Por su parte el francés Noel Le Graet será miembro europeo del Consejo de la FIFA hasta el próximo Congreso Ordinario de la UEFA en 2020, remplazando al citado Grindel.

En el comité ejecutivo de la UEFA celebrado en el Hilton Baku de Azerbaiyán se ha decidido la sede de la final de la UEFA Women's Champions League de 2021, que tendrá lugar en el Gamla Ullevi de Gotemburgo (hay que recordar que la de 2020 será Viena, la masculina de ese año en Turquía y la de la Europa League en la localidad polaca de Gdansk), así como la aprobación de varios reglamentos de competición y técnicos de diferentes torneos, reglamentos de seguridad y normas de procedimiento que rigen el Organismo de Control Financiero de Clubes y un protocolo médico para golpes sufridos por futbolistas en el transcurso de los encuentros. «La salud de los jugadores es lo más importante y creo firmemente que las normativas vigentes sobre conmociones necesitan una actualización para proteger a los jugadores y permitir a los médicos realizar un diagnóstico apropiado sin perjudicar a los equipos afectados», explicó después Ceferin.

Además se aprobó la lista de acceso a las competiciones de clubes del periodo 2020-21 y el principio de que a todas las federaciones que se encuentren por debajo del puesto 50 de la clasificación (51 a 55) se les asignan permanentemente dos puestos en la UEFA Europa League y además a partir de ahora los países que no reconocen a Kosovo, excepto en aquellos casos en el que el Comité Ejecutivo de la UEFA haya decidido una exclusión por motivos de seguridad (actualmente Serbia y Bosnia-Herzegovina), y no deseen jugar en casa contra clubes de Kosovo o selecciones nacionales kosovares en su territorio tendrán que organizar sus partidos como locales en terreno neutral aunque estarán obligados a aceptar el jugar los partidos a domicilio en Kosovo.

Sevilla y la final de la Europa League 2021

La próxima reunión del comité ejecutivo de la UEFA está prevista para el 24 de septiembre de 2019 en Liubliana (Eslovenia), y allí se tomará la decisión sobre la sede de la final de la Liga Europa de 2021, para la que compiten las candidaturas del estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla y del Dinamo Arena de Tiflis, donde se jugó una Supercopa entre Barcelona y el Sevilla en 2015 resuelta con un gol de Pedro (5-4).

Desde hace unos meses la entidad hispalense realiza obras de remodelación de la tribuna de Preferencia para su adecuación a los requerimientos del máximo organismo del fútbol europeo que ve con buenos ojos que el Sevilla, con cinco títulos -el campeón que más veces ha conquistado este torneo-, sea el que albergue la final después de que en 2017, tras presentar su candidatura a ser sede de la final de la Liga Europa de la presente temporada 2018-2019, el comité ejecutivo optase por el estadio Olímpico de Bakú.