Enfrentamiento FEF-LaLiga

Rubiales: «Hay una obcecación por el beneficio que lleva a estar pendiente de qué hora es en China»

Luis Rubiales./EFE
Luis Rubiales. / EFE

El presidente de la Federación advierte de que si no se llega a un acuerdo para la firma de un convenio con LaLiga, el organismo que preside impondrá una franja horaria en la que jugar los partidos

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Nuevo capítulo en la guerra entre la Federación Española de Fútbol (FEF) y LaLiga por el control de los horarios de la competición liguera. Luis Rubiales, presidente de la FEF, señaló que existe «una obcecación por maximizar el beneficio» que lleva a estar pendiente «de qué hora es en China o en Estados Unidos» para que los encuentros tengan más audiencia, pero subrayó que «los horarios que se están aplicando van contra la salud de los futbolistas, de los árbitros y de los que están viendo esos partidos».

Por ello, advirtió de que si no se llega a un acuerdo para la firma de un nuevo convenio entre Federación y LaLiga que fije una franja horaria en la que disputar los partidos, su organismo optará por ejercer la potestad que asegura que tiene para imponerla.

Y es que a pesar de que según un informe del Consejo Superior de Deportes (CSD) hecho público este miércoles, «LaLiga es como regulador y controlador de los derechos de televisión quien debe fijar los horarios», desde la Federación entienden que «cuando no hay un convenio entre ambas instituciones», deben desempeñar «la función de garante de todo el fútbol profesional y del no profesional».

Una capacidad, que según aclaró el propio Rubiales, no supondría decidir el horario de cada partido sino las franjas horarias en las que se pueden disputar. De hecho, la Federación ha aprobado el establecimiento de un «periodo protegido por razones de salud», que va del 20 de mayo al 15 de septiembre de cada año, en coincidencia con los meses de más calor, en el que los encuentros de las competiciones oficiales de ámbito estatal no podrán iniciarse antes de las 19:30 horas.

«Dicen que es un capítulo más de la guerra entre LaLiga y la Federación, pero yo no lo veo así. Hemos pedido al CSD que atienda nuestras peticiones y lo ha trasladado a la AEPSAD (Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte). Vamos a intentarlo por las buenas y, si no, ejerceremos las herramientas que tenemos para ello», apuntó.

Por su parte, el CSD se reunirá en los próximos días con los máximos representantes de Federación y Liga, tras la solicitud de ambos organismos para que ejerza de mediador con el fin de favorecer que ambas organizaciones alcancen un acuerdo para la renovación del convenio que firmaron en 2014 y que vence el 30 de junio próximo.

«Confiamos en que la Federación de Fútbol y LaLiga dejen a un lado sus enfrentamientos personales por el bien del fútbol español. Por nuestra parte no va a quedar y vamos a poner todo nuestro empeño por alcanzar el consenso», señaló María José Rienda, presidenta del CSD.

«Los horarios los va a seguir poniendo LaLiga. Ha habido una resolución y estoy muy tranquilo», zanjó por su parte Javier Tebas, presidente de LaLiga, en un acto en Madrid.