Uruguay no quiere sorpresas con Egipto

Salah finalmente será de la partida con Egipto./Reuters
Salah finalmente será de la partida con Egipto. / Reuters

Los charrúa, que desde 1970 no comienzan un Mundial con victoria, quieren iniciar con buen pie su andadura ante un rival que recupera a su estrella Salah

Axel Guerra
AXEL GUERRA

Uruguay y Egipto cierran este viernes en Ekaterimburgo (14.00 horas, Cuatro) la primera jornada del grupo A, que comparten con Rusia y Arabia Saudí. La selección charrúa parte con el cartel de favorita después de alcanzar las semifinales y los octavos de final en las dos últimas ediciones, mientras que para los egipcios será una jornada histórica porque volverán a disputar un choque mundialista 28 años después de la última vez.

El equipo de Óscar Tabárez ha llegado a Rusia en pleno proceso de rejuvenecimiento y el Mundial se presenta como la última oportunidad de gloria para el bloque de futbolistas que lograron la Copa América en 2011. Uruguay, que no gana el primer partido de un Mundial desde 1970, será el equipo pragmático y difícil de superar de siempre, que en defensa estará liderado por los atléticos Godín y Giménez. En ataque, el combinado celeste cuenta con dos de los mejores delanteros centros del mundo, Cavani y Luis Suárez. El futbolista del Barcelona volverá a jugar un partido de la máxima competición entre selecciones después de su mordisco a Chiellini en 2014.

En el lado contrario, estará Egipto, entrenado por un viejo zorro como Héctor Cúper, que se hizo cargo del equipo en 2015 y ha formado un grupo compacto, seguro en defensa y resolutivo en ataque gracias a la habilidad de Salah, el máximo goleador de la fase de clasificación de las selecciones africanas con cinco goles en ocho encuentros. Cúper ha confirmado que el delantero del Liverpool se ha recuperado de la lesión que se produjo en la final de la Champions League y será de la partida «casi al cien por cien». Otro futbolista a seguir es el joven Sobhi, que juega en el Stoke City de la Premier inglesa y es la mayor promesa futbolística del país de los faraones.

El encuentro también puede entrar en la historias de los mundiales si cuando el balón eché a rodar en el estadio más pequeño del campeonato junto al de Kaliningrado (35.000 espectadores), Essam El-Hadary está sobre el terreno de juego. Si es así, el portero y capitán egipcio se convertirá a sus 45 años en el jugador de más edad en una Copa Mundial y batirá al guardameta Fary Mondragón, que con 43 años disputó el Mundial de Brasil 2014.

Contenido Patrocinado

Fotos