Todo lo que no se podrá hacer en Rusia durante el Mundial

'Zabivaka', la mascota del Mundial/AFP
'Zabivaka', la mascota del Mundial / AFP

La 21º edición del campeonato trae consigo novedades pero también una serie de restricciones algo excesivas

MELISA CABALEIROMadrid

Han pasado cuatro años desde que Alemania conquistase la cima del mundo en Brasil. Un campeonato, aquel de 2014, al que rodeó mucha polémica por el excesivo gasto económico, las protestas, las huelgas y la violencia entre hinchas por las calles de todo el país. El Mundial de Rusia promete ser el más vigilado de la historia, según afirmó el propio Alexander Shprygin, Líder de la Unión de Hinchas Rusos. Más de 11.000 millones de dólares y 40.000 trabajadores para evitar situaciones como las que se vivieron en el país sudamericano. Incluso el propio Ministerio de Comunicación custodiará la infraestructura tecnológica con el fin de evitar problemas en la red.

Pero la seguridad no es cuestión solo de dinero y de trabajadores. Para evitar problemas, también es necesario restringir todo lo que puede convertirse en problemático. Un total de diez prohibiciones y algunas decisiones polémicas, como la guía de prevención dirigida al colectivo gay en la que se aconseja no realizar gestos afectuosos en público, contextualizan este campeonato que 'parará el mundo' durante todo el mes.

La primera de todas ellas es la imposibilidad de comprar alcohol en botellas de cristal cerca de los estadios. Además, esta sustancia no se puede adquirir en otros sitios donde normalmente lo venden, como en las estaciones de tren. En Moscú no se pueden comprar ni siquiera refrescos en botellas de cristal para evitar cualquier incidente. Esta prohibición no es tan estricta en todos los sitios puesto que, en ciudades como en Ekaterimburgo, la venta de alcohol solo se va a prohibir tres horas antes del partido y cuatro horas después del pitido final.

La segunda restricción es limitar las marchas que no estén relacionadas con el fútbol. Será el propio Ministerio del Interior el que decida en qué hora y lugar se realizan. Además, en Volgogrado por ejemplo, se han restringido las reuniones públicas a 150 personas máximo y solo se podrán celebrar entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde.

Lo que también están muy controlados son los drones . En San Petersburgo, por ejemplo, se establecerá una zona restringida de vuelo para estos aparatos que será de 100 kilómetros cuadrados. Y, algo muy curioso, es que las personas que acudan a los estadios no pueden llevar ni drones ni 'palos selfie'. Así que, si quieren tomarse una foto, tienen que hacerlo a la antigua usanza.

Queda también más que prohibida la venta, el registro y el transporte de cualquier tipo de arma, eso sí, entre el 25 de mayo y el 25 de julio. También se ha hecho pública una prohibición para evitar los graffitis en las publicidades debido a las obligaciones que tiene Rusia con la FIFA.

En cuanto al tráfico, que por lo menos en Krasnodar, sede de la Selección, es bastante intenso, han anunciado varias medidas entre las cuales no se puede viajar en autobús durante los partidos entre ciudades que son sede y otras que no lo son. Además, muchas calles cercanas a los estadios han sido peatonalizadas para evitar una acumulación masiva de coches.

También lo van a pasar mal los amantes de las barbacoas porque en todas las ciudades de Rusia va a establecerse un régimen especial que impida los fuegos para hacer asados o lo que se conoce allí como 'shahlik'. Todo ello por los numerosos incendios forestales que se dan cada verano, especialmente en regiones como Siberia. Esta medida antiincendio deberá seguirse religiosamente y cualquiera que no la cumpla puede ser castigado con una multa de hasta 4.000 rublos -unos 60 euros aproximadamente-.

Por las restricciones y los cambios en las rutas del transporte público, en ciudades como Volgogrado, los días de partido se establecerán como días no laborables, aunque los bares y restaurantes seguirán trabajando igual que siempre.

No a los violentos

Antes del Mundial ya se realizó una lista negra con más de 400 hinchas violentos a los que se les ha impedido conseguir la tarjeta de identificación personal. Esta tarjeta, también conocida como 'Fan ID' permite a su portador viajar durante el torneo sin visa y es necesaria, junto con la entrada, para poder acceder a los estadios.

Sin embargo, las autoridades argentinas parece que no se fían de la seguridad rusa y han hecho viajar a cinco de sus hombres, expertos en combatir la violencia en el fútbol, con la misión de encontrar 'barras bravas' en medio de la marea de hinchas argentinos presentes en Rusia.

Un hecho histórico

Este Mundial pretende marcar un antes y un después en la historia del fútbol. Ejemplo de ello es la iniciativa que han desarrollado en el partido inaugural, en el que, por primera vez ha sido un grupo de chicas las que han recogido los balones en las bandas. En concreto, las 14 afortunadas, cuyas edades oscilan entre los 13 y los 16 años, han sido las chicas del equipo femenino de fútbol Kadeti de la República de Tartaristán. «Las mujeres no son un sexo débil, siempre estamos listas para competir con los chicos al mismo nivel», afirmó Daria Vasilyeva, una de las seleccionadas para trabajar en el partido inaugural.

Además, las vuvuzelas que se hicieron famosas en Sudáfrica 2010, han sido sustituidas en Rusia por las 'cucharas de la victoria'. El sonido de estas cornetas, bastante estridente, lograba distraer a los futbolistas en el terreno de juego e incluso, a los preparadores en los banquillos. Sin embargo, estas cucharas o 'lozhkas', como se las conoce en el país, realizan un sonido silencioso. Un instrumento simple pero con una amplia historia: dos cucharones y una base de goma que actúa de agarre. Estas cuchadas de madera se utilizaban en la antigua Rusia para comer y la tradición era ir dando 'tonadas' que se escuchaban de forma diferente según el tipo de madera que tuvieran estas paletas. 'Las cucharas de la victoria' están arrasando en el mercado y se espera que sean las protagonistas del campeonato, al igual que la famosas vuvuzelas lo fueron en Sudáfrica 2010.

 

Fotos