Una Francia multirracial se lleva su Mundial