Segunda

Una genialidad de Isi levanta el ánimo de la Deportiva

Isi celebra el gol de Kaxe que supuso el 1-0./LaLiga
Isi celebra el gol de Kaxe que supuso el 1-0. / LaLiga

Un jugadón del murciano desatascó un partido gris en el que los de Bolo lograron sacar la victoria con oficio y efectividad

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

La Deportiva vuelve a sonreír y lo hace en un partido gris que resolvió su mago particular, Isi Palazón, con una gran jugada que acabó en el único tanto del partido. Los de Bolo vencieron 2-0 al Mirandés y olvidan así su mala dinámica.

2 SD Ponferradina

Manu García; Son, Trigueros, Russo, Ríos Reina; Sielva, Larrea (Saúl, min. 72), Isi, Valcarce; Kaxe (Asier Benito, min. 88), Yuri (L. Valcarce, min. 55)

0 CD Mirandés

Limones; Carlos Julio, Odei, Cristian (Sergio, min. 51), Franquesa (Vicente, min. 82); Sánchez (Álvaro Rey, min. 68), Álvaro Peña, Marcos, Malsa, Merquelanz; Matheus

GOLES
1-0, min. 36, Kaxe. 2-0, min. 90+5, Benito.
ÁRBITRO
Milla Alvendiz (Colegio Andaluz). Mostró amarilla a Sielva e Isi por parte de la SD Ponferradina y a Cristian, Marcos y Carlos Julio por parte del CD Mirandés
INCIDENCIAS
El Toralín. 5.426 espectadores

Con el reciente recuerdo de las dos derrotas en los dos últimos partidos disputados, la Deportiva salió al césped de El Toralín con un claro objetivo: olvidar todos esos males. Pero para ello, debía liberar su mente y la entrada en el partido indicaba todo lo contrario.

Los primeros compases de esta partido, siempre muy igualado, fueron de color más rojillo. Antonio Sánchez y Álvaro Peña tuvieron las primeras ocasiones de una Deportiva que habitualmente no sale bien a los partidos y que este sábado no fue una excepción.

Poco a poco fue mejorando ante un rival que tampoco le planteó grandes complicaciones a nivel defensivo a un equipo sin apenas rotaciones, el de Bolo, con el único cambio en la portería de la entrada de Manu García en lugar de Caro.

La genialidad de Isi

Comenzó a asomarse por el área rival el conjunto berciano, aunque sin generar grandes ocasiones. Le estaba costando al cuadro de Bolo y solamente una genialidad podía desatascar el partido en este impás.

Esto fue lo que sucedió. Isi cogió la pelota en la banda, rompió a su par y puso un centro al segundo palo que Kaxe solo tuvo que empujar. En la primera ocasión clara de la Deportiva, los de Bolo sacaban a relucir su pegada para adelantarse en el marcador y que las sensaciones fueran mejorando.

El partido, con este tanto, no ganó en brillantez, pero sí en seguridad para la Deportiva. En cada pase, cada acción, cada duelo se sentía una mayor fiabilidad en los hombres de Bolo que, paulatinamente, dieron un paso hacia atrás para salvaguardar el marcador.

Segunda mitad gris

El Mirandés lo intentó, ya en la segunda mitad, pero sin demasiados argumentos. Solo Merquelanz y Álvaro Peña creaban inquietud a la defensa blanquiazul, sólida y crecida con el resultado a favor. Todos trabajaban, todos se fajaban para cerrar cualquier resquicio al cuadro rojillo que no encontraba la manera de encontrar las 'cosquillas' a la Deportiva.

Solo a balón parado, donde las fuerzas se igualan, tuvo alguna opción el Mirandés mientras la Deportiva acechaba a la contra para sentenciar el partido. Luis Valcarce la tuvo, a pase de su hermano, y minutos después anotaría gol, pero anulado por fuera de juego.

Iba a tocar sufrir hasta el final, pero Asier Benito acabó con esta agonía... en el minuto 95. El vasco se quedó solo ante Limones, se fue de él y marcó a puerta vacía, pero el gol fue anulado. El VAR, tras una larga revisión, contradijo al asistente para que el 2-0 subiera al marcador y el partido muriese en este instante.

La Deportiva sumó un nuevo triunfo más y, quizá, el más necesario de lo que va de temporada. Los de Bolo olvidan los fantasmas de los últimos siete días y ganan a un teórico rival directo por la permanencia en un choque poco brillante, pero en el que se cumplió el objetivo de ganar.