La Ponferradina logra su primer triunfo y se exhibe en el Toralín

Los jugadores celebran uno de los goles./
Los jugadores celebran uno de los goles.

El conjunto berciano pasa por encima de un débil Tenerife gracias a los goles de Kaxe, Son y un doblete de un sensacional Yuri

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑAS

La Ponferradina ha presentado todas sus credenciales en Segunda División. Se resistió la primera victoria pero acabó llegando, y de qué forma.

El equipo de Jon Pérez Bolo ha ofrecido una exhibición de fútbol ante un débil Tenerife, al que ha goleado por 4-0 con un espléndido Yuri como artífice de un doblete.

4 SD Ponferradina

Manu García; Son, Trigueros, Russo, Ríos Reina; Sielva, Larrea; Isi, Pablo Valcarce, Kaxe; Yuri

0 CD Tenerife

Ortolá; Pérez, Alberto, Lasso, Mazán; Malbasic, Sipcic; Milla, Dani Gómez, Suso, Aitor Sanz

goles
1-0, Yuri, min.16; 2-0, Son, min.46; 3-0, Kaxe, min.61; 4-0, Yuri, min.74
árbitro
Ais Reig (Colegio Balear) Amonestó a Russo e Isi, por la Ponferradina; y a Aitor Sanz, Alberto Jiménez y Naranjo, por el Tenerife
incidencias
Partido correspondiente a la tercera jornada de LaLiga SmartBank disputado en el Toralín ante 6.000 espectadores

El dominio de los canarios en los primeros minutos fue solo un espejismo de lo que iba a ver esta noche el Toralín. Los visitantes salieron mejor plantados y creando situaciones de peligro en los dominios de Manu García, que finalmente tendría una plácida tarde.

En el primer acercamiento de la Ponferradina, los blanquiazules lograban inaugurar el marcador. Yuri cuerpeó con el zaguero, se zafó de él y engatilló una volea para convertir el 1-0, en el minuto 16.

Tras el tanto berciano, el Tenerife empezó a desaparecer del terreno de juego. Las ocasiones caían del lado deportivista y Kaxe pudo establecer el segundo, pero estrelló el balón en el lateral de la red. También tuvo una ocasión Yuri, con un remate de cabeza que se marchó fuera.

Pudo cambiar el destino del encuentro antes del descanso. Una falta botada por los tinerfeños al corazón del área acababa con un testarazo de Jiménez al fondo de la red, pero el colegiado decretó posición ilegal del jugador y no dio validez al tanto.

Y nada más reanudarse el choque, un contragolpe llevado por Isi dejaría el balón a Son, cuyo centro se envenenó al tocar en un defensa y acababa alojándose en la portería. Era el 2-0 y la puntilla a un frágil Tenerife.

Fin de fiesta

El monólogo fue de los chicos de Bolo. Las ocasiones caían una tras otra y de no ser por un inspirado Adrián Ortolá la goleada pudo ser mayor.

Redondearon la fiesta entre Kaxe, que se encontró el balón en el área y estableció el 3-0; y una obra de arte de Yuri, que regateó y regateó hasta marear al defensa y, en el área chica optó por una 'cuchara' para colocar el 4-0 y cerrar la fiesta de la primera victoria en el Toralín.