Rayo Vallecano

La maldición de Martín Pascual

Paco Jémez en el banquillo del Rayo./Twitter de Alberto García.
Paco Jémez en el banquillo del Rayo. / Twitter de Alberto García.

En apenas 160 minutos, el joven canterano del Rayo Vallecano ha sido expulsado dos veces y ha cometido dos penaltis

MARIO CANOMadrid

El joven Martín Pascual está teniendo un inicio de carrera de pesadilla. El canterano de 20 años del Rayo Vallecano ha disputado hasta el momento cuatro partidos, en los que cosecha unos registros de 156 minutos jugados con dos penaltis cometidos y dos expulsiones sufridas.

En su primer partido oficial, el defensa salió como titular contra el Mirandés, pero solo pudo disputar siete minutos de juego y fue expulsado por roja directa después de una revisión del VAR. En su tecer partido fue expulsado de nuevo, esta vez por doble amarilla, la primera, tras provocar un penalti en el minuto 10 otorgado por el VAR, y la segunda y definitiva después de cometer una fea entrada por detrás en el medio campo contra un jugador del Racing de Santander.

En el último partido contra el Alcorcón, el VAR fue de nuevo el peor enemigo de Pascual. El central rayista cometió un penalti que fue revisado en el último minuto de partido tras un codazo involuntario que supuso el empate de su equipo tras la pena máxima anotada por el mediapunta del Alcorcón, Juan Diego Medina.

Después un inicio en el fútbol profesional que parece maldito, todo el vestuario, incluido el entrenador Paco Jémez, han mostrado su apoyo incondicional a la joven promesa rayista. El capitán franjirrojo, Alberto García, salió en defensa de su compañero tras el partido contra el Alcorcón: «Ya me manifesté publicamente. El compañero tiene que estar al lado de alguien que ha sufrido una desgracia. Todo es evitable y corregible, pero debo decir que es un chico que se ha ganado el respeto de todos. Es un ejemplo para cualquier canterano. Defenderemos a todos, pero a él en especial. Es un profesional y se lo ha ganado desde el principio».

Nada más acabar el partido contra el Alcorcón, Paco Jémez criticó duramente al VAR: «Esto no es fútbol, es otra cosa. Un deporte precioso se ha convertido en una comparsa. Es una pena. Ahora cualquier cosa es penalti, roja, amarilla o protagonismo para quién no tiene que tenerlo».

Además, apoyó al joven defensa tras su difícil inicio: «A Martín hay que cuidarlo y lo mejor es tranquilizarle y darle descanso. Tiene una obsesión y en este momento no es buena idea que siga compitiendo. Puede ser buen jugador, pero ahora debemos cuidarlo y que poco a poco vea las cosas de otra manera. En su cabeza no querrá estar nadie ahora».