Jornada 41

El Granada regresa a Primera dos años después

Los jugadores del Granada celebran el ascenso a Primera. / EFE

El equipo dirigido por Diego Martínez empató ante el Mallorca y se aprovechó del triunfo del Málaga en Albacete para acompañar a un Osasuna que ya subió también de forma directa la pasada jornada

EFEGranada

El Granada certificó este martes su ascenso matemático a LaLiga Santander, pese a que aún falta una jornada por disputarse de la LaLiga 1/2/3, dos campañas después de haber descendido.

El equipo dirigido por Diego Martínez empató ante el Mallorca (1-1) y se aprovechó del triunfo del Málaga en Albacete (1-2) para acompañar a un Osasuna que ya subió también de forma directa la pasada jornada.

Este ascenso supone el primer éxito del presidente y máximo accionista del Granada, el chino John Jiang, después de dos fracasos consecutivos, ya que el equipo bajó en su primer curso al frente de los nazaríes y ni siquiera fue capaz de jugar las eliminarías de ascenso para regresar a la máxima categoría la pasada campaña.

Los máximos responsables deportivos del club, Antonio Cordón y Fran Sánchez, acertaron de pleno al confiar el proyecto de esta temporada al joven Diego Martínez, un técnico que se ha revalorizado mucho con su gran papel y que ha sido el gran artífice del ascenso después de que la temporada anterior pasaran por el banquillo rojiblanco tres preparadores: José Luis Oltra, Pedro Morilla y Miguel Ángel Portugal.

Regularidad, competitividad, no pensar más allá del próximo partido y una gran unión, tanto dentro de la plantilla como entre el equipo y la afición, han sido los rasgos más característicos de este Granada y las bases sobre las que ha cimentado su logro.

Martínez ha conseguido mantener al Granada desde la cuarta jornada entre los seis primeros de la clasificación, y cerrará la Liga con 26 jornadas de las 42 del campeonato en zona de ascenso directo, gracias a su sobriedad y fortaleza defensiva

La regularidad de los rojiblancos se certifica al comprobar que es, junto al Albacete, el mejor visitante del campeonato, que no ha estado en toda la Liga más de tres jornadas sin ganar, que sólo en una ocasión ha perdido dos partidos seguidos y que no ha cedido en ningún encuentro por más de un gol de diferencia.

Martínez ha logrado ensamblar un Granada muy fiable con jugadores menospreciados la pasada temporada que han sido fundamentales en la presente (Rui Silva, Germán o Antonio Puertas) y con otros que ya estaban y que han rendido a mucho mayor nivel (Montoro, Quini o Adrián Ramos).

Además, las incorporaciones del pasado verano han ofrecido unas prestaciones muy por encima de lo que se esperaba, al llegar jugadores con calidad pero que llevaban años sin brillar (Fede Vico o Vadillo) y muchos que venían de descender a Segunda B la campaña anterior (Rodri, Fede San Emeterio, Martínez, Pozo, Dani Ojeda).

Drama del Rayo Majadahonda

La pelea por la salvación vivió un capítulo dramático en el estadio Carlos Tartiere. El Oviedo, que aún tenía opciones de alcanzar el playoff, tenía que enfrentarse a un equipo muy necesitado de puntos para mantener sus esperanzas de no descender a Segunda División B.

El Rayo Majadahonda soñó durante muchos minutos con la proeza. En la segunda parte, hasta el minuto 80, llegó a saborear la victoria con un 1-3 a favor en el marcador. Los tantos de Francisco Varela, Héctor Hernández y Dani Romera, daban tres puntos a su equipo con los que seguían con vida en la última jornada.

Sin embargo, en sólo diez minutos, el Oviedo marcó tres goles. Un par de Joselu, el último en el minuto 95, y otro de Carlos Hernández, bajaron a la tierra al Rayo Majadahonda, que entre lágrimas bajó de categoría rodeado de la alegría del Oviedo, que necesitará una carambola para acabar en la sexta posición.

Ese resultado afectó de rebote a tres equipos que se salvaron matemáticamente después de firmar el mismo resultado en sus partidos: 0-0.

El Lugo y el Tenerife se enfrentaron pendientes del resultado del Rayo Majadahonda. Al final, en un partido sin goles, ambos se llevaron una alegría gracias al Oviedo y los agobios se acabaron para dos clubes que han sufrido durante toda la temporada. El año que viene, estarán en Segunda División.

Como el Numancia, que pese al buen partido del Zaragoza en La Romareda, aguantó el resultado y también, con otro 0-0, consiguió la permanencia matemática y, como el Lugo y el Tenerife, seguirán un año más en la categoría de plata del fútbol español.

También firmaron un empate sin goles el Elche y el Deportivo. El conjunto gallego tenía la opción de asegurar su presencia matemática en las eliminatorias de ascenso, pero no consiguió los tres puntos con los que habrían amarrado la sexta plaza. La última jornada, en Riazor, pelearán contra el Córdoba, ya descendido, por no perderla.