Bolo, que seguirá en la Ponferradina, tomará decisiones «durísimas»

Bolo, durante la celebración del ascenso./J.L.B.
Bolo, durante la celebración del ascenso. / J.L.B.

El contrato del técnico bilbaíno con la entidad blanquiazul contemplaba la renovación automática en caso de ascenso, como así se ha producido

FERNANDO PÉREZ SOTO

El entrenador de la SD Ponferradina, Jon Pérez Bolo, que confirmó a la conclusión del encuentro ante el Hércules CF (1-0) que supuso el ascenso a LaLiga 1/2/3 su continuidad en el equipo berciano, avanzó, igualmente, que tendrán que tomar «decisiones que serán durísimas».

El contrato del técnico bilbaíno con la entidad blanquiazul contemplaba la renovación automática en caso de ascenso, como así se ha producido, por lo que Pérez Bolo vivirá al frente de la SD Ponferradina su primera experiencia en la categoría de plata, después de su anterior andadura en el histórico Arenas.

Bolo reconoció que supone «todo un orgullo seguir representando al Bierzo» y recordó como «en los malos momentos, tras una gran primera vuelta y donde hubo dudas, salidas y llegadas de jugadores, todo fueron facilidades para salir de la situación» y nunca tuvo, dijo, «dudas sobre que el puesto corriera peligro y ese apoyo y ánimo me hizo más fuerte y me ayudó a creer más».

Algunos de los jugadores más representativos del plantel deportivista, como el capitán y máximo goleado Yuri de Souza, o el lateral Ríos Reina, otro de los veteranos del equipo, confirmaron su intención de querer seguir vinculados a le entidad.

También uno de los héroes de la fase de ascenso, el extremo Isi Palazón, autor de dos de los cuatro goles en la eliminatoria ante el Hércules CF, aseguró que continuará en el equipo al tener contrato en vigor, pero hay otros jugadores cuya continuidad no está asegurada.

Por ello, Pérez Bolo, que en poco tiempo tendrá que volver a iniciar los entrenamientos, ya de cara al inicio del campeonato en LaLiga 1/2/3 reconoció que le gustaría que «fuera posible y se va a intentar que continuaran los más posibles, pero esto es fútbol y seguramente habrá que tomar decisiones durísimas».

Otros jugadores que llegaron en el mercado invernal en calidad de cedidos y que se convirtieron en piezas claves en el esquema del entrenador vasco, casos del guardameta Manu García, cedido por el Extremadura o el centrocampista, Pablo Larrea, por el CD Numancia, tendrán que volver, en principio, a sus clubes de origen.