Especial Liga

Un torneo sin bote neutral, pero con tarjetas al banquillo

Mateu Lahoz, hablando con Sergio Ramos./Reuters
Mateu Lahoz, hablando con Sergio Ramos. / Reuters

La competición, en pleno contencioso entre la Federación y LaLiga por los horarios, estrena novedades

JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Con el conflicto de los horarios entre LaLiga y la Federación en pleno auge todo el verano, hasta el punto de llegar a los juzgados, la Liga regresa finalmente con fútbol de viernes y sin partidos de lunes, al menos hasta que llegue una resolución en firme. Lo hace además con un buen puñado de novedades reglamentarias que a buen seguro dejarán otras tantas polémicas a lo largo del año II después del VAR. Pese a que en algunos casos se trata de pequeños retoques, las nuevas normas aportarán matices al juego que el Comité Técnico de Árbitros ha querido explicar mediante charlas y material a los 42 equipos de Primera y Segunda.

-Las sustituciones. Los cambios de jugadores se seguirán haciendo igual que hasta ahora salvo cuando el árbitro interprete que se está perdiendo tiempo deliberadamente, en cuyo caso puede obligar al jugador a salir del césped por la línea más cercana, siempre teniendo en cuenta el sentido común y atendiendo a la posibilidad de que exista algún tipo de riesgo. Si el árbitro aprecia que el futbolista no hace caso a sus indicaciones, puede amonestarlo.

-Las tarjetas al banquillo. Regresan las cartulinas para entrenadores y el resto de miembros del cuerpo técnico ante la confusión entre advertencia y amonestación.

-Tiros libres en el área y saques de puerta. Los rivales tienen que estar fuera del área mientras el balón permanezca parado y en posesión del portero. Sin embargo, si el guardameta opta por sacar rápidamente, sin detener la pelota, los rivales pueden estar en el área, aunque tienen no pueden obstaculizar el saque.

-Balón a tierra. Desaparece como tal el bote neutral y siempre se le va a dar el balón al equipo que lo tenía para ponerlo en juego desde el punto exacto donde tocó el balón por última vez y no donde estuviese la pelota, excepto en el caso de que estuviese dentro del área, ya que entonces el balón será para el portero. El resto de jugadores deberán permanecer a cuatro metros de distancia en el momento en el que se pone en juego el balón.

-Las barreras. Los jugadores atacantes deberán estar al menos a un metro de la barrera, ya sea en posición lateral o frontal.

-Los porteros en los penaltis. Sólo podrán adelantar un paso en los lanzamientos desde el punto fatídico, nunca dos. Una pierna debe permanecer sobre la línea de gol y sólo se repetirán los penaltis cuando se trate de algo evidente o exagerado, un supuesto que implicará amarilla.

-Las manos. Uno de los grandes objetos de discusión cuando se juzga la labor arbitral y la unificación de criterios son las acciones de mano, tanto en el área como en otras zonas del campo. En líneas generales, será infracción cuando la mano sea deliberada o cuando implique gol u ocasión, ya que siempre que el atacante toque el balón con la mano para marcar será punible aunque sea accidental, y si es deliberada, será amarilla. También implicará infracción cuando esté a la altura del hombro o superior, aunque el jugador que toque el balón esté de espaldas, y si la mano se produce en posición antinatural para ocupar más espacio, aunque sea involuntario. Por contra, no es infracción cuando el futbolista esté en posición natural, cuando impacte en la mano después de haber sido jugado, cuando toque de rebote en posición natural y cuando toque en el brazo de apoyo y éste no esté separado del cuerpo.

Mediapro denuncia a Velasco Carballo y a la Federación por apropiación indebida del material del VAR

Mediapro ha denunciado a Carlos Velasco Carballo, Presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), y a la Federación Española de Fútbol (FEF), como responsable civil subsidiaria, por apropiación indebida del material que la empresa había depositado en las instalaciones de la FEF en Las Rozas para la prestación del servicio del VAR durante la pasada temporada.