Jornada 4

Ter Stegen fragua la remontada del Barça

Ter Stegen despeja un balón en Anoeta. / EFE

El portero alemán salvó al equipo azulgrana con 1-0 justo antes de los goles de Luis Suárez y Dembélé

JESÚS BALLESTEROS

Son los goles la salsa del fútbol. Sin ellos no habría victorias, pero con su ausencia también se definen partidos e incluso campeonatos. Ter Stegen se hizo mayúsculo en la tarde del estreno de Anoeta, para erigirse en los cimientos sobre los que el Barça construyó su remontada y victoria final frente a la Real Sociedad. Sigue pues invicto el líder de la Liga sumando sus partidos por victorias. La cuarta se fraguó tras sendos errores de Rulli en el área de la Real, pero sobre todo en dos inmensas paradas del meta azulgrana, que logró empequeñecer su portería ante Theo Hernández y Juanmi. La ausencia de puntería de los locales determinó el devenir del choque. Sobre todo, porque no jugó bien el Barça. No encontró el ritmo adecuado para generar ocasiones de peligro. Sirva como ejemplo que el primer tiro a puerta no llegó hasta pasada la primera media hora.

En ese sentido, y más allá del resultado final, la primera mitad de la Real Sociedad fue la más completa de las que hasta ahora ha disputado el equipo de Asier Garitano, que sólo ha ganado un partido de los cuatro disputados. Más de media hora necesitó el Barcelona para lanzar siquiera a la portería defendida por Rulli. El meta argentino no tendría que intervenir hasta las postrimerías del primero de los tiempos en una jugada polémica que terminaría con tiro de Piqué y despeje del portero de la Real.

1 Real Sociedad

Rulli, Zaldua, Elustondo, Moreno, Theo Hernández, Zurutuza (Jon Bautista, min. 73), Rubén Pardo (Sangalli, min. 82), Illarramendi (Merino, min. 82), Zubeldia, Oyarzábal y Juanmi.

2 Barcelona

Ter Stegen, Semedo (Coutinho, min. 46), Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Rakitic, Sergi Roberto, Rafinha (Busquets, min. 56), Messi, Demélé (Vidal, min. 77) y Luis Suárez.

ÁRBITRO:
Del Cerro Grande (comité madrileño). Amonestó a Illarramendi y Umtiti.
GOLES:
1-0. min. 12. Aritz Elustondo. 1-1. min. 63. Luis Suárez. 1-2. min. 66. Dembélé.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la 4ª jornada de Liga, disputado en el estadio de Anoeta. 26.756 espectadores.

De principio a fin fue un duelo incómodo para los de Ernesto Valverde, que suelen penar tras los compromisos internacionales. El técnico necesitó mover el once de inicio por aquello de las rotaciones y de que en apenas unos días arranca la Champions. Pero hay jugadores que no terminan de romper. Sin Busquets ni Coutinho, penó en exceso el Barça. Sin control alguno era imposible verlo en la zona de peligro generando ocasiones de gol. Los cambios que llegarían tras el descanso, con la entrada de Coutinho y Busquets, precisamente, eran más que obvios. Casi a la hora de partido, el conocido como once de gala ya estaba sobre el verde de Anoeta.

Messi buscaba el balón retrasando su posición y cambió algo el panorama, pero el cuadro donostiarra estaba notablemente plantado y lo dejaba todo a un posible contragolpe. Si bien, el gol llegaría a balón parado tras un soberbio disparo de Elustondo, que se adelantó a la zaga culé y que hizo imposible la intentona de Ter Stegen.

Sería la única que el portero azulgrana no alcanzaría a tapar en toda la tarde. El recital del guardameta alemán en Anoeta fue magistral. Sería clave en la remontada azulgrana pese a que suya no sea la gloria de los goles. Porque justo antes de los que marcaran Luis Suárez y Dembélé, el portero internacional del Barça sacaría dos goles cantados, en sendos uno contra uno, a Theo Hernández y Juanmi en apenas dos minutos.

Se lamentaba Anoeta, que caería en el amargor cuando su portero Rulli erró en otras tantas salidas. No fallaron ni Luis Suárez ni Dembélé, que le ha cogido el gusto a esto de marcar con la elástica culé. Casualidad o no, la remontada llegó con el once más esperado, pero también en sendas jugadas a balón parado. Una suerte que se repite con cierta frecuencia en este inicio de temporada. Lejos de tener el control, el Barça buscó aguantar el resultado con la entrada de Arturo Vidal.

Aun así, pudo la Real amargar la tarde al líder. Juanmi la volvió a tener en los últimos minutos, pero su remate de cabeza no encontró la red. La brutal asistencia de Merino mereció mejor premio final. Garitano se lamentaba a ras del verde viendo cómo su suerte sigue esquiva cuando de enfrentarse al Barça se trata.

Más información

Sería la única que no alcanzaría a tapar en toda la tarde. El recital del portero alemán en Anoeta fue magistral. Sería clave en la remontada azulgrana pese a que suya no sea la gloria de los goles. Pero justo antes de los que marcarían Luis Suárez y Dembélé, el portero internacional del Barça sacaría dos goles cantados, en sendos uno contra uno, a Theo Hernández y Juanmi en apenas dos minutos.

Se lamentaba Anoeta que caería en el amargor cuando su portero Rulli erró en otras tantas salidas. No fallaron ni Luis Suárez ni Dembélé que le ha cogido el gusto a esto de marcar con la elástica culé.

Casualidad o no, la remontada llegó con el once más esperado, pero también en sendas jugadas a balón parado. Una suerte que se repite con cierta frecuencia en este inicio de temporada. Lejos de tener el control, el Barça buscó aguantar el resultado con la entrada de Vidal.

Aun así pudo la Real amargar la tarde al líder. Juanmi la volvió a tener en los últimos minutos, pero su remate de cabeza no encontró la red. La brutal asistencia de Merino mereció mejor premio final. Garitano se lamentaba a ras del verde viendo como su suerte sigue esquiva cuando de enfrentarse al Barça se trata.

Contenido Patrocinado

Fotos