Jornada 6

El colista muestra las vergüenzas del Barça

Messi, en una acción ante Óscar Rodríguez. / Óscar del Pozo (Afp)

El Leganés suma su primera victoria al remontar el gol de Coutinho en apenas 68 segundos gracias al acierto de El Zhar y Óscar Rodríguez

JESÚS BALLESTEROSMadrid

Amagó el Girona, pero ha sido el Leganés el que ha terminado de mostrar las vergüenzas del Barcelona. El vigente campeón ha sufrido su primera derrota de la temporada repitiendo errores y dejando claro que ha perdido la sobriedad defensiva de antaño. Comprobó, en apenas 68 segundos, como el colista evidenciaba el bajón defensivo que han dado los pupilos de Valverde. Ese fue el tiempo que transcurrió del gol de Nabil El Zhar al segundo de Óscar Rodríguez. Gazapo gordo el del Barça en Butarque donde el guión impuesto por Mauricio Pellegrino salió a la perfección pese al gol inicial de Coutinho. El partido 700 de Messi no pudo tener peor celebración y la semana de tres encuentros ligueros ya se ha convertido en una auténtica pesadilla para los azulgrana.

2 LEGANÉS

Cuéllar; Juanfran, Bustinza, Tarin, Silva; Carnero, Rubén Pérez, Vesga (Sabin Merino, min. 82), El Zhar (Nyom, min. 85; Óscar Rodríguez (Gumbau, min. 74), En-Nesyri.

1 FC BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Vermaelen (Jordi Alba, min. 71), Busquets, Rakitic, Coutinho, Dembélé (Malcom, min. 71), Messi y Munir (Luis Suárez, min. 60).

Árbitro:
Undiano Mallenco (navarro). Amonestó a Rubén Pérez, Bustinza, Umtiti, Vermaelen, Nyom, En-Nesyri.
goles
0-1. min. 12. Coutinho. 1-1. min. 52. El Zhar. 2-1. min. 53. Óscar Rodríguez.
INCIDENCIAS
Estadio de Butarque. 12.400 espectadores para la sexta jornada en LaLiga 18-19.

Y todo, porque el Barça ha convertido sus partidos en auténticos carruseles en los que no hay control ninguno por parte de nadie. Se juega a tumba abierta y, con la moneda al aire, el resultado final es impreciso. Bien es cierto, que la enorme calidad de los jugadores de Valverde ayudan a que en la mayoría de los casos la victoria pueda caer del lado azulgrana, pero en las dos últimas jornadas, este tipo de fútbol se está atragantando. Las rotaciones no funcionan, y el equipo sigue echando en falta algo más de aportación de los pesos pesados. La primera victoria del Leganés del curso deja tocado al mismo equipo que el curso pasado sólo perdió un choque en toda la Liga... cuando ya era matemáticamente campeón.

Tanto Valverde como Pellegrino salieron con guiones muy claros y parecía que con el gol de Coutinho a los 12 minutos de juego, la línea de cinco defensas del técnico argentino iba a perder todo el sentido. Pero este Barça ha perdido el control del juego, ha dejado de manejar los partidos a su antojo y el Leganés hizo lo que quiso del conjunto culé en la segunda mitad.

El penoso estado de forma de jugadores como Piqué (impropio su error en el segundo gol del Leganés), tampoco ayuda a que el Barça disminuya la sangría de goles recibidos. La presencia de Vermaelen en el lateral zurdo permitió a En-Nesyri hacer de su banda una auténtica autopista. Pero la fragilidad atrás no es nueva, no es algo de esta semana de tres partidos, porque el Barça ha ido por detrás en el marcador hasta en cuatro de las jornadas disputadas en esta Liga. Se las prometían felices en Can Barça con el golazo de Coutinho, pero el Leganés se comió al vigente campeón de Liga en sólo 68 segundos. Los que pasaron desde el gol de Nabil El Zhar y el de Óscar Rodríguez (enorme el debut como titular de este joven futbolista). Dos remates, con dos errores en defensa del Barça y Butarque celebrando la locura.

Tal era el estado del Barças que Valverde había realizado todos sus cambios en el minuto 71. De nuevo al verde jugadores fijos como Jordi Alba y Luis Suárez, además de Malcom que sigue buscando la oportunidad para mostrar su valía. A raíz de la remontada local, el Barça se volcó en la portería de Cuéllar, pero sin el control del juego. Las galopadas de En-Nesyri traían de cabeza a la zaga azulgrana. Aunque las paradas del choque las haría el meta pepinero a tiros de Coutinho y Rakitic. En apenas unos segundos de diferencia, Cuéllar levantó a su gente evitando el empate de un Barcelona que terminó frustrado y protestando al árbitro por el tiempo añadido.

 

Fotos