Mercado de fichajes

Kevin Prince, el '9' más express desde Romerito

Kevin Prince Boateng, durante su debut como culé en el Pizjuán./Reuters
Kevin Prince Boateng, durante su debut como culé en el Pizjuán. / Reuters

El debut sin apenas conocer a sus compañeros de Boateng recuerda al punta usado por Cruyff o al debut de Juanfran con el Atlético... en el Bernabéu

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Pocos jugadores con un rendimiento tan escaso como el de Julio César Romero Insfrán han dejado un poso tan importante en la afición del Barcelona. Y eso que nadie le recuerda por su nombre real, sino por su apodo: 'Romerito'. El paraguayo, uno de los más queridos en el país y que había brillado en el Fluminense hasta ser elegido mejor jugador de Sudamérica, es considerado el fichaje más exprés y recordado de la historia reciente del Barcelona. Una 'genialidad' de Cruyff que debutó en un 'Clásico' 48 horas después de haber fichado en un 0-0 en abril de 1989 cuando muchos esperaban a Francescoli o Laudrup como sustituto de Jose Mari Bakero, llegado como punta a Can Barça. Fue titular por delante de Gary Lineker, falló tres ocasiones clarísimas y tres meses después de llegar (por 40 millones de pesetas pedidas como adelanto a un operador de televisión). Se fue tras marcar un gol al Málaga en su último partido que le ovacionó en medio del pitorreo general dada su fama de gafe. Pasó también por el Cosmos de Pelé, que le incluyó en 2004 en una lista de los 125 mejores jugadores de la historia (vivos en 2004).

El debut sorpresa de Kevin Prince Boateng en Sevilla, con un entrenamiento y en un duelo de ida de los cuartos de final de Copa, coloca al delantero germano-ghanés en una posición muy similar a la del paraguayo. No estaba en la lista de peticiones del técnico este veterano futbolista, de 31 años y que llega cedido del modesto Sassuolo donde no era titular indiscutible. Sí sorprendió su llegada, más su titularidad en el Pizjuán por delante de Luis Suárez. Compareció con naturalidad, tratando de olvidar sus recientes problemas de pubalgia. No pudo evitar ser el que menos tocó el balón (38) y apenas dejó un par de piques con Kjaer cuando trataba de asociarse jugando de espaldas como '9' referencia. Se diluyó tras los primeros minutos. «Es un jugador en activo», repitió Valverde varias veces en una coletilla que algunos entendieron como irónica si bien destacó que «conoce el oficio» y que, por tanto, puede ayudar al equipo en la segunda mitad de la temporada. «Está jugando de '9' a un gran nivel, conoce la Liga española (jugó en el Las Palmas) y sabe perfectamente el rol que viene a desempeñar. Se amolda a lo que nosotros buscamos y además estaba disponible». Falló ocho pases y perdió 13 veces el balón en una hora de juego. Veremos si puede coger confianza porque tiene cuatro meses para convencer que su fichaje es un acierto.

Es complicado recordar en el fútbol actual, y sobre todo en esta década, que un futbolista debute en un club del más alto nivel europeo con la temporada ya comenzada y en un escenario tan complicado. El Barça no ha acertado con algunos de sus fichajes en este siglo (Douglas, Keirrison, Henrique, Hleb, Rochemback, Christanval o Chygrynskiy) pero a ninguno de ellos el técnico les puso como titulares en una gran noche con tan poco bagaje en el club. Sólo Maxi López, llegado un 28 de enero de 2005 por la lesión de Henrik Larsson, puede aproximarse, aunque debutó un 6 de febrero y los últimos 13 minutos del partido que el Barcelona perdería 0-2 ante el Atlético. Su momento de mayor gloria azulgrana llegaría menos de un mes después, con un gol al Chelsea. Repasando casos similares encontramos el de Juanfran Torres, firmado precisamente por el club rojiblanco a cambio de cuatro millones de euros procedente de Osasuna el 12 de enero de 2011 para suplir el hueco dejado por Simao Sabrosa que se marchó al Besiktas.

Quique Sánchez Flores sorprendió y en menos de 48 horas le concedió el debut como titular en el Santiago Bernabéu. Lo hizo como extremo, su posición de entonces, casi sin tiempo para conocer a sus nuevos compañeros. El técnico, que luego apenas le reclutó otros cinco duelos jugando sólo dos completos, le mantuvo 89 minutos en el césped. El alicantino se esforzó con la llegada de Gregorio Manzano, que tampoco le concedió mucha continuidad, y le puso por primera vez como lateral por necesidad. Fue Diego Pablo Simeone el que apostó por él como lateral hasta convertirse en indiscutible en la exitosa etapa del Cholo. Le llegó el premio de la selección con Vicente del Bosque (fue campeón de Europa en 2012 al entrar en la lista a última hora por la lesión de Andoni Iraola).

Boateng aún tiene tiempo de conseguir con su fútbol ser algo más que ese '9' inesperado que ni la prensa intuyó su fichaje. Lo que parece complicado es que, cuandos se retire, emule a 'Romerito', que estuvo en política, trabajó en un departamento de márketing del Fluminense y se convirtió en un orador para dar charlas motivacionales a distintos grupos de trabajo.

 

Fotos