Denuncia

Investigan por abusar de un menor al fraile que fundó la cantera del Atlético

Manuel Briñas, entre Morata y Enrique Cerezo, en la presentación del delantero. /Efe
Manuel Briñas, entre Morata y Enrique Cerezo, en la presentación del delantero. / Efe

Los marianistas se comprometen al «total esclarecimiento» de unos hechos ocurridos hace 45 años, pero que la víctima ha denunciado ahora a Manuel Briñas

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La Compañía de María, la orden religiosa conocida como los marianistas, ha abierto una investigación para determinar si uno de sus frailes, Manuel Briñas, cometió abusos sexuales sobre uno o más alumnos menores a su cargo durante su etapa como docente, director deportivo y responsable de los scouts del Colegio Hermanos Amorós, ubicado en el barrio madrileño de Carabanchel.

Briñas, que en la actualidad tiene 88 años y que es una institución en el Atlético de Madrid por ser uno de los fundadores de su escuela de fútbol, la cantera del equipo que dirigió durante años, ha sido acusado de someter de forma continuada a tocamientos, masturbaciones e incluso al menos a una felación a un escolar a su cargo, cuando el chico tenía entre 12 y 14 años. El denunciante, que contó su drama a 'El País' después de 45 años de silencio, asegura que el religioso lo acosó sexualmente entre 1973 y 1975 y que aprovechó para ello, en la mayor parte de las ocasiones, la asistencia de ambos a acampadas o de excursiones a colonias escolares.

La Compañía de María, en una de cuyas residencias en Madrid vive Briñas hoy en día, emitió un comunicado en el que expresó su «estupor y consternación» por la denuncia de unos abusos que asegura que desconocía por completo, al tiempo que pide perdón a la víctima y a su familia, y se ofrece a mantener un encuentro con el perjudicado para «escucharle, pedirle perdón personalmente y ofrecerle ayuda en la medida de nuestras posibilidades».

La dirección de los marianistas indica en su comunicado: «Nos comprometemos en el total esclarecimiento de lo ocurrido, para lo que abriremos una investigación, respetando siempre la voluntad de las posibles víctimas y el derecho a la presunción de inocencia». Además, añade que, «en función de los resultados, se tomarán las medidas oportunas», y anticipan su completa colaboración con todas las instancias competentes en la investigación de los abusos.

Los responsables de la congregación, que piden confianza a las familias de sus alumnos, aseguran estar alineados con la demanda del papa Francisco para que se termine con «las malas prácticas» que antes y ahora se han orientado a encubrir y ocultar estas agresiones a menores.

 

Fotos