Especial Liga 2018-2019

El Huesca espera que su sueño no dure sólo un año

El nuevo entrenador del Huesca, Leo Franco. /EFE
El nuevo entrenador del Huesca, Leo Franco. / EFE

El equipo aragonés debuta en Primera, la categoría a la que regresan el Rayo y el Valladolid

JACOBO CASTRO Madrid

Por primera vez en su historia el Huesca jugará en Primera. Un equipo pequeño, de una ciudad de apenas 50.000 habitantes, pero que una vez que ha llegado a la élite quiere demostrar que está preparado para instalarse en ella.

No sólo la categoría será nueva para los oscenses. Leo Franco, exjugador del club y entrenador de categorias inferiores la pasada campaña, ocupará el hueco dejado por Rubi, técnico del ascenso que se ha marchado al Espanyol. A la baja del entrenador se le han sumado otras de hombres importantes como el portero Remiro, el central Jair Amador y el lateral Alexander González.

Pese a estas salidas, se ha logrado mantener la columna vertebral del ascenso, reforzada con las llegadas de futbolistas cedidos como Semedo e Insua y fichajes como los de Luisinho o Serdar Gürler, reclutado de la liga turca por 2,5 millones de euros. Incorporaciones para intentar prolongar el sueño de Primera.

El Rayo, ante un reto de élite

Tras dos años en el infierno el Rayo vuelve a Primera, donde quiere echar raíces, pero no lo tendrá fácil. Y es que, a priori, parte con un equipo debilitado con respecto a la pasada temporada. Pese a la continuidad de futbolistas clave para Míchel, como Alberto, Velázquez o Trejo, el equipo franjirrojo ha sufrido sensibles bajas. La más importante, la de su goleador Raúl de Tomás, recuperado por el Real Madrid. Fran Beltrán, al Celta por ocho millones, y Unai López, repescado por el Athletic, han sido otras dos pérdidas importantes para el Rayo.

Para intentar tapar esos agujeros, el club se ha rascado el bolsillo con un viejo conocido, Kakuta, fichado por tres 'kilos' procedente de la liga china. A él hay que sumar a Pozo, llegado del Almería por 1,3 millones, Medrán, cedido por el Valencia, y el peruano Advíncula, procedente de la liga mexicana. Un reto mayúsculo en el que la afición vallecana tendrá también un papel clave.

El 'efecto Sergio' en el Valladolid

La llegada de Sergio González a pocas jornadas del final la pasada temporada llevó al Valladolid, de estar prácticamente fuera de la promoción, a regresar a Primera cuatro años después, tras arrasar a Sporting y Numancia. Un rendimiento similar necesitará sacar el técnico catalán de su plantilla si quiere lograr la permanencia.

La baja de Jaime Mata, 36 goles la pasada temporada y fichado por el Getafe a coste cero, es la carta de presentación de un conjunto que también se ha visto perjudicado por la marcha del central Deivid, contratado por Las Palmas, y del extremo Hervías, recuperado por el Eibar.

Los pucelanos se han reforzado en los extremos con Keko, Verde e Ivi, cedidos de Málaga, Roma y Levante respectivamente, y en el mediocampo, pagando un millón de euros al Girona por Rubén Alcaraz.

Contenido Patrocinado

Fotos