Jornada 34

El Madrid se atasca en el Coliseum

Brahim Díaz dispara a puerta. / AFP

Benzema quiebra su racha tras cinco partidos consecutivos marcando y los blancos se quedan por primera vez sin anotar desde la vuelta de Zidane ante un Getafe que sigue pugnando por la Champions

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Se secó Benzema y el Real Madrid hizo agua en Getafe. Atascado en el Coliseum el '9', a cuyos lomos cabalgó en las últimas jornadas, el equipo de Zinedine Zidane fue incapaz de superar el muro azulón, quedándose a cero por primera desde el retorno del marsellés y cediendo dos puntos más al Atlético en una pugna por el subcampeonato que se inclina paulatinamente en favor de los rojiblancos, que adelantan ya en seis unidades a su rival de la capital a falta de cuatro jornadas para la conclusión del campeonato.

Perdió de paso la oportunidad de sellar matemáticamente su billete a la próxima edición de la Champions el conjunto de Chamartín, algo que podría haber hecho de haberse impuesto en el Coliseum, donde quebró su racha de cuatro victorias consecutivas en el feudo azulón y de diez frente al Getafe contabilizando también los duelos en el Santiago Bernabéu. Le arañó al fin un punto el conjunto de Pepe Bordalás que le sirve para mantener sus esperanzas de acceder a la máxima competición continental aunque igualado ahora con el Sevilla tras la victoria del cuadro hispalense ante el Rayo.

Con seis variantes respecto al partido ante el Athletic, Zidane refrendó su apuesta por Keylor Navas pese a que Courtois volvía a estar en perfecto estado de revista. Para el belga, de momento, ni agua. Se colaron tres de los jóvenes a los que el preparador sigue escrutando dentro de su particular 'casting': Reguilón, Valverde y Brahim. Y dio la enésima oportunidad a Bale, lejos del inclemente juicio del Santiago Bernabéu. El galés había acudido con puntualidad británica a su cita con el gol en sus cinco últimos choques con el Getafe, a razón de diana por duelo y otras tantas victorias, pero se retrasó esta vez.

0 Getafe

David Soria, Damián, Ignasi Miquel, Bruno, Cabrera, Hugo Duro (Portillo, min. 72), Maksimovic, Arambarri, Olivera (Ángel, min. 57), Mata (Samu, min. 84) y Jorge Molina.

0 Real Madrid

Keylor Navas, Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón, Casemiro, Valverde (Kroos, min. 78), Isco, Brahim (Lucas Vázquez, min. 71), Bale (Asensio, min. 71) y Benzema.

Árbitro:
De Burgos Bengoetxea (Comité del País Vasco). Amonestó a Isco, Damián Suárez, Valverde y Nacho.
Incidencias:
Partido de la 34ª jornada de Liga, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez ante 13.135 espectadores.

Arriesgó Zidane prescindiendo de Modric y Kroos ante un equipo que ha hecho de la presión adelantada uno de sus sellos distintivos. Demandó el francés intensidad desde el minuto uno a sus pupilos, consciente de que el cuadro azulón saldría dispuesto a morder en un envite crucial. Acudieron más enchufados que otros días los blancos, que dieron el susto con un pase en largo de Isco que facultó un mano a mano de Benzema con Soria que marró el galo. Estaba en fuera de juego el '9', por lo que el gol seguramente no hubiese valido, pero expuso uno de los peligros que asumía el Getafe al no poder contar con el sancionado Djené. La velocidad del togolés es capital para corregir en una escuadra con las líneas tan adelantadas como las que dispone Bordalás.

Fluyó con más velocidad el ataque del Real Madrid en el primer tramo que en anteriores jornadas en un intento de contrarrestar con verticalidad y dinamismo la aguerrida presión del Getafe, que fue domando paulatinamente el choque y amenazó en una falta botada por Arambarri que obligó a una buena respuesta de Keylor Navas.

Más información

Más vigor que fútbol

Faltaban ocasiones. La primera con pimienta de los blancos la tuvo Casemiro a la salida de un córner pero la barrió un defensor. El saque de esquina lo había forzado Benzema con un disparo seco repelido por Soria tras un pase notable de Brahim. El malagueño generó mucho más fútbol por la derecha que Bale por la izquierda y a punto estuvo de marcar al inicio de la segunda parte en una acción que se fabricó de la nada. El galés sigue moviéndose a espamos, pese a lo cual le metió una buena bola a Benzema, que remató blando al quedársele el cuero atrás, lo que permitió a Soria atajar sin problemas. Demasiado dominio para tan pocas acciones de peligro de los pupilos de Zidane, que sólo remataron tres veces en el primer tiempo, con un único disparo entre los tres palos. Dos hizo el Getafe, que no necesita mandar para amenazar.

Crecer en la segunda parte está siendo una constante en esta segunda era Zidane. Volvió a ocurrir en el Coliseum, donde el Madrid generó en diez minutos más peligro que en los 45 anteriores. Primero Bale con una incursión que abortó Soria y luego Casemiro y Carvajal con sendos latigazos desde fuera del área, al margen de un tiro con poco ángulo que Brahim cruzó demasiado y un remate de Isco a pase del lateral de Leganés que sacó Bruno con la parroquia local conteniendo el aliento.

La victoria del Sevilla ante el Rayo obligaba al Getafe a dar un plus en busca de tres puntos fundamentales, por lo que Bordalás recurrió a su tridente de lujo retirando a Olivera para juntar a Ángel con Molina y Mata. Aumento de pólvora que agigantó la figura de Keylor Navas cuando negó el gol a los dos últimos en una doble intervención para validar la confianza de Zidane en el tico, vital también al atajar un tiro de Samu en los estertores del encuentro. Cambió de extremos Zidane retirando a Brahim, que dejó los mejores detalles de la noche, y a Bale, intrascendente otra vez, para alistar a Lucas Vázquez y Asensio. Acudió también a Kroos para dotar de más control al mediocampo, pero el Getafe aguantó para defender sus ambiciones europeas. A cuatro jornadas para el final nadie puede negarle el derecho a soñar.