Fichajes

La estrella del mercado es rojiblanca

Lemar fue el fichaje más caro del verano./EFE
Lemar fue el fichaje más caro del verano. / EFE

Thomas Lemar, que ha costado 70 millones al Atlético, es el fichaje más caro del verano en la Liga española

JACOBO CASTROMadrid

Desde hace muchos años, el récord del fichaje más caro en la Liga española tenía siempre color blanco o azulgrana. Sin embargo, en los últimos tiempos a ambos clubes les ha surgido un competidor: el Atlético de Madrid. Los colchoneros rompìeron todos los registros este verano cuando anunciaron la contratación de Thomas Lemar por 70 millones de euros. El fichaje más caro de su historia. Y no fue una casualidad. Los rojiblancos se han instalado en la zona de grandes europeos en cuanto a gasto este verano, reforzando una por una todas sus líneas. Adán (un millón) en la portería; Arias (11 millones) en defensa; Rodrigo (20) en el medio; y Kalinic (14,5) y Gelson Martins (libre), sumados al propio Lemar, en ataque. Todo esto, más lo invertido en Jonny, que jugará cedido un año en Inglaterra, refleja una inversión de 123 millones de euros, con el claro objetivo de estar presente en la final de la Champions en el Metropolitano.

Sin embargo, curiosamente no son los atléticos los que más dinero se gastaron este verano en la Liga española. El lider de la inversión veraniega ha sido, sorprendentemente, el Real Madrid. Los blancos, que tras la salida de Cristiano Ronaldo y varios años sin contratar a una superestrella parecían contar con dinero en la caja preparado para hacer un desembolsado en un gran fichaje, se quedaron con la miel en los labios. Las negativas del PSG por Neymar y Mbappé, sumadas a las grandes cantidades que se pedían por jugadores de un escalón inferior como Hazard o Kane, desactivaron la tentativa blanca de llenar el enorme cráter dejado por Cristiano.

Aun así, los blancos han liderado la inversión veraniega con varios fichajes de futuro. La perla brasileña Vinicius (45 millones), el mejor portero del Mundial, Thibaut Courtois (35), y el lateral derecho sustituto de Carvajal en la selección española, Álvaro Odriozola (30). Han sido los tres grandes desembolsos del Real Madrid en un mercado que cerraron los blancos con la vuelta de Mariano Díaz por 22 millones de euros. El '9' que quería Lopetegui, que llevará el número '7' dejado por Cristiano. Además, se llevó a cabo otro fichaje de futuro para la portería como Lunin (8,5 millones, cedido al Leganés), y se ejercieron dos recompras para ganar dinero, como Mascarell (4) y Lucas Torró (1,75), que fueron vendidos posteriormente. Un total de 145,75 millones de euros en un verano donde los aficionados merengues esperaban una superestrella que supliese la marcha de Cristiano Ronaldo.

Un superastro que muchos piensan que hace falta en el Real Madrid para luchar contra Lionel Messi y su Barcelona. En el Camp Nou reventaron la banca el pasado año con Phillipe Coutinho y Ousmane Dembélé y este verano se han dedicado a apuntalar el equipo en posiciones clave. El vacío de la gran baja del verano para los culés, la de Andrés Iniesta, intentará ser llenada por el brasileño Arthur. El resto de contrataciones, cambio de cromos. Paulinho cogió el billete de vuelta a China y en su lugar llegó el todoterreno chileno Arturo Vidal por un precio muy asequible, 18 millones de euros, mientras que el bajo rendimiento de Yerry Mina fue suplido por la experiencia en Europa del francés Clement Lenglet. Además, ante la falta de alternativas en el banquillo cuando los partidos se complican, el Barcelona 'robó' al brasileño Malcom a la Roma, pagando más de 40 millones de euros al Girondins de Burdeos. A eso hay que sumar las vueltas de Rafinha y Munir para completar una plantilla que, sin despistarse en la Liga, tratará de asaltar la Champions. Además, lo mejor del verano fue la recaudación por las ventas, que por primera vez en mucho tiempo fue mayor que el gasto en fichajes.

Guedes, comprado por 40 millones

A la Champions llega el Valencia después de unos años de ausencia con un equipo muy renovado. Marcelino metió al Valencia entre los cuatro primeros de la Liga con lo justo, y este año ha recibido premio por ello. No sólo se ha logrado mantener a Guedes (comprado por 40 millones) y Kondogbia (por 25), clave la pasada temporada, sino que a ellos hay que sumar la llegada de nombres como Gameiro, Batshuayi, Cheryshev, Piccini, Wass o Diakhaby. Un gasto de 125 millones de euros para intentar repetir un buen papel en Liga y soñar en la Champions.

Otros tres que tratarán de llegar a la máxima competición europea son Villarreal, Sevilla y Betis. Los castellonenses contarán con la vuelta del mago Cazorla y una gran inversión en ataque: pagaron 38 millones de euros por Gerard Moreno y Toko Ekambi. En el caso de los de Nervión, los fichajes de André Silva y Gonalons como cedidos, sumados a la contratación del extremo Quincy Promes por 20 millones de euros, tratarán de devolver a la Champions a un equipo que perdió dos piezas clave de su columna vertebral: Lenglet y N'Zonzi. En el caso de los verdiblancos, resultaron más llamativos los nombres que el gasto realizado. Los fichajes a coste cero de Inui, Canales y Pau López permitieron una inversión fuerte en el mediocentro defensivo William Carvalho, por el que se pagaron 20 millones de euros. Además, el último día de mercado llegó cedido el centrocampista Giovanni Lo Celso, que tratará de hacer olvidar a Fabián, que puso rumbo al Nápoles.

En el resto de equipos destaca la segunda venta más cara del verano en la Liga. La marcha de Kepa Arrizabalaga del Athletic por 80 millones de euros con rumbo al Chelsea convirtió al joven jugador vasco en el portero más caro de la historia. No pudieron gastarse ese dinero los leones en ningún jugador tras su fracaso a la hora de ir por Oyarzabal, y tuvieron que conformarse con Yuri Berchiche, lateral del PSG, por el que ya habían pagado 24 millones al principio del verano. Otros que apostaron fuerte por un solo jugador fueron el Espanyol, invirtiendo 10 millones en el delantero Borja Iglesias; y la Real Sociedad, 12 en el centrocampista Mikel Merino.

A la Premier

Pero no todo son fichajes. También hay bajas, y muy sensibles. El que más puede hablar sobre esto es el Leganés, que perdió a Diego Rico y Gabriel Pires, vendidos a Inglaterra y Portugal, respectivamente. No se queda atrás el Getafe, que vio cómo se iba su meta titular Vicente Guaita, ni el Levante, que dejó marchar al centrocampista Jefferson Lerma, ambos con dirección Premier League. No sólo hubo salidas importantes rumbo al extranjero. El Rayo Vallecano perdió al centrocampista Fran Beltrán, comprado por el Celta, y el Valladolid a Jaime Mata, que puso fin a su estancia en Pucela marchándose a coste cero al Getafe.

Precisamente, el Valladolid fue uno de los que más animó el mercado los últimos días, reforzando, sobre todo, su línea atacante. Enes Ünal y Duje Cop llegaron cedidos para intentar hacer olvidar los 34 goles del mencionado Mata el pasado curso. Los otros dos fichajes más destacados de las últimas horas fueron delanteros que salieron del Santiago Bernabeu. El Rayo esperó hasta los últimos días para poder contar con su hombre gol de la pasada temporada, Raúl de Tomás, que no convenció a Lopetegui en pretemporada y tuvo que hacer las maletas. Por su parte, Borja Mayoral fue cedido al Levante después de que la llegada de Mariano le dejase sin sitio en el Real Madrid.

 

Fotos