Lesiones

Las enfermerías de la Liga llevan su nombre

Bale, durante un partido/EFE
Bale, durante un partido / EFE

Bale, Vermaelen, Cheryshev o Vitolo son algunos de los futbolistas de Primera cuyas lesiones han sido una constante

JACOBO CASTROMadrid

Habrá pocos futbolistas que digan que no han jugado con molestias alguna vez. Los hay incluso que han llegado a disputar partidos lesionados, como Andrés Iniesta en la final de la Champions 2009, y hasta con un brazo roto, como el madridista Pirri en una final de la Recopa. Sin embargo, no todos están hechos de la misma pasta, y hay muchos jugadores que no han podido aportar lo mejor de ellos a sus equipos por los problemas físicos. Unos 'futbolistas de cristal' que abundan en la liga española.

Quizás el ejemplo 'top' de este tipo de jugadores sea Gareth Bale. Fichado por el Real Madrid en 2013 por 101 millones de euros, el galés llegó para marcar una época. Sin embargo, las lesiones le lastraron desde el primer día. De los 301 partidos disputados por los blancos desde su llegada, ha jugado 198, un 65%. El mismo verano que él, aterrizaron en el Real Madrid Isco Alarcón, que ha jugado 247 partidos, y Dani Carvajal, 208; mientras que Toni Kroos, que fichó un año más tarde, le supera también en partidos, 200. 24 lesiones desde su estreno como blanco y numerosas molestias, como las que le impidieron acabar los partidos ante Alavés y Atlético de Madrid, llevan años señalando a Bale como un jugador de cristal.

Pero lo de Bale se queda en nada si uno dirige su mirada al centro de la zaga del Camp Nou. Allí encontramos a Thomas Vermaelen, quizás uno de los futbolistas con más problemas físicos que se recuerda en el fútbol español. El belga, que fichó por el Barcelona en 2014 pero que una temporada la pasó cedido en la Roma, ha jugado un total de 44 partidos de los 192 disputados por el equipo culé con él en plantilla. Un 23%. Para hacerse una idea de lo que significa esto, Paulinho, que vistió la camiseta blaugrana sólo una temporada, sumó un total de 49 encuentros, cinco más que el belga, que acumula 548 días de baja desde que aterrizó en Barcelona, a los que habrá que sumar las seis semanas que estará en el dique seco tras una nueva lesión muscular. «Un jugador de rendimiento inmediato» dijo Andoni Zubizarreta en su presentación. Tras cinco años, pocos quedan que no piensen que fue uno de los negocios más ruinosos de la historia del Barcelona.

También en el Wanda Metropolitano están preocupados por si unos de sus fichajes estrella de los últimos años está empezando a sufrir el mismo problema. Víctor Machín, más conocido como Vitolo, llegó al conjunto rojiblanco en enero de este año, y en menos de un año ya ha sufrido algunas lesiones, que le han llevado a disputar únicamente 25 de los 45 encuentros jugados por el Atlético con él en plantilla. El problema se ha intensificado este nuevo curso, donde sólo ha podido jugar dos de los once partidos tras sufrir dos lesiones consecutivas.

En otros equipos también encontramos casos preocupantes: Denis Cheryshev, actualmente en el Valencia, estuvo en el dique seco prácticamente una temporada entera cuando estuvo cedido en el Sevilla; Bruno Soriano, del Villarreal, lleva más de un año sin jugar tras una operación en la tibia; o Daniel Carriço, defensa del Sevilla, que en los últimos tres cursos ha disputado un total de 25 partidos por culpa de las lesiones. Los hay además, a los que la mala suerte les persigue. Un buen ejemplo de ello son Iker Muniain del Athletic de Bilbao y Sergio Asenjo del Villarreal, que tuvieron graves lesiones de rodilla en varias ocasiones.

Pero esta situación no es nueva en el fútbol. En la memoria de todos están jugadores de hace años que tenían la fama de 'ser de cristal'. Jonathan Woodgate jugó dos años en el Real Madrid y solo pudo disputar diez partidosby Gabriel Milito fue de la partida en 34 partidos en sus últimos tres años en el Barcelona. Hay un jugador que ambos comparten: Robert Prosinescki. En su primer curso como madridista sólo pudo jugar cinco partidos y, unos años después, en la temporada y media que fue barcelonista, jugó únicamente 17 encuentros.

Contenido Patrocinado

Fotos