Detienen a Verdon, del Alavés, acusado de arrastrar del pelo a su pareja por el pasillo de un hotel

Olivier Verdon, a su salida del juzgado tras prestar declaración ante el juez. /IGOR AIZPURU
Olivier Verdon, a su salida del juzgado tras prestar declaración ante el juez. / IGOR AIZPURU

El caso del futbolista blanquiazul pasa al Juzgado de Violencia sobre la Mujer tras ser detenido el miércoles por un presunto delito de violencia de género

JON ANDER GOITIA

El juez ha decidido dejar en libertad al jugador del Alavés Olivier Verdon tras pasar la noche del miércoles en el calabozo. A las 11.34 horas de la mañana del jueves el futbolista abandonaba el Palacio de Justicia después de prestar declaración, acusado como presunto autor de un delito de violencia de género. Acompañado por su pareja, a la salida del juzgado, el central aseguraba a EL CORREO que «todo está bien, muy bien. No pasó nada. No hubo agresión, solo una pequeña disputa».

El jugador francés fue arrestado ayer por la tarde por agentes de la Ertzaintza en un hotel de Vitoria, después de que los uniformados recibiesen un aviso por una pelea con su pareja. Según testigos presenciales, arrastró por los pelos a la chica por el pasillo del establecimiento. Al lugar de los hechos se desplazaron patrullas policiales que, después de las averiguaciones iniciales, detuvieron a Verdon por un presunto delito de violencia de género.

En un primer momento el central albiazul fue trasladado a la comisaría de Lakua, pero esta mañana ha sido llevado al Palacio de Justicia para prestar declaración ante el juez. A las 10.00 comenzaba su comparecencia, que se ha alargado durante más de una hora y media.

Tanto el jugador como su pareja afirmaron a la salida que decidieron retirar las denuncias presentadas por la disputa que mantuvieron en la tarde del miércoles. El futbolista, que aseguraba estar «tranquilo», afirmó que están «libres». «No tengo que volver al juzgado, no hay problema», ha añadido. No obstante, el caso será trasladado a juzgado de Violencia sobre la Mujer, que con toda probabilidad volverá a citar a ambos para tomarles declaración.

El jugador francés, que hasta ahora solo se ha calzado las botas para participar en encuentros de pretemporada, no teme que esto pueda perjudicar su carrera en el conjunto albiazul. «El Alavés no me ha dicho nada, todo bien», ha sentenciado.