Conflicto de horarios

Habrá fútbol los viernes pero no los lunes

Javier Tebas y Luis Rubiales, durante una reunión en el CSD. / Efe

El Athletic-Barcelona abrirá el 16 de agosto la campaña en Primera tras una decisión del juez de carácter cautelar que satisface a la Federación pero no a LaLiga

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Decisión de aparente carácter salomónico del juez respecto al conflicto de los horarios entre la Federación Española de Fútbol y LaLiga que satisface al ente federativo pero no a la patronal de clubes, que apelará y ha convocado una Asamblea Extraordinaria para el día 12 a fin de adoptar una estrategia a seguir con lo que no es sino un culebrón todavía con capítulos por escribir que pone en peligro los contratos televisivos suscritos y de los que depende el fútbol español. Habrá partidos los viernes pero no los lunes, lo que significa que la campaña 2019-2020 se abrirá en Primera con el Athletic-Barcelona el 16 de agosto, a las 21:00 horas en San Mamés, tal y como estaba previsto hasta que la jueza única de Competición, dependiente de la Federación, dictaminase el pasado 26 de julio que sólo podían disputarse encuentros el fin de semana, desatando una crisis de consecuencias imprevisibles.

El auto del juez Andrés Sánchez Magro, del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, estima parcialmente la solicitud de medidas cautelares pedidas por la LaLiga respecto de la resolución adoptada por la jueza única de competición, aunque por el momento no entra en el fondo de la cuestión, que radica en si LaLiga tiene o no la potestad de fijar qué días y a qué horas se juegan los partidos de Primera y Segunda.

En su extenso auto de 32 folios, el magistrado asume la capacidad para resolver sobre el conflicto, al entender que «se ha planteado una acción de competencia desleal y de defensa de la competencia de LaLiga frente a la RFEF». Concluye Sánchez Magro «de manera indiciaria» que «tanto LaLiga como la RFEF tienen 'fines concurrenciales' porque ambos son titulares de los derechos de comercialización audiovisual sobre los partidos de fútbol profesional».

Más información

Expone además que el sistema de fijación de fechas distintas a la jornada oficial de sábado y domingo «está determinada por el principio de coordinación entre ambas organizaciones». Afirma «indiciariamente» a este último respecto que «la RFEF podría haber realizado una práctica desleal al no firmar el convenio de coordinación para comercialización de partidos distintos a la jornada oficial de la presente temporada», resaltando que «parece que la Federación tiene voluntad de negociar sobre el partido del viernes, pero no del lunes», por lo que estima parciamente la medida cautelar solicitada por LaLiga y ordena a la Federación «la cesación o impedimento de la celebración de partidos los viernes, pero no los lunes». En esa voluntad de la Federación de negociar los partidos de los viernes y su negativa tajante a hacerlo con los de los lunes, radica el motivo por el que el magistrado veta de modo cautelar estos últimos.

Reubicación de partidos

La decisión, adoptada a una semana de que se dé el pistoletazo de salida a la temporada 2019-2020, afecta a seis encuentros de las tres primeras jornadas de Primera y Segunda, cuyos horarios habían sido alterados por la jueza única de Competición al estar previstos en lunes según las franjas que determinó la LaLiga y que ya han encontrado nuevo acomodo.

Tres corresponden a la jornada inaugural. El Mallorca-Eibar, que LaLiga había situado el lunes 19 de agosto (20 horas), se celebrará finalmente el sábado 17 (también a las 20 horas), como había propuesto la jueza única del Comité de Competición. El Betis-Valladolid se mueve del lunes 19 al domingo 18 (21 horas), con el efecto colateral del retraso del Atlético-Getafe, que estaba previsto ese mismo día en el Wanda Metropolitano a las 21 horas y que se jugará a las 22 horas. Por lo que respecta a Segunda, el Elche-Fuenlabrada pasa del día 19 al sábado 17 (20 horas).

Respecto a la segunda jornada, el Leganés-Atlético se jugará el domingo 25 (19 horas), en tanto que el Extremadura-Fuenlabrada de esa misma jornada en Segunda, que viró del lunes 26 al sábado 24 (20:30 horas), queda finalmente para el domingo 25 (21 horas).

En cuanto al Girona-Málaga de la tercera jornada de la categoría de plata, encajado por la jueza de Competición para el 1 de septiembre (21 horas) después de ser asignado por LaLiga al lunes 2, se mantiene para el 1 de septiembre, pero a las 19 horas.

Satisfacción de Rubiales

La decisión del juez de lo Mercantil ha sido acogida con alborozo por parte de Luis Rubiales. «Estamos muy satisfechos y felices. Es un día histórico. Se ha cumplido la posición de la RFEF y mi compromiso con el fútbol español y las aficiones», ha destacado el dirigente federativo, que ha defendido en una comparecencia ante los medios que «para ampliar la jornada de sábados y domingos es necesario que la RFEF autorice a LaLiga».

«Es un momento de alegrarse por las aficiones, también por los clubes. La RFEF va a estar siempre a su lado», ha agregado Rubiales, que considera que Javier Tebas «ha faltado a la verdad y ha puesto en jaque al fútbol español», por lo que ha reclamado su dimisión: «Ha cubierto una etapa y no puede seguir ni un minuto más».

LaLiga recurrirá el auto

LaLiga ha manifestado su desacuerdo con el auto del juez Sánchez Magro y ha avanzado que presentará un recurso de apelación ya que, a su entender, dicha resolución «incurre en evidentes contradicciones», resuelve «sobre lo no solicitado» y «no motiva parte esencial» de la misma.

Asegura la patronal que pese a la resolución, garantizará a los operadores nacionales e internacionales «diez bandas horarias diferentes», sin solapar partidos, en Primera. Además ha citado a los 42 clubes de Primera y Segunda a una Asamblea General Extraordinaria el 12 de agosto.

Tebas defiende que haya fútbol tanto viernes como lunes para no poner en peligro los contratos televisivos que sostienen en gran parte las finanzas de los equipos y que ascienden a más de 2.000 millones de euros. Un maná que supera el 40% del total de ingresos de los clubes de Primera, si bien en algunos casos, como los del Eibar, el Valladolid, el Leganés o el Getafe incluso roza el 90%. Dinero que ha permitido al sector fijarse el objetivo de liquidar en 2020 la totalidad de su deuda con Hacienda y Seguridad Social, un agujero negro hace sólo unos años.

Los operadores nacionales e internacionales contaban con que habría partidos viernes y lunes cuando firmaron dichos contratos para las tres próximas temporadas y avisaron a LaLiga de la posibilidad de emprender acciones legales en caso de que alguno de esos días quedase vetado.

«La lectura interesada y populista de unos autos de medidas cautelares no acaban con el trabajo de los clubes que son los que deciden su futuro y sus dirigentes. Ahora jugamos los viernes y jugaremos los lunes. Seguimos defendiendo a los clubes de quienes se apropian de lo suyo», manifestó Tebas en respuesta a la petición de dimisión por parte de la Federación.