Real Madrid

Casemiro no puede descansar

Casemiro pelea por un balón en San Mamés. /EFE
Casemiro pelea por un balón en San Mamés. / EFE

Lopetegui decidió reservar al brasileño en San Mamés pensando también en el debut en la Champions, pero rectificó en el descanso

AMADOR GÓMEZ Madrid

«Hicimos los cambios que estaban preparados», aseguró Julen Lopetegui tras el empate del Real Madrid en San Mamés, donde en el descanso el técnico guipuzcoano no esperó para sacar a Casemiro para sustituir a Ceballos, igual que después recurrió a Isco y Lucas Vázquez por Modric y Bale, respectivamente. Después de que Casemiro disputase dos partidos con su selección en Estados Unidos Lopetegui decidió dar descanso al brasileño en La Catedral, pero debió recurrir a él para equilibrar el choque en el centro del campo y fajarse en esa zona ante la intensidad y carácter del Athletic. El puesto de Casemiro como mediocentro en el once lo ocupó Kroos, pero el alemán se vio superado por la presión y el físico del conjunto de Eduardo Berizzo, hasta que saltó al campo el brasileño y dio otro aire y fuerza al equipo, al igual que Isco, autor del gol del empate en un partido en el que Unai Simón se erigió en salvador de los locales.

«Kroos ha jugado mucho en esa posición y se adapta perfectamente al puesto de 'seis' o de 'ocho'. También hay que dar mérito a la presión del Athletic, que ha sido muy buena», justificó Lopetegui, que en el intermedio rectificó su apuesta inicial, formada en la medular por Modric, Kroos y Ceballos. La línea de medios titulares del Real Madrid estaría formada teóricamente por el croata por la derecha, Casemiro en el centro y el alemán por la izquierda, pero en San Mamés Lopetegui experimentó una nueva fórmula que no le dio resultado en los primeros 45 minutos. El sevillano, también sobrepasado en el primer tiempo, fue la sorpresa en el equipo titular tras su debut con la selección española, pero debió ceder su plaza al futbolista que ejerce de sostén y de ancla y que no puede descansar en el Real Madrid en los partidos de máxima exigencia, como el que le planteó el sábado el Athletic.

Casemiro fue reservado en principio pensando también en el debut en la Champions el miércoles en el Bernabéu contra la Roma y antes de que se cumpliese la hora de partido también estaba fuera Modric, a quien Lopetegui concedió una tregua tras haberse incoporado más tarde a la pretemporada por el Mundial y haber jugado también con su selección en la Liga de Naciones. «Luka ha tenido un verano complejo por muchos motivos. Lleva ya tiempo de partidos y entrenamientos y está de vuelta. Si no, no lo pondríamos. Está preparado para hacer una gran temporada, a pesar de las circunstancias que han rodeado su verano», apuntó el entrenador del Real Madrid sobre otro jugador imprescindible en un medio campo en el que, de momento, parece no tener el puesto asegurado Isco. Lopetegui ya ha demostrado en el Real Madrid que tiene personalidad para decidir alineaciones y cambios, y el malagueño, al contrario de lo que ocurrió con Marcelo al ser sustituido ante el Girona, sí pareció entender quedarse en el banquillo por segundo partido de Liga consecutivo. «Si no he jugado de titular será porque hay compañeros que están mejor que yo», zanjó Isco.

El caso es que Lopetegui no ha repetido centro del campo en las cuatro primeras jornadas de Liga, y sólo frente al Leganés alineó de salida al trío Modric-Casemiro-Kroos que era indiscutible con Zinedine Zidane. El sustituto del francés en el banquillo ofrece más variantes tácticas, y su probatura fallida en la primera parte en San Mamés la modificó para mejorar en el segundo tiempo e igualar el carácter y valentía del Athletic. La salida de Casemiro, al igual que la del malagueño, cambió para bien la cara del Real Madrid, que en defensa continúa ofreciendo síntomas muy preocupantes, con Marcelo retratado una y otra vez y Sergio Ramos también sufriendo y en ocasiones desajustado en el centro de la zaga. En el ataque, el nuevo tridente madridista, formado por Bale, Benzema y Asensio, sí que parece indiscutible, pero ante el Athletic se quedó secó, cuando también se echó en falta en la recta final a otro delantero que aportase gol, mientras Mariano esperaba otra vez éxito para debutar.

Contenido Patrocinado

Fotos