Primera División

El Barça manda pero no se divierte

Ernesto Valverde durante el partido frente a la Real Sociedad/AFP
Ernesto Valverde durante el partido frente a la Real Sociedad / AFP

Vuelve el debate del estilo y se duda otra vez del fondo de armario tras las rotaciones fallidas de Valverde en Anoeta

P. RÍOSBarcelona

El Barça ya es el líder en solitario de la Liga, en la línea de regularidad de la pasada temporada, cuando sólo perdió un partido siendo ya campeón, pero también insinuando los mismos problemas que le acabaron condenando a un KO prematuro en la Liga de Campeones. Ernesto Valverde, que siempre ha sido reacio a las rotaciones, tuvo que deshacer en Anoeta las dos primeras que ha ensayado en este curso para remontar el 1-0 de Elustondo y ganar 1-2 con goles de Luis Suárez y Dembélé en acciones embarulladas tras jugadas a balón parado e indecisiones bajo palos de Rulli. Por no hablar de las intervenciones decisivas de Ter Stegen y de las contras perdonadas por la Real para lograr el 2-0.

Coutinho tuvo que entrar en el descanso y Sergio Busquets en el minuto 56 para que el Barça recuperara su identidad. El recurso de Sergi Roberto como interior no funcionó y en la segunda parte volvió al lateral derecho sacrificando a un Semedo que comienza a sufrir el mal de la grandeza del Barça. Ni se atreve ni le ayudan a atreverse. Y Rakitic se reubicó otra vez de interior tras sufrir como mediocentro porque Busquets es tan insustituible como Messi. En este caso, el señalado fue Rafinha, titular que pagó ser alineado en un centro del campo descoordinado.

En definitiva, pasadas cuatro jornadas de Liga y la Supercopa de España, a punto de debutar en la Liga de Campeones el martes en el Camp Nou ante el PSV, se adivina que el alabado fondo de armario es de momento una quimera, porque el Barça tiene un estilo tan definido y complicado que cuesta entrar. Que se lo pregunten a Lenglet, Arthur, Arturo Vidal y Malcolm, cuatro fichajes sin apenas minutos. Mientras los titulares tengan fuerzas, Valverde podrá seguir sacando partidos adelante con más o menos brillo, dependiendo mucho de la inspiración de Messi, pero necesitará dar confianza a más jugadores para que no se repita otro Roma.

Este año, además, el grupo de la muerte en la Liga de Campeones no permite dudas, porque entre Tottenham, Inter y PSV te pueden mandar a la Liga Europa en diciembre. Por si fuera poco, Valverde se enfadó a su modo cuando le cuestionaron por el tercer cambio, Arturo Vidal por Dembélé, para aguantar el 1-2. Vuelve el debate del estilo, señal de que el líder manda pero no alegra ni está contento.

Contenido Patrocinado

Fotos