Los grandes flojean en defensa

Barça y Madrid, los peores números defensivos de los últimos tiempos

Gerard Piqué, durante el partido del Barça en Vallecas./Rodrigo Jiménez (EFE)
Gerard Piqué, durante el partido del Barça en Vallecas. / Rodrigo Jiménez (EFE)

Blaugranas y blancos han encajado 14 goles en las primeras 11 jornadas ligueras e igualan los registros más negativos en 18 y 10 años

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

«En el fútbol se gana defendiendo», señalan los más fervientes seguidores del fútbol táctico. «Un buen ataque es la mejor defensa», afirman por contra los adeptos del juego de toque y vocación ofensiva. Sea cual sea la premisa, 'bilardista' o 'menotista', 'cholista' o 'guardiolista', lo evidente es que los números muestran que ya sea desde una defensa férrea o desde un ataque dominador, los grandes no encuentran por ahora la fórmula para blindar su portería. Tras once jornadas disputadas, Barça y Madrid han encajado la misma cifra de goles. Hasta 14 veces han tenido que extraer el balón de su propia portería, la cifra más alta de los últimos años, lo que también explica la gran cantidad de puntos que se han dejado por el camino, especialmente en el caso de los blancos.

El Barça compensa este balance defensivo -el peor desde la temporada 2000-01, cuando a estas alturas de campeonato ya había encajado 15 goles- con una gran productividad goleadora, que le permite disfrutar del liderato de la tabla desde sus 24 puntos, 7 menos respecto a la undécima jornada de la pasada campaña. Los de Ernesto Valverde han marcado 31 goles, uno más que la pasada temporada a estas alturas y nueve más que el Sevilla, segundo equipo más realizador del campeonato con 22. Los nueve goles de Luis Suárez, los siete de Messi o los cuatro de Dembélé y Coutinho permiten al Barça compensar una debilidad defensiva manifiesta, que sólo tiene parangón con la temporada 2012-13, cuando el equipo dirigido por Tito Vilanova había recibido también 14 goles tras once partidos. Más allá de este precedente, nada igual hasta los tiempos de Lorenzo Serra Ferrer en el banquillo culé. El bajo momento de forma de Gerard Piqué y las lesiones de Samuel Umtiti o Thomas Vermaelen explican este rendimiento defensivo del Barça, que no deja su portería a cero desde la segunda jornada y que ha encajado dos goles ante Huesca, Girona y Sevilla en el Camp Nou y a domicilio en Leganés y Vallecas.

El caso del Madrid es diferente, ya que concentra más de la mitad de sus goles encajados en los varapalos sufridos en el Ramón Sánchez Pizjuán -3-0 ante el Sevilla- y en el clásico de hace dos semanas en Barcelona, en el que se llevó una 'manita'. No obstante, la defensa blanca también se ha visto sacudida por las lesiones -Carvajal, Varane, Vallejo y Marcelo han pasado ya por la enfermería- y por algunos tramos de dudas de su capitán, Sergio Ramos. Por otra parte, también ha pagado la resaca del Mundial, con el francés Varane lejos de su mejor forma tras proclamarse campeón en Rusia. Sin embargo, el gran problema en el caso del equipo ahora dirigido por Solari es su incapacidad para compensar estos problemas defensivos con un buen balance ofensivo. Y es que el Madrid apenas ha marcado 16 goles, 6 menos respecto a la pasada temporada a estas alturas, cuando también había recibido 5 goles menos.

Para encontrar unos datos defensivos iguales a los actuales, el Madrid tiene que remontarse a la temporada 2013-14, la primera de Carlo Ancelotti en el banquillo blanco, cuando se le escapó la Liga pero acabó levantando Champions y Copa del Rey. Sin embargo, para hallar un registro peor es necesario retrotraerse una década en el tiempo, hasta la campaña 2008-09, cuando el equipo todavía dirigido por Bernd Schuster había recibido tras once jornadas 17 goles. El técnico alemán sería destituido semanas después justo antes del clásico ante el Barça de Guardiola, que acabaría conquistando el triplete Champions-Liga-Copa en una temporada marcada por el 2-6 del Bernabéu.

Sólo el Atlético se escapa de la quema. Los colchoneros, que han convertido en arte el hecho de defender su puerta y se han llevado cinco de los últimos seis Trofeos Zamora mediante Courtois por partida doble y luego Oblak en tres ocasiones, son una vez más el equipo que menos goles ha encajado en lo que va de Liga, con apenas 6 tantos recibidos, menos de la mitad de los recibidos por Barça y Madrid y una cifra similar a la de los últimos años. Los de Simeone acusan no obstante sus problemas con el gol en este inicio liguero, puesto que apenas han marcado 13 goles y son el equipo menos realizador de entre los que ocupan las plazas europeas en este momento.

Contenido Patrocinado

Fotos