El Barça se renueva

Denis Suárez, Samper, Samuel Umtiti, Lucas Digne, y André Gomes./
Denis Suárez, Samper, Samuel Umtiti, Lucas Digne, y André Gomes.

El equipo de Luis Enrique, campeón en las dos últimas ediciones, cambia para poder seguir ganando

P. RÍOSBarcelona

Aunque los recientes títulos europeos de Sevilla (Europa League) y Real Madrid (Liga de Campeones y Supercopa de Europa) parezcan indicar lo contrario, el indiscutible dominador del fútbol español es el Barcelona y su objetivo para la temporada 2016-17 es seguir siéndolo. Con Luis Enrique en el banquillo, el equipo azulgrana ha conquistado las dos últimas Ligas y las dos últimas Copas del Rey.

Más información

Pero, tras ganar la Liga de Campeones en la temporada 2014-15 (y la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubs posteriores), la eliminación en los últimos cuartos de final a manos del Atlético, en medio de una crisis de resultados que puso en peligro una Liga que ya se daba por conseguida, obligó al técnico a reflexionar. Y de acuerdo con el club que preside Josep Maria Bartomeu y la secretaría técnica que lidera Robert Fernández, se han tomado decisiones bajo el argumento de que es mejor iniciar la renovación de la plantilla mientras se siguen sumando trofeos que hacer una revolución cuando ya se haya tocado fondo.

De hecho, no es una medida habitual en un club que no supo frenar el salto al vacío en el final del 'Dream Team' en los 90 y que cayó en la autocomplacencia tras el gran momento hace diez años de Ronaldinho, Eto'o y compañía. Ahora, la era dorada que inició Pep Guardiola y que mantuvo el fallecido Tito Vilanova sigue vigente, con un paréntesis del año del Tata Martino. Y la clara intención es darle continuidad con los cimientos adecuados.

Por voluntad propia, aprovechando un agujero en su contrato, se fue Dani Alves a la Juventus. Desde que llegó el brasileño al Barça en 2008, pese a sus extravagancias, se convirtió en una pieza fundamental, clave en todos los éxitos. Nadie como él para hacer de lateral-centrocampista-extremo en una banda derecha desde la que parte Messi, con la singularidad táctica que ello requiere. Sin embargo, Luis Enrique no ha fichado a nadie para sustituirle y cree en la adaptación del polivalente Sergi Roberto, que competirá con Aleix Vidal por el puesto. Pese a todo, cómo afectará al Barça la marcha de Alves es una de las grandes incógnitas.

Se han ido tres defensas más, pero ya empujados por el técnico al apenas contar con ellos. Los habitualmente lesionados Vermaelen y Adriano jugarán en la Roma y el Besiktas, respectivamente, mientras Bartra intentará explotar el gran central que lleva dentro en el Borussia Dortmund. No se entendió con Luis Enrique en el Barça y su situación ya era insostenible. Además de los cuatro defensas, el delantero canterano Sandro buscará minutos en el Málaga. También se decidió no repescar al lateral Martín Montoya (Valencia) o a los centrocampistas Alen Halilovic (Hamburgo) y Alex Song (Rubin Kazan). Tampoco regresará Cristian Tello.

Para suplir a los citados han llegado jugadores con un factor en común: la edad. Todos rondan los 22 años. Tienen tiempo para aprender el exigente estilo de juego azulgrana y para ser importantes en un futuro inmediato porque ya están avalados por su calidad. Se trata del central zurdo Samuel Umtiti (Lyon), revelación en la Eurocopa, y de su compatriota Lucas Digne, lateral zurdo procedente del PSG tras un año cedido en la Roma. Apretarán a jugadores que parecían intocables como Mascherano y Alba. Junto a ellos, vuelve Denis Suárez, centrocampista que tras un año en el filial creció con las cesiones al Sevilla y al Villarreal. Está llamado a rotar con Iniesta, que por molestias no podrá arrancar la Liga, al igual que el portugués André Gomes (Valencia), otro interior para competir con Rakitic. El 'overbooking' en la media, también con Arda Turan y Rafinha, será un quebradero de cabeza para Luis Enrique.

«Es mi mejor plantilla»

«Es la mejor plantilla que tengo desde que soy el entrenador del Barça», ha asegurado Luis Enrique, satisfecho con los movimientos, obsesionado con recuperar al mejor Arda Turan tras un flojo primer año en el Barça y atento al mercado hasta el último día para contratar un delantero y saber si finalmente podrá mantener a sus dos porterazos, Ter Stegen y Bravo, tentados por el Manchester City y descontentos por el reparto de competiciones. Ambos saben de sus cualidades y exigen más. También Iniesta, capitán de la plantilla, dio el visto bueno a la evolución de la plantilla con una frase significativa: «Con lo del año pasado no nos bastará».

Todo girará, como no puede ser de otra forma, alrededor de Leo Messi, reinventándose poco a poco como un cerebro, menos obsesionado con el gol propio, siempre dispuesto a asistir a sus compañeros y protagonista de una sociedad que intimida a cualquiera junto a Luis Suárez y Neymar. Un argentino, un uruguayo y un brasileño que se entiende, que se compenetran y que además tienen una ambición fuera de lo común, el mejor aval para un equipo que volverá a trabajar y a crear para ellos con futbolistas únicos para la filosofía azulgrana como los internacionales españoles Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergi Busquets, Andres Iniesta.