Grupo J | Sexta jornada

El Sevilla demuestra quién es el pentacampeón

El Sevilla celebrando el gol de Ben Yedder ante el Krasnodar/EFE
El Sevilla celebrando el gol de Ben Yedder ante el Krasnodar / EFE

Ben Yedder logró un doblete a los diez minutos de comenzar el duelo que ayudó a apaciguar los ánimos convulsos de una afición que recriminó a la directiva una posible venta del club

LUIS F. GAGOSEVILLA

Machín mandó un mensaje desde el once titular. No quería sorpresas. Sacó un equipo titular con algunos retoques, como Carriço y Roque Mesa. Pero salió con su tridente de oro: Ben Yedder, André Silva y Banega. También estuvo de nuevo Promes de lateral para aportar su gota de esfuerzo y sufrimiento para la causa rojiblanca. Quien no concurrió fue Sarabia por su expulsión en Lieja. Otra de esas perlas que han salido este año por sorpresa y sabe el preparador soriano que debe cuidar como agua en mayo para intentar que su frescura dure lo suficiente como para no añorarlo en lo que pudiera llegar. Gracias a este equilibrio, el equipo de Machín alcanzó los dieciseisavos de final como primero de grupo y con menos temor del esperado en un primer momento. Venció al Krasnodar por 3-0 en un partido sentenciado en la primera mitad que solo necesitó de la segunda para completar el tiempo reglamentario.

Tardó diez minutos el Sevilla en finiquitar su pase a la siguiente ronda. Lo hizo por la vía rápida, sin contemplaciones, para así de paso calmar los ánimos de una afición en pie de guerra contra la directiva y la más que posible venta de la entidad a un fondo de inversión extranjero. De ahí que Ben Yedder decidiera erigirse como gran protagonista del encuentro con un doblete nada más arrancar el duelo para avisar a los rusos de quién mandaba en el Pizjuán. El delantero francés aprovechó primero una mala salida de balón del Krasnodar para marcar a placer y después culminó un gran pase en largo de Sergi Gómez para anotar tras uno contra uno ante Kritsyuk. Demostró el ariete que es la gran esperanza de los sevillistas esta campaña. Artífice del arranque de temporada hispalense, cada vez está más consolidado junto a su pareja de moda, André Silva, en la delantera del equipo.

Con el 2-0 en el marcador la preocupación ahora recaía en el Krasnodar porque una goleada por más de 5 tantos de diferencia en tierras andaluzas les echaba no solo del liderato, sino que además en el caso de vencer el Standard de Lieja en Turquía, los apearía de la competición. Frente al vendaval sevillano, los rusos solo pudieron responder con tímidos ataques y tiros lejanos que eran fáciles de atajar para Vaclik. Pero, cuanto más despreocupado estaba el cancerbero sevillista llegó la relajación excesiva del Sevilla y su faena empezó a ser complicada. Tuvo que salvar un disparo de Wanderson que parecía dentro de la red y después echar broncas por doquier a la línea del medio para que espabilaran porque veía que se repetía la misma película de la ida, donde la remontada rusa llegó por errores propios hispalenses más que por aciertos de aquellos que iban con camiseta verde.

3 Sevilla

Vaclik; Mercado, Carriço, Sergi Gómez; Roque Mesa, Banega (Amadou, min. 69), Franco Vázquez, Escudero, Promes; Ben Yedder (Navas, min. 73) y André Silva (Muriel, min. 77).

0 Krasnodar

Kritsyuk; Petrov, Martynóvich, Jón Gudni Fjóluson, Ramírez; Gazinski, Kaboré, Pereyra (Stotsi, min. 48); Wanderson (Shishkin, min. 77), Claesson; e Ignatyev (Cueva, min. 61).

goles
1-0, min. 5: Ben Yedder; 2-0, min. 10: Ben Yedder; 3-0, min. 47: Banega.
árbitro
Daniel Stefanski (Polaco). Amonestó con tarjeta amarilla a Gazinski, Promes, Banega y Ramírez. Expulsó por roja directa a Ramírez.
incidencias
Partido de la sexta jornada del Grupo J de la Europa League disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Para el descanso, Machín vio lo mismo que observaba Vaclik desde su potería y decidió cambiar el esquema para dar más profundidad por las bandas a los suyos. En un contragolpe provocado por esa nueva táctica llegó el tercero obra de Banega tras un penalti ajustado al palo derecho del portero. Una absurda mano de Ramírez en la línea de gol tras un cabezazo de André Silva significó su expulsión y la pena máxima. Doble castigo para el Krasnodar nada más reiniciarse en choque. Un 3-0 que transmitía tranquilidad en el banquillo sevillista y preocupación en los rusos porque significaba que su despedida de la Europa League estaba más cerca. La relajación tras los cambios nervionenses encaminó a que el marcador se mantuviera igual. Entre palmas de una afición satisfecha, el pentacampeón presenta, al fin, su candidatura al título europeo. Lo hará con el mejor coeficiente del sorteo del viernes. Que tiemblen los demás.

 

Fotos