Jornada 1

Un Madrid coral en el que todo sale bien

Sergio Ramos abraza a Mariano tras su golazo a la Roma. /AFP
Sergio Ramos abraza a Mariano tras su golazo a la Roma. / AFP

Lopetegui ha logrado armar un conjunto con potencial ofensivo colectivo y también ve la portería reforzada con la competencia entre Keylor Navas y Courtois

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Nadie en el Real Madrid echa ya de menos a Cristiano Ronaldo, porque el equipo blanco, aunque reclame los muchos goles que aportaba el portugués, es ahora un equipo más coral y solidario en el que, a excepción de la derrota en la Supercopa de Europa y del empate en San Mamés en el que ha sido hasta el momento su partido más complicado en la Liga, todo sale bien. El Real Madrid disfruta de un gran momento, porque sin la estrella sobre la que giraba todo y condicionaba al resto Julen Lopetegui ha conseguido armar un conjunto con potencial ofensivo colectivo que, aunque con lagunas en defensa, deslumbra de medio campo hacia adelante con tres jugadores en estado de gracia (Modric, Isco y Bale) y que ahora ve la portería reforzada con la competencia entre Keylor Navas y Thibaut Courtois, con un sorprendente reparto por parte del técnico.

Aunque la plantilla haya empeorado con respecto a la pasada temporada, Lopetegui sigue demostrando personalidad en las alineaciones y en los cambios y el Madrid continúa creciendo y mejorando en su fútbol, espectacular y espléndido en su estreno en la Liga de Campeones, aunque el sustituto de Zinedine Zidane proclama que «el mérito es de los jugadores, que tienen una actitud fantástica y entrenan como animales». «Los jugadores son los auténticos protagonistas», insiste el técnico guipuzcoano. «Cuando el equipo está bien todos los jugadores salen reforzados», reconoció Lopetegui la noche del miércoles en el Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid dio un recital de buen juego, calidad y precisión, aunque le faltó puntería y le sobró el portero de la Roma, Olsen, para haber firmado una goleada escandalosa ante un rival avasallado por la intensidad, compromiso y ambición del campeón de Europa.

Hasta 30 remates, 11 de ellos a puerta, además de 16 córners, tuvo el Real Madrid frente a la Roma, con una impresionante precisión del 88% en el pase. «El Real Madrid tiene una calidad impresionante. Si yo fuera aficionado del Madrid no me preocuparía demasiado la ausencia de Cristiano, porque tiene muchos jugadores grandísimos», destacó el técnico del conjunto italiano, Eusebio Di Francesco, después de que su equipo se viese sobrepasado por el rey de Europa, más liberado y motivado aún y parece que también ahora más feliz en el vestuario sin el astro portugués. Con la duda en la portería, donde puede que Lopetegui vaya alternando al costarricense y al belga sin tener en cuenta la competición, cuando era Courtois el que parecía llamado a ser titular indiscutible en la Champions, Lopetegui cuenta con 15 ó 16 futbolistas para afrontar los tres torneos, con la prioridad de la Liga, aunque el objetivo de siempre que refuerza la mentalidad de los jugadores sea la Copa de Europa.

Un auténtico rematador

Al teórico equipo de gala, con Modric, Casemiro, Kroos, Isco o Asensio, Bale y Benzema se suman Nacho, Ceballos, Lucas Vázquez y ahora también Mariano, después del reestreno soñado del delantero hispano-dominicano, que pudiera ser el deseado '9', el matador del área que precisaba el Real Madrid, aunque el exdelantero del Olympique de Lyon, un auténtico rematador, exhiba mucho más registros para decidir fuera de la zona letal, como demostró el miércoles con su golazo a la escuadra para cerrar un 3-0 que se quedó muy corto. «Mariano es de la casa, sabe lo que significa la Champions para el Real Madrid, ha salido como tiene que salir, con una actitud fantástica, entregado para el equipo, y ha tenido su premio marcando un gol sensacional», se congratuló Lopetegui después de que el último fichaje del verano fuese aclamado por un Bernabéu encandilado con la entrega, descaro y pegada del ariete canterano.

Lopetegui hizo debutar a Mariano en el momento y el partido oportunos, igual que le salió redonda la apuesta por Keylor Navas, que al comienzo de la segunda parte evitó el empate de la Roma con un paradón que provocó que la afición madridista volviese a rendirse ante el costarricense, héroe en el último partido europeo de la pasada temporada en el Bernabéu, en la vuelta de semifinales ante el Bayern, con intervenciones increíbles que salvaron de milagro al Madrid de la eliminación. Al igual que le ocurrió a Zidane, que se rebeló contra la cúpula porque no quería otro portero y frustró el fichaje de Kepa por el Real Madrid, Lopetegui ya ha dado también a entender que le gusta más Keylor Navas, dejando al mejor guardameta del Mundial en el banquillo en el inicio de la gran competición. «En la portería tenemos una magnífica solución siempre», se limita a decir sobre la batalla bajo palos el técnico, que mantiene la incógnita entre afición y prensa y sólo él sabe la resolución.

Contenido Patrocinado

Fotos